Notas
Justicia argentina desechó acusaciones contra el Papa por desaparecidos
Publicado por: Agencia AFP
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

El juez argentino Germ√°n Castelli, uno de los magistrados en el juicio por el secuestro y tortura de dos curas jesuitas en Argentina durante la dictadura militar (1976-1983), afirm√≥ que el tribunal desech√≥ por falsas las acusaciones respecto a que Jorge Bergoglio hubiera “entregado” a ambos religiosos, seg√ļn publica este s√°bado el diario La Naci√≥n.

“Es totalmente falso decir que Jorge Bergoglio entreg√≥ a esos sacerdotes. Lo analizamos, escuchamos esa versi√≥n, vimos las evidencias y entendimos que su actuaci√≥n no tuvo implicancias jur√≠dicas en estos casos, si no, lo hubi√©ramos denunciado”, dijo Castelli.

El portavoz del papa, Federico Lombardi, dijo el viernes que el Vaticano considera que existe “una campa√Īa” contra Bergoglio, sustentada por “una publicaci√≥n que en ocasiones es calumniosa y difamatoria”, en alusi√≥n al diario argentino P√°gina12 que ha publicado art√≠culos donde cuestiona el papel de Bergoglio durante la dictadura.

Castelli integró junto a los jueces Daniel Obligado y Ricardo Farías el tribunal que en diciembre de 2011 falló en el caso del secuestro en 1976 de los sacerdotes jesuitas Orlando Yorio y Francisco Jalics, torturados y liberados cinco meses después cuando Bergoglio era la máxima autoridad en el país de la orden jesuita.

El juez consider√≥ que el papel de Bergoglio en ese caso en el que atestigu√≥ “no da para la controversia (porque) ya hay un fallo judicial”.

“Es importante para Bergoglio, como papa, un fallo de esta naturaleza. Lo firmamos con la autoridad moral que nos da ser jueces y haber habilitado a los querellantes a que lo interroguen sin limitaciones”, record√≥.

El magistrado consider√≥ que el tribunal “le dio una oportunidad a la versi√≥n contra Bergoglio, la escuchamos, vimos las constancias y llegamos a la conclusi√≥n de que los sacerdotes desafiaron con mucha valent√≠a a sus superiores, para seguir actuando frente a un r√©gimen ciego, sangriento que no reconoc√≠a a quien se pon√≠a en su camino, sean jueces, abogados, curas o cualquier trabajador”.

“No juzgamos si Bergoglio pudo haber sido m√°s o menos valiente. La pregunta es si entreg√≥ a los sacerdotes o no. Y coincidimos en que no hubo razones para que lo denunci√°ramos”, dijo el juez.

Record√≥ adem√°s que las preguntas del tribunal y de la querella “fueron amplias y se lo escudri√Ī√≥ a fondo”.

“Fuimos conscientes de la importancia que ten√≠a ese testimonio para los acusadores particulares. Fue un gran acierto desde el punto de vista republicano y visto ahora a la distancia, dado que Bergoglio es ahora el papa”, dijo Castelli.

Como arzobispo de Buenos Aires y cardenal primado de Argentina, Bergoglio fue citado como testigo en tres juicios relacionados con los crímenes de la dictadura.

Tendencias Ahora