Notas
Esculturas del GAM: una triste realidad
Publicado por: Ezio Mosciatti
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

No es novedad que muchos monumentos y esculturas emplazadas en espacios p√ļblicos est√©n en mal estado, que no sean mantenidas y cuidadas o que sufran actos de vandalismo o sean v√≠ctimas de la ignorancia o poca valoraci√≥n.

Lo que es no frecuente y contradictorio es el lugar en que est√°n -y el estado- de algunas esculturas en el GAM, el Centro Cultural Gabriela Mistral.

Y lo anterior se agrava si pensamos que es un proyecto que puso √©nfasis en recuperar su historia (UNCTACD III, Centro Cultural Gabriela Mistras y edificio Diego Portales), como plantearon tanto sus arquitectos como el Presidente de la Rep√ļblica al inaugurarlo.

La esculturas son parte de esa historia y parte importante de su patrimonio cultural.

Las fotos son elocuentes de este desfase entre discurso y realidad, entre fines y principios y pr√°ctica.

GAM | Ezio Mosciatti

GAM | Ezio Mosciatti

“El √°rbol de la vida”, de Marta Colvin (1971). V√©ase la basura y la ubicaci√≥n, que no permite recorrerla ni verla desde todos sus √°ngulos.

GAM | Ezio Mosciatti

GAM | Ezio Mosciatti

Detalle de “El √°rbol de la vida”

GAM | Ezio Mosciatti

GAM | Ezio Mosciatti

“Jardineras” de Ricardo Yrarr√°zaval (1972). Arrumbada en una pasada, entre tarimas y un letrero con un men√ļ de restauran.

GAM | Ezio Mosciatti

GAM | Ezio Mosciatti

La obra, claramente utilitaria, est√° puesta en un lugar sobrante.

Ezio Mosciatti
Arquitecto

ACTUALIZACI√ďN (16/05/2012)
En respuesta al artículo publicado, el GAM nos hizo llegar el siguiente comentario:

Estimados lectores de BioBioChile:

Sin duda, las obras de arte del Centro Gabriela Mistral  son un patrimonio valioso que se nos ha confiado y que nos esmeramos por lucir y  respetar. Por ello, concordamos con la crítica del artículo.

La presencia de partes de escenografía en torno a las esculturas obedeció a una lamentable negligencia, que a esta hora ha sido remediada, tomándose todas las medidas para evitar que suceda nuevamente.

Respecto de la cr√≠tica por la ¬†ubicaci√≥n de las obras de arte originales del edificio UNCTAD III, es importante aclarar que el Ministerio de Obras P√ļblicas fij√≥ la ubicaci√≥n de todas ellas, una vez restauradas. Su emplazamiento fue dise√Īado e implementado de acuerdo a las especificaciones del proyecto arquitect√≥nico del centro cultural para sus dos etapas.

Hoy se encuentra operando la primera etapa. El proyecto completo contempla la desaparición de las rejas que separan el edificio de la torre donde actualmente reside el Ministerio de Defensa. Es así como la escultura de Marta Colvin, hoy anclada al suelo, quedaría en otro contexto; formaría parte de una explanada ciudadana.

El caso de las jardineras de Ricardo Yrarr√°zaval, hoy ubicada frente al acceso al escenario de una de las principales salas del complejo, se trasladar√° al edificio de la segunda etapa.

Saludos cordiales,

Alejandra Wood
Directora ejecutiva
Centro Gabriela Mistral, GAM

Tendencias Ahora