Notas
Reducen pena a pastora aymara condenada por muerte de hijo
Publicado por: Agencia UPI
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

El defensor penal p√ļblico, V√≠ctor Providel, abogado de Gabriela Blas y el capit√°n de Gendarmer√≠a a cargo de la c√°rcel de Acha en Arica, informaron a la pastora aymara Gabriela Blas el decreto que le otorga -mediante indulto- una reducci√≥n de pena por la muerte accidental de su hijo, de 12 a 6 a√Īos.

Cabe destacar que el efecto de este indulto es solo de reducción y no de remisión de pena, por lo que Gabriela no quedará inmediatamente en libertad.

Por lo mismo la abogada de Corporaci√≥n Humanas, Catalina Lagos, destac√≥ que “si bien valoramos la reducci√≥n de pena, consideramos que dado el grado de discriminaci√≥n y vulneraci√≥n de derechos humanos que sufri√≥ Gabriela Blas, el indulto debi√≥ consistir en un perd√≥n total de la misma y permitir su liberaci√≥n inmediata”.

Por su parte la abogada del Observatorio Ciudadano, Consuelo Labra, aclar√≥ que “por medio de este indulto el Estado realiza un reconocimiento de responsabilidad respecto de la vulneraci√≥n de derechos humanos de que ha sido objeto Gabriela Blas”.

A trav√©s de un comunicado la Corporaci√≥n Humanas indic√≥ que “el caso de Gabriela Blas se encuentra en la actualidad en revisi√≥n por el Sistema Interamericano de Derechos Humanos, en virtud de una denuncia patrocinada por el Observatorio Ciudadano y la Corporaci√≥n Humanas ante la Comisi√≥n Interamericana de Derechos, por el trato discriminatorio y las faltas al debido proceso de que ha sido v√≠ctima Gabriela durante toda la tramitaci√≥n de la causa por la que se la conden√≥ a esta excesiva e injusta pena”.

La Corporaci√≥n Humanas indic√≥ que “en julio de 2007 la pastora aymara Gabriela Blas Blas extravi√≥ a su hijo de tres a√Īos, Domingo Eloy Blas, durante labores de pastoreo, tras devolverse a buscar dos llamos que se hab√≠an quedado rezagados del reba√Īo. En un principio, la joven pastora pens√≥ que el menor se hab√≠a dirigido a la casa, distante a unos 800 metros del lugar donde deb√≠a esperarla. Lo busc√≥ ah√≠, posteriormente en el corral y luego en las inmediaciones, gritando su nombre sin resultado positivo”.

Asimismo sostuvo que “al caer la noche, detuvo la b√ļsqueda puesto que la oscuridad hac√≠a inviable seguir la huella de Domingo y porque las bajas temperaturas no le permit√≠an continuar con ella sin poner en riesgo su propia subsistencia. Al d√≠a siguiente, sin resultados a√ļn en la b√ļsqueda de su hijo, decide ir a solicitar ayuda y camin√≥ hasta Alc√©rreca, un poblado localizado a 17 kil√≥metros de donde se encontraba, a informar a carabineros de lo sucedido, quienes desde un principio la culparon de la muerte de su hijo”.

En sui denuncia la Corporaci√≥n Humanas explic√≥ que “durante los pr√≥ximos siete d√≠as, Gabriela fue mantenida en condiciones de detenci√≥n ilegal en diferentes dependencias de Carabineros en el Altiplano de la provincia de General Lagos, donde relat√≥ haber sido sometida a apremios ileg√≠timos constitutivos de tortura y tratos crueles, inhumanos y degradantes”.

Adem√°s explica que “transcurridos estos siete d√≠as de detenci√≥n ilegal, Gabriela es trasladada a la ciudad de Arica, donde se efect√ļa su control de detenci√≥n, quedando en prisi√≥n preventiva. Esta privaci√≥n de libertad se extendi√≥ por tres a√Īos, de los cuales los cinco primeros meses fueron en condiciones de aislamiento, siendo tratada desde un primer momento por la prensa como parricida, sin observancia al principio de inocencia”.

La Corporaci√≥n Humanas indica que “esta extendida prisi√≥n preventiva -una de las m√°s largas en Chile desde la Reforma Procesal Penal- careci√≥ de todo criterio de razonabilidad y proporcionalidad, por cuanto fue la propia Gabriela Blas quien denunci√≥ personalmente el hecho, siempre se puso a disposici√≥n de las autoridades y jam√°s existi√≥ riesgo de fuga o hechos de los cuales pudiera presumirse su intenci√≥n de sustraerse a la acci√≥n judicial”.

Tendencias Ahora