Notas
El mundo conoce a quienes buscan ser el nuevo Dream Team, pero ¬Ņqu√© sabe EEUU del resto del mundo?
Publicado por: Agencia AFP
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Los aficionados de todo el mundo y los rivales de Lebron James, Kevin Durant y el equipo estadounidense de básquet ven sus partidos, leen las crónicas que les glosan y conocen su juego. Ellos, en cambio, no saben mucho de sus rivales. Sólo queda ver si tiene alguna importancia.

“Partido a partido nos enteraremos”, explic√≥ James Harden, el campe√≥n de la NBA con los Miami Heat, “no podemos empezar a mirar cinco partidos m√°s all√°”, agreg√≥, durante el encuentro con la prensa que mantuvieron a su llegada a Londres.

“Conocemos sus tendencias de juego”, respondi√≥ sin m√°s detalles Andr√© Iguodala, el jugador de los Philadelphia 76ers.

Cuando se le pregunta al entrenador italiano Ettore Messina, ayudante de Mike Brown en los Lakers, por el grado de conocimiento de los rivales que tienen los estadounidenses, responde con un gesto: “mezzo, mezzo”.

“Creo que al final les van a dar m√°s informaci√≥n de lo que pensamos”, explic√≥ a la AFP el entrenador, que gan√≥ dos Euroligas con el CSKA de Mosc√ļ y que est√° en Londres de comentarista para una cadena de televisi√≥n italiana.

“El entrenador estadounidense Mike Krzyzewski es un hombre muy an√°litico y seguro que se la va a dar”.

En Pekín-2008 los rivales iban cayendo al paso de Estados Unidos. Lejos de conformarse, olvidar la derrota y pasar a otra cosa, algunos tomaron buena nota por si el destino les daba una segunda oportunidad.

Cosa que le ocurri√≥ a Espa√Īa. Perdi√≥ 119 a 82 en la primera fase y en la final vendi√≥ cara su piel hasta el punto que si hubiera ganado no hubiera sido una sopresa. El resultado final fue 118-107.

Kobe Bryant suele ofrecer algo m√°s que la coletilla “son un gran equipo, con grandes indivualidades” que se cuela en las respuestas de muchos estadounidenses, incluso cuando se les pregunta por encuentros recientes de preparaci√≥n.

Recuerda lo qu√© ocurri√≥ en la final de Pek√≠n y cree que la clave estuvo en el trabajo t√°ctico que hizo Espa√Īa entre su primer y segundo enfrentamientos.

“La primera vez que los encontramos les ganamos por 30 o 40 puntos. Hicieron sus ajustes y fueron muy inteligentes. Ten√≠an una visi√≥n incre√≠ble, miraban a donde ten√≠an que mirar, daban el pase que llevaba al siguiente y al siguiente, y al tiro. Jugaron incre√≠blemente bien”, narr√≥.

En su primer partido del torneo de Londres, Estados Unidos arrolló a Francia (98-71) a la manera que se le supone: sin corsés tácticos, dejando jugar libremente a sus estrellas.

Pero, ¬Ņqu√© pasar√≠a si el oro de Estados Unidos dependiese de un gran trabajo t√°ctico?

Para Messina, los entrenadores estadounidenses est√°n limitados en ese terreno: “tienen que ir con cuidado con no ‘sobreentrenar’”. Es decir, no agobiar con informaci√≥n y consignas a unos jugadores que “conf√≠an mucho en sus cualidades”.

Mike Krzyzewski se defiende de cualquier sospecha. “Entendemos perfectamente lo bueno que es el resto del mundo. Lo entendemos y nos preparamos para ello”, dijo.

“Sabemos que nos pueden ganar”, sentenci√≥, recordando una ventaja -puede que la √ļnica- que los otros equipos tienen: compenetraci√≥n creada a base de muchos a√Īos juntos, algo de lo que no pueden disfrutar unos jugadores absorbidos por las exigencias de la NBA.

“Es la ventaja competitiva de los equipos internacionales. Esa instintiva reacci√≥n de los unos a los otros, en eso no podemos ser tan buenos como ellos”.

“Es como comparar una obra de Broadway que lleva a√Īos en cartel con una en su primer fin de semana”, sentenci√≥ Krzyzewski. Visto el primer partido ante Francia, no hay duda: gan√≥ la obra de estreno.

Tendencias Ahora