Notas
Determinan la recuperación de humedal del río Cruces tras realizar estudio
Publicado por: Carlos López
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Un estudio gestionado por la autoridad ambiental determinó la recuperación del humedal del río Cruces. Sin embargo, no hay certeza de que sea una recuperación definitiva o parte de un ciclo variable de alzas y bajas en la vida del Santuario.

Se trata del ‚ÄúDiagn√≥stico Ambiental del Humedal del r√≠o Cruces basado en la comparaci√≥n de condiciones ambientales actuales e hist√≥ricas: Bases para su monitoreo y sustentabilidad‚ÄĚ.

La idea data de 2008, seg√ļn dijo el encargado del estudio, profesor Eduardo Jaramillo, pero que tom√≥ fuerza en 2011, cuando la seremi de Medio Ambiente retom√≥ la inquietud. Por lo que fue finalmente el Servicio de Evaluaci√≥n Ambiental el que dio apoyo para su realizaci√≥n.

El profesor de la facultad de Ciencias de la UACh indicó que entre fines de enero de 2012 y abril de 2013 pudieron lograr que el humedal del río Cruces tuviese una recuperación.

Jaramillo indicó que con el diagnóstico de 15 meses, quedan dudas si es que se quiere hacer una interpretación del humedal, siguiendo la necesidad de un monitoreo de variables físicas, biológicas y químicas del agua y sedimentos.

En la exposici√≥n estuvieron presentes los representantes de la comunidad de Tralcao y de Acci√≥n por Los Cisnes, las que concordaron en la necesidad de seguir investigando y descartar cualquier eventual da√Īo a la salud humana. Esto, porque nada se sabe de las napas subterr√°neas que consume la gente del sector, por ejemplo, como lo indic√≥ Jos√© Araya, de la ONG.

Algunos vecinos de Tralcao manifestaron que ya no se ven taguas ni coipos, como tampoco se escuchan ranas croar en algunas partes del humedal. Así lo manifestó Marcela Pangue, de la comunidad indígena del sector.

Este diagnóstico trabajó sobre la base de un método hipotético deductivo, teniendo como hipótesis a escala regional que los cines disminuyeron por el contagio de alguna enfermedad o efectos climáticos, y para el luchecillo, el efecto de la radiación ultravioleta.

Como hipótesis a escala local, tuvieron la falta de alimento y contaminación química por la muerte de flora y fauna en el humedal.

Seg√ļn explic√≥ Jaramillo en la exposici√≥n, la mayor√≠a de los cisnes emigr√≥ por falta de alimento, y los que se quedaron comieron remantes de plantas cargadas con metales pesas, lo que provoc√≥ la muerte de estas aves.

Asimismo, se indic√≥ que el estado sanitario de los cisnes ha mejorado: lucen y est√°n sanos, sin desnutrici√≥n o anemia o da√Īos en el h√≠gado como entre el 2004 y 2005.

Un dato expuesto fue el que se comparó un cisne conservado desde el 2002 con uno del 2012, presentando ambos bajas concentraciones de hierro.

Tambi√©n se se√Īal√≥ que hubo muerte en 2012 de cisnes, pero atribuibles a que √©stos chocaban con cables en el sector Cayumapu, desconoci√©ndose si inmigraban o pertenec√≠an al lugar.

Acerca de las preguntas pendientes, √©stas tienen que ver si es que a√ļn existen dioxinas o furanos en el agua o sedimentos, si es que hay variedad estacional, cu√°l es la extensi√≥n de la onda marial arriba del r√≠o Cruces y causes tributarios, entre otras que, a juicio de Jaramillo, hace imprescindible continuar con los monitoreos.

Tendencias Ahora