Notas
Sarkozy asusta a su propio partido con su estrategia hacia la ultraderecha
Publicado por: Agencia AFP
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

La estrategia de volverse hacia la ultraderecha, asumida por el candidato y presidente saliente franc√©s Nicolas Sarkozy, comienza a asustar a una parte de los dirigentes de su propio partido, la Uni√≥n por un Movimiento Popular (UMP), aun cuando muy pocos se atreven a manifestar p√ļblicamente sus reticencias.

En privado las lenguas se desatan desde el pasado domingo, tras la primera vuelta, en la que Sarkozy quedó segundo (con 27,18% de los votos), aventajado por el socialista François Hollande (28,63%), con quien deberá disputar la segunda vuelta el 6 de mayo. Tercera quedó la ultraderechista Marine Le Pen (con 17,90%).

Para imponerse en el balotaje, seg√ļn encuestadoras, Sarkozy deber√≠a recuperar la gran mayor√≠a de los votos “lepenistas” y en esta √ļltima fase de la campa√Īa, contrariamente a lo que se esperaba, mantuvo a la inmigraci√≥n entre sus temas preferentes, en lugar de orientarse a tem√°ticas centristas.

Para eso contó con su asesor Patrick Buisson, surgido de las filas la extrema derecha.

“Sarkozy-Buisson es la estrategia de la tierra arrasada. (Sarkozy) dijo que si no era reelegido dejar√≠a la pol√≠tica. Deber√≠a pensar m√°s en nosotros, que vamos a tener que seguir en la brega despu√©s del 6 de mayo”, protest√≥ una parlamentaria UMP.

“Se est√° haciendo todo lo que no deber√≠a hacerse en esta campa√Īa. Se habla demasiado de seguridad e inmigraci√≥n. Se hubiera debido hablar de empleo, del proteccionismo europeo, tomar medidas sobre la gasolina”, deplor√≥, pidiendo no ser identificado, un ministro.

“La victoria cuenta con cien padres y la derrota es hu√©rfana. Si se gana, se gana…”, declar√≥ un dirigente del partido presidencial. Sobreentendido: ser√° responsabilidad de Sarkozy si pierde las elecciones.

Pero entre las dos vueltas “estamos en pleno combate” y “no es el momento” de expresar sus estados de √°nimo, declar√≥ el jueves a la AFP el ex ministro Patrick Devedjian. “Me pronunciar√© un poco m√°s tarde”, dijo no obstante.

El pasado domingo, en el debate televisivo tras la primera vuelta, lament√≥ que el candidato UMP “no hubiese hablado mucho de la crisis”.

“La ultraderecha s√≥lo es fuerte cuando la derecha es d√©bil, cuando carece de un pensamiento propio”, recalc√≥ ante las c√°maras de televisi√≥n.

El ex primer ministro Jean-Pierre Raffarin, procedente del campo liberal, disimula poco que la campa√Īa de Sarkozy le parece embarazosa. En una entrevista con el diario Le Monde advirti√≥ que “el tiempo para analizar” la estrategia “vendr√° despu√©s del 6 de mayo”, d√≠a de la segunda vuelta.

“Si manifestara hoy mis reticencias, debilitar√≠a a mi campo”, declar√≥ Raffarin, que dirigi√≥ uno de los gobiernos de Jacques Chirac (1995-2007) y actualmente vicepresidente del Senado, para quien por ahora lo √ļnico que se debe hacer es “combatir” y en consecuencia se debe ser “leal”. Una manera de reconocer que tiene reticencias.

Como prueba de su inquietud, Raffarin a√Īadi√≥: “prest√© mi servicio militar con los bomberos, con ellos aprend√≠ que en el momento del incendio, cuando est√°s en la gran escala, no hay estado de √°nimo que valga”.

Otro ex primer ministro de Chirac, Dominique de Villepin, ac√©rrimo adversario de Sarkozy, se dijo “espantado” por la campa√Īa electoral del presidente Nicolas Sarkozy y sus “pruebas de extremismo”, en una columna publicada el viernes en la versi√≥n electr√≥nica del diario Le Monde.

El ex ministro de Cultura Renaud Donnedieu de Vabres juzg√≥ sin ambages que “la estrategia escogida por Sarkozy”, consistente en ir “hacia el Frente Nacional” de Le Pen, conducir√° “al fracaso”, y asegur√≥ que “el malestar es evidente” en el seno de la mayor√≠a.

“Ir, de una manera u otra, hacia el Frente Nacional es algo suicida. Lo que (ese partido) quiere es nuestro pellejo”, declar√≥ el jueves al diario La Nueva Rep√ļblica.

Hasta Henri Guaino, consejero especial del jefe del Estado, critic√≥ veladamente la decisi√≥n de Sarkozy de convocar a una manifestaci√≥n por “el verdadero trabajo” el 1¬ļ de mayo, indicando que √©l no utilizar√≠a “ese t√©rmino”.

En una nota publicada el jueves en el diario Le Monde, Jean-Philippe Moinet, expresidente del Observatorio sobre el Extremismo, habl√≥ del “enceguecimiento” del d√ļo Sarkozy-Buisson.

“Con su cacer√≠a en las tierras de la ultraderecha, el candidato ha terminado por no darse cuenta de que el z√≥calo de convicciones de su familia pol√≠tica est√° en juego. Esa l√≠nea va a terminar no s√≥lo por hacerle perder las elecciones sino tambi√©n por hacerle perder su alma”, afirm√≥ Moinet.

Tendencias Ahora