Notas
Diputado Van Rysselberghe propone beneficios para la contratación de personas de la tercera edad
Publicado por: Comunicado de Prensa
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

El pasado mi√©rcoles el pa√≠s fue testigo de la lucha de Luis Riveros por encontrar un trabajo. Un hombre de 73 a√Īos que, como muchos otros adultos mayores, a√ļn siente que puede aportar a la sociedad y contribuir al crecimiento del pa√≠s. Sin embargo, y como se mostr√≥ en la nota emitida por Chilevisi√≥n, su edad se ha transformado en un factor discriminatorio para encontrar un empleo. ¬ŅEl resultado? S√≥lo puertas cerradas.

Es por situaciones como la anterior que el diputado de la UDI, Enrique van Rysselberghe, propuso en 2011 la implementaci√≥n de una serie de beneficios fiscales dirigidos a fomentar la contrataci√≥n de todos esos adultos mayores que a√ļn se sienten en condiciones y tienen las ganas de trabajar.

El planteamiento de EVR, inspirado en la experiencia internacional y bajo las pol√≠ticas adoptadas por la Organizaci√≥n para la Cooperaci√≥n y el Desarrollo Econ√≥mico (OCDE), persigue revertir situaciones como la de Luis Riveros, a trav√©s de una serie de cambios en materia de subsidios al empleo, incentivos al reclutamiento y la creaci√≥n de nuevos esquemas de trabajo en el sector p√ļblico. Disposiciones que ‚Äďseg√ļn lo se√Īal√≥ el parlamentario- ‚Äúbeneficiar√≠an directamente a todas las empresas que contraten a trabajadores de la tercera edad‚ÄĚ.

Dicha propuesta se plasm√≥ en un proyecto de acuerdo, aprobado por la C√°mara Baja en 2011, el cual solicitaba al Ejecutivo implementar una serie de medidas, principalmente, modificar el art√≠culo 31, inciso tercero, N¬į 6¬ļ, de la Ley sobre Impuesto a la Renta, permitiendo al contribuyente de Impuesto a la Renta de Primera Categor√≠a, contratante de personas naturales en edad de recibir pensiones de vejez, descontar de su renta bruta un gasto presunto, equivalente a un porcentaje de la remuneraci√≥n efectivamente pagada a estos trabajadores, por sobre la deducci√≥n ya permitida (esto √ļltimo en caso de contribuyentes que tributen en base a renta efectiva), por rentas de cualquier monto, pero con tope del equivalente al sueldo m√≠nimo.

Asimismo, se solicitaba, entre otros, un subsidio a las empresas por la contrataci√≥n de personas mayores de ciertas edades, durante el primer a√Īo de contrataci√≥n, o m√°s.

En el caso de los contribuyentes afectos a Renta Presunta, se propuso que el beneficio consista en la deducci√≥n de la base imponible sobre la que se aplica la tasa del Impuesto a la Renta, de la misma cantidad se√Īalada presentemente. En s√≠ntesis, tambi√©n se tratar√≠a de un gasto presunto, con la particularidad de que se aplicar√≠a contra una renta presunta, en vez de contra una renta efectiva.

En cuanto a los contribuyentes de Impuesto Global Complementario, Impuesto √önico de Segunda Categor√≠a e Impuesto Adicional, por la contrataci√≥n de la misma clase de trabajadores, se pidi√≥ contemplar el beneficio tributario en la forma de un cr√©dito tributario, directamente aplicable contra el impuesto respectivo, y que se exima a los adultos mayores que sean contratados bajo los beneficios se√Īalados en los puntos anteriores, de Impuesto a la Renta por estos ingresos.

Para Enrique van Rysselberghe, esta idea ‚Äúdebe ser evaluada, pues constituir√≠a un aliciente importante para promover la contrataci√≥n de personas de la tercera edad, pues son muchos los adultos mayores que a√ļn pueden seguir contribuyendo al pa√≠s‚ÄĚ, motivo por el cual hizo un llamado a todos los sectores a trabajar en la materia, en pos de la calidad de vida e inserci√≥n a la sociedad de este grupo et√°reo.

‚ÄúEs fundamental que desde todos los sectores trabajemos por dar nuevas oportunidades a nuestros adultos mayores, a trav√©s de pol√≠ticas efectivas que se traduzcan en m√°s facilidades, mejores condiciones y mayor empleo para ellos‚ÄĚ, concluy√≥.

Tendencias Ahora