Notas
Ej√©rcito de insectos combatir√° plagas en Per√ļ sin da√Īar el medio ambiente
Publicado por: Agencia AFP
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Centenares de insectos crecen y se reproducen en el primer insectario urbano de Per√ļ de cara a librar la madre de todas las batallas: cazar insectos depredadores de la fauna en Lima, en lo que constituye una exitosa experiencia para reducir biol√≥gicamente las plagas en √°reas verdes sin contaminar el medio ambiente.

El sitio es una aut√©ntica “maternidad de insectos” donde se cr√≠an en un peque√Īo huerto mariquitas, crisopas, chinches, cochinillas, avispas y hasta las espectaculares mantis religiosas, famosas entre ni√Īos por la pel√≠cula Kung Fu Panda.

El m√©todo biol√≥gico busca crear conciencia tambi√©n sobre sus beneficios para la salud pues Per√ļ exhibe un tr√°gico palmar√©s por pesticidas: 24 ni√Īos murieron intoxicados por consumir alimentos contaminados con plaguicidas en Cusco en 1999.

“Los plaguicidas biol√≥gicos nos permiten evitar el uso de pesticidas en plantas, que siempre acaban contaminando el medio ambiente”, dijo a la AFP Patricia Llanos, una bi√≥loga que dirige el insectario en el municipio lime√Īo de Miraflores, primero de su g√©nero en Per√ļ.

Laboratorio √ļnico en Am√©rica Latina

Miraflores ser√≠a el √ļnico municipio en Am√©rica Latina en tener un laboratorio de producci√≥n de insectos en zona urbana, seg√ļn las autoridades ediles.

Los insectos est√°n en cub√≠culos y conforman un verdadero ej√©rcito de “invertebrados artr√≥podos” cuya tarea principal, adem√°s de la reproducci√≥n, es arrasar con su voraz apetito con las plagas depredadoras que amenazan la flora lime√Īa.

“Las plagas m√°s comunes en las plantas y √°rboles son la mosca blanca, pulgones y el piojo harinoso”, comenta Llanos.

Esas plagas son la mayor amenaza en los parques y jardines de Miraflores, un distrito de 90 mil habitantes que pone énfasis en el cuidado del medio ambiente y es uno de los más emblemáticos barrios comerciales y residenciales de Lima.

Miraflores, cuya extensión es de 9,6 km2, posee un millón de áreas verdes de las cuales una parte cubre con plantas y flores los acantilados de 60 metros de altura en la bahía de Lima, desde cuya cima se contempla el océano Pacífico.

La t√©cnica del plaguicida biol√≥gico es bastante simple en palabras de la biol√≥ga Llanos: “40 fumigadores son los encargados de cargar con los insectos en balones y esparcirlos sobre las √°reas donde se encuentran los depredadores”.

La batalla de insectos succionadores y masticadores versus depredadores parece una escena de Alien, la pel√≠cula de Ridley Scott: “Esto es lo que ocurre cuando los soltamos” refiere la responsable del insectario al se√Īalar en una computadora im√°genes grabadas con microc√°mara que muestran de qu√© manera una chinche succiona a un gusano.

Insectos en balones

“Sin embargo la gran diferencia entre el m√©todo biol√≥gico y el qu√≠mico es el riesgo que √©ste mate la fauna. Lo mejor para el medio ambiente es estar libre de insecticidas”, menciona.

El per√≠odo de reproducci√≥n en el insectario fluct√ļa entre 4 y 30 d√≠as. All√≠ todos los insectos consumen una papilla en base a maca -un energizante sexual originario de los Andes peruanos- mezclada con polen, miel de abeja y levadura de cerveza.

En los gigantescos ficus, que abundan en los parques, el enemigo principal son los hongos, plaga que junto a las larvas de polillas crece geométricamente por la elevada humedad de la zona.

Seg√ļn datos del municipio miraflorino, las plagas se redujeron del 70% al 2% gracias al uso de este m√©todo.

Durante una reciente conferencia en el Parlamento peruano sobre el d√≠a mundial del No uso de plaguicidas y los 50 a√Īos de “La Primavera Silenciosa” -libro de la bi√≥loga estadounidense Rachel Carson que previno por primera vez sobre el peligro de los pesticidas- el congresista oficialista, Jaime Delgado, alert√≥ que “el uso indiscriminado de plaguicidas genera grandes impactos al ambiente y a la salud de los productores y consumidores”.

Y recuerda que los plaguicidas fueron “causantes de una serie de tragedias en los √ļltimos a√Īos en Per√ļ”.

Adem√°s de los 24 ni√Īos muertos en 1999 en la comunidad de Taucamarca en Cusco (sureste) -por consumir leche contaminada con el plaguicida parathion-, otros tres ni√Īos fallecieron y 100 m√°s se intoxicaron en 2011 en una escuela p√ļblica de Cajamarca (norte) por ingerir un almuerzo contaminado con plaguicida.

En 2012, en tanto, tambi√©n por plaguicidas, se intoxicaron m√°s de 400 trabajadores del Fundo Agroindustrial “Beta” en Ica (sur).

Tendencias Ahora