Notas
Marion Cotillard conmueve a Cannes en el rol de una obrera a punto de perder su trabajo
Publicado por: Agencia AFP
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

La solidaridad contra el individualismo a ultranza ocupan el primer plano en “Dos d√≠as, una noche”, nueva cr√≥nica social de los hermanos Dardenne, con una Marion Cotillard conmovedora en el papel de obrera de los suburbios de Lieja (B√©lgica) cuyo empleo depende de sus colegas.

Estrenada hoy martes en competencia por la Palma de Oro, la película cosechó aplausos y algunos festivaleros hablan ya de una tercera Palma de Oro para los realizadores belgas o de un premio de interpretación femenina para Cotillard.

En ‘Dos d√≠as, una noche’, Sandra (Marion Cotillard) s√≥lo dispone de un fin de semana para ir de puerta en puerta a suplicar a cada uno de sus colegas que renuncien a una prima de 1.000 euros para que ella pueda conservar su empleo.

La historia est√° inspirada en “diversas situaciones similares” que se presentaron a fines de los a√Īos 90 en empresas como Peugeot u otras de B√©lgica o Estados Unidos, seg√ļn explic√≥ a la AFP Luc Dardenne.

Su hermano menor, Jean-Pierre, habla del “cinismo contempor√°neo” de una direcci√≥n que invoca la crisis como justificaci√≥n de que “s√≥lo puedo contratar a esta persona si ustedes son solidarios”.

Un cinismo tanto menos justificado en cuanto Sandra no es una militante sino una mujer depresiva que sale de una licencia por enfermedad y que “ya no cree en ella y no tiene confianza en los dem√°s”.

“Voy a parecer una mendiga”, dice Sandra a su marido para justificar su rechazo a salir a encarar a sus colegas. Pero poco a poco se convierte en “una mujer que deja de tener miedo”, seg√ļn Luc Dardenne.

Felizmente para el personaje y “por primera vez en nuestra familia de personajes”, agrega Jean-Pierre Dardenne, la hero√≠na “tiene un marido que es un hombre formidable y llevan una vida normal. No est√°n amenazados de expulsi√≥n”, son simplemente gente humilde.

‚ÄúUn sentimiento de solidaridad‚ÄĚ

En la película, la atenta cámara de los hermanos Dardenne sigue a esta mujer en su periplo de puerta en puerta, lo que resulta ser un calvario.

En cada etapa, el espectador descubre una nueva situaci√≥n, cuentas por pagar, la p√©rdida del empleo del c√≥nyugue, etc. “La prima representa un a√Īo de cuenta de luz y electricidad”, resume un colega.

Luc Dardenne espera que “los espectadores que vayan a ver la pel√≠cula se digan a s√≠ mismos: ‘si yo estuviese en el lugar de Sandra, Mireille o Willy ¬ŅQu√© har√≠a?. Tal vez sea un poco ingenuo, pero quiz√°s la pel√≠cula ayude a crear un sentimiento de solidaridad. Es mejor que el individualismo a ultranza al que nos vemos a menudo obligados”.

“Es un sue√Īo” haber podido trabajar con los hermanos Dardenne, explic√≥ a la prensa Marion Cotillard, a quien no asust√≥ “el trabajo enorme de los ensayos” impuestos por los cineastas belgas “para lograr lo que lograron con la pel√≠cula”.

La actriz, ganadora del Oscar, agreg√≥ que “es lo que siempre so√Ī√© en la relaci√≥n entre realizadores y actor. Es una experiencia conmovedora, enriquecedora, tal vez la m√°s bella”.

Los dos hermanos Dardenne, que no se imaginan trabajando por separado,¬† forman forman parte del exclusivo club de los cineastas que recibieron dos veces la Palma de Oro: en 1999 por “Rosetta” y en 2005 por “El ni√Īo”. Una tercera Palma ser√≠a un r√©cord sin precedentes en la historia de Cannes.

URL CORTA: http://rbb.cl/9gi2
Tendencias Ahora