Notas
Papa Francisco pide paz para Siria y las dos Coreas
Publicado por: Agencia AFP
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

El papa argentino Francisco pidi√≥ este domingo “una soluci√≥n pol√≠tica” para Siria, donde los “refugiados est√°n esperando ayuda y consuelo” y tambi√©n inst√≥ a los dos Coreas a que “superen las divergencias”, en su primer mensaje de Pascua desde el balc√≥n de la bas√≠lica de San Pedro ante decenas de miles de personas.

En su segundo mensaje “urbi et orbi”, despu√©s del pronunciado el d√≠a de su elecci√≥n el pasado 13 de marzo, el primer pont√≠fice latinoamericano se pronunci√≥ por primera vez contra los conflictos “sangrientos” que azotan al planeta.

“Pidamos a Jes√ļs resucitado que transforme la muerte en vida, el odio en amor, la venganza en perd√≥n, la guerra en paz”, resumi√≥ Francisco con tono claro desde el balc√≥n de la bas√≠lica de San Pedro ante unas 250.000 personas.

Cumpliendo con la tradici√≥n del domingo de Pascua, Francisco conden√≥ los “conflictos” en Oriente Medio, √Āfrica y Asia.

El llamado m√°s significativo fue a las dos Coreas, despu√©s de que el s√°bado Corea del Norte declar√≥ el “estado de guerra” a Corea del Sur, en una nueva amenaza que genera una oleada de reacciones y llamados a la moderaci√≥n para evitar una cat√°strofe nuclear en esa zona.

“Paz en Asia, sobre todo en la pen√≠nsula coreana, para que se superen las divergencias y madure un renovado esp√≠ritu de reconciliaci√≥n”, clam√≥.

El Papa evit√≥ mencionar espec√≠ficamente los problemas de Am√©rica Latina, su regi√≥n, aunque conden√≥ muchos de los males que la azotan, entre ellos el tr√°fico de droga y de personas y sobre todo “la codicia” con sus consecuencias sociales.

“Paz a todo el mundo, a√ļn tan dividido por la codicia”, clam√≥ el papa latinoamericano antes de denunciar “la violencia ligada al tr√°fico de la droga y la explotaci√≥n inicua de los recursos naturales”, as√≠ como la “trata de personas, la mayor esclavitud del siglo XXI”, recalc√≥.

El pont√≠fice argentino, que respet√≥ puntualmente el texto que ten√≠a preparado y habl√≥ s√≥lo en italiano, conden√≥ a “quienes buscan f√°ciles ganancias” y el “ego√≠smo que amenaza la vida humana y la familia”.

El Papa repas√≥ las situaciones “m√°s sangrientas”, especialmente la de Siria, para la que pidi√≥ “una soluci√≥n pol√≠tica” de cara a los numerosos “refugiados que est√°n esperando ayuda y consuelo”.

“¬°Cu√°nta sangre derramada! Y ¬Ņcu√°nto dolor se ha de causar todav√≠a, antes de que se consiga encontrar una soluci√≥n pol√≠tica a la crisis?” lament√≥.

Francisco pidi√≥ tambi√©n paz entre israel√≠es y palestinos, “que reanuden las negociaciones con determinaci√≥n y disponibilidad, con el fin de poner fin a un conflicto que dura ya demasiado tiempo”.

Tambi√©n inst√≥ a que “cese definitivamente toda violencia en Irak” y conden√≥ los conflictos en Mal√≠ y Nigeria, “donde muchas personas, incluso ni√Īos, est√°n siendo rehenes de grupos terroristas”, al mencionar cuatro menores franceses secuestrados.

Pidi√≥ paz para la Rep√ļblica Democr√°tica del Congo y la Rep√ļblica Centroafricana, “donde muchos se ven obligados a abandonar sus hogares y viven todav√≠a con miedo”, dijo.

El Papa comenz√≥ su mensaje ‘urbi et orbi’ anunciando la resurrecci√≥n de Cristo y esperando que el mensaje de esperanza llegue sobre todo “all√≠ donde hay m√°s sufrimiento, en los hospitales, en las c√°rceles…”.

El ex arzobispo de Buenos Aires, de 76 a√Īos, cumpli√≥ una cargada agenda en la primera Semana Santa que preside desde el Vaticano, durante la cual ilustr√≥ con sencillez los puntos clave del mensaje de Cristo, su opci√≥n por los pobres y la necesidad de una Iglesia m√°s humilde.

Francisco, que este domingo volvi√≥ a darse un ba√Īo de multitudes, salud√≥ a cada uno de los cardenales que asistieron a la misa de Resurrecci√≥n y recorri√≥ en un jeep blanco la plaza para abrazar fieles y acariciar enfermos congregados en la plaza, que estaba decorada con 40.000 flores donadas por Holanda.

Pasada la Semana Santa, el nuevo Papa deber√° comenzar a trabajar en la reforma interna de la Curia Romana, lo que podr√≠a significar una suerte de revoluci√≥n pac√≠fica despu√©s de las cr√≠ticas y pol√©micas que han desacreditado en los √ļltimos a√Īos a la milenaria instituci√≥n.

Con peque√Īos gestos y grandes palabras, el Papa inici√≥ una serie de cambios, entre ellos la sorpresa este domingo de no desear “Buena Pascua” en 65 idiomas como lo hac√≠an sus predecesores y como estaba previsto.

Tendencias Ahora