Notas
Gran retrospectiva del pintor Joan Miró llega a la Galería Nacional de EEUU
Publicado por: Agencia AFP
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Una de las m√°s importantes retrospectivas del pintor espa√Īol Joan Mir√≥ (1893-1983) llega esta semana a la Galer√≠a Nacional de Arte en Washington, con 120 obras que destacan la faceta m√°s comprometida pol√≠ticamente del artista.

Presentada en la Galer√≠a Tate de Londres y el Museo Mir√≥ de Barcelona, la exposici√≥n que se abre al p√ļblico el domingo abarca seis d√©cadas, las m√°s turbulentas del siglo XX que vivieron Europa y Espa√Īa.

“Lleg√≥ el momento de presentarlo de una forma diferente, m√°s exhaustiva”, declar√≥ este martes el vicedirector del Instituto cultural catal√°n Ram√≥n Llull, Alex Susanna, al presentar a la prensa la exposici√≥n.

Artista abstracto por excelencia, conocido mundialmente por su colorido y la austeridad de su trazo, Mir√≥ fue sin embargo “muy claro en cuanto a sus posiciones pol√≠ticas” y en defensa de la cultura catalana bajo la dictadura de Francisco Franco en Espa√Īa, a√Īadi√≥ Susanna.

“Para florecer, un √°rbol necesita estar bien enraizado”, acostumbraba a declarar Mir√≥, que tras huir a Francia durante la Guerra Civil espa√Īola (1936-1939) tuvo que regresar luego a su pa√≠s para escapar de la invasi√≥n alemana en 1940.

Mir√≥ no milit√≥ abiertamente como su compatriota Pablo Picasso, pero particip√≥ en el hist√≥rico pabell√≥n republicano organizado durante la Exposici√≥n Universal de Par√≠s en 1937, y dise√Ī√≥ un famoso sello, “Aidez L’Espagne” (Ayudad a Espa√Īa), para recaudar fondos para la Rep√ļblica.

Cuando regres√≥ a Espa√Īa entr√≥ en un largo periodo de aislamiento en Mallorca. Su estilo se hizo cada vez m√°s el√≠ptico, su temor a caer en el realismo socialista siempre lo mantuvo alejado de una pintura f√°cil, m√°s popular.

En 1968, el r√©gimen franquista promovi√≥ la primera gran exposici√≥n de Mir√≥ por su 75 aniversario, pero el artista la desde√Ī√≥ y prefiri√≥ colaborar al a√Īo siguiente con “Mir√≥ otro”, organizada por el Colegio de Arquitectos de Barcelona.

Su desaf√≠o al r√©gimen volvi√≥ a reflejarse en “La esperanza del condenado a muerte” (1974), tras la conmoci√≥n que supuso la ejecuci√≥n del anarquista catal√°n Salvador Puig Antich, poco antes del fin de la dictadura.

Mir√≥ aludi√≥ en numerosas ocasiones a la escalera que le permit√≠a evadirse mentalmente, y ese es el t√≠tulo de la exposici√≥n, “La escalera de la evasi√≥n”, una escapatoria que no lo alej√≥ nunca de la dura realidad de su pa√≠s.

Tendencias Ahora