Notas
Disney estrena documental sobre el excepcional destino de un bebé chimpancé
Publicado por: Agencia AFP
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Tras filmar el universo de los oc√©anos y el de los felinos, los estudios Disney presentan “Chimpanzee” (Chimpanc√©), un documental sobre el excepcional destino de un beb√© chimpanc√© hu√©rfano, adoptado por el macho alfa de su manada, que se estrena este viernes en Estados Unidos.

Visualmente impactante, el documental, que requiri√≥ m√°s de tres a√Īos y medio de rodaje, fue dirigido por Mark Linfield y Alastair Fothergill, quienes ya realizaron para Disney “La Tierra” (“Earth”), en 2007.

“Hicimos una pel√≠cula mucho mejor que la que ten√≠amos prevista en el gui√≥n original”, dijo Linfield a AFP.

Disney, que entregará parte de la recaudación de su primer fin de semana de exhibición a la fundación británica de Jane Goodall, especialista mundial del estudio y la protección de los chimpancés, tuvo mucho que ver con el resultado final.

“A menudo, en un documental, uno sale a rodar todo lo que puede y luego construye una historia. En este proyecto era diferente”, cont√≥. “Cuando fuimos a Disney a proponerle una pel√≠cula sobre los chimpanc√©s, quisieron ver un gui√≥n, as√≠ que tuvimos que mostrarles algo”.

“Pero lo √ļnico que qued√≥ de nuestro gui√≥n original fue el hecho de seguir a un chimpanc√© reci√©n nacido”, observ√≥.

“Los primeros a√Īos de vida de un chimpanc√© son los m√°s interesantes. Son vulnerables, siempre necesitan la ayuda de los otros miembros del grupo y juegan mucho”.

Pero el corazón de la historia surgió durante el rodaje de forma totalmente inesperada: el bebé chimpancé que era seguido por los cineastas se halló huérfano tras la incursión de un grupo rival de primates y fue adoptado por el macho alfa de la manada, un evento que se considera rarísimo.

“Es una cosa que nunca ocurre”, explic√≥ Linfield. “Excepcionalmente, una hembra sin hijos puede adoptar, o la hermana de un hu√©rfano puede ocuparse del peque√Īo. Pero que un macho acoja a un beb√© con el cual no tiene ning√ļn parentesco, eso no pasa nunca”.

Se necesitaron unas 700 horas de rodaje en el Parque Nacional de Tai, en Costa de Marfil, para realizar este filme que podría haber prescindido del narrador omnipresente -Tim Allen en la versión original-, dado que las imágenes bastan por sí solas.

Fue un rodaje agotador, narr√≥ el cineasta. “La selva es un medio muy h√ļmedo y hostil. Y los chimpanc√©s recorren m√°s de 16 km por d√≠a. Eso es muy exigente f√≠sicamente. Uno se despierta a las cuatro de la ma√Īana y termina a las siete de la noche luego de haber hecho un solo plano”.

Acceder a los chimpanc√©s, en cambio, fue relativamente f√°cil gracias a la colaboraci√≥n de cient√≠ficos que siguen a esa misma manada desde hace 30 a√Īos. “Estaban acostumbrados a la presencia humana”, dijo Linfield.

“Eso era absolutamente necesario, porque en la mayor√≠a de los casos, los chimpanc√©s huyen de los humanos, son muy temerosos”.

“Pero ellos estaban relajados con nosotros, lo cual fue una condici√≥n esencial para poder filmar realmente su vida cotidiana”, agreg√≥.

Linfield, quien ha filmado a simios en el mundo entero desde hace 23 a√Īos y tiene un conocimiento profundo de los primates, qued√≥ estupefacto por la “adopci√≥n de un beb√© por parte de un macho”.

“Todos nos preguntamos por qu√© lo hizo. Pienso que la interrogante ser√≠a la misma en nuestro caso: ¬ŅPor qu√© los humanos adoptan ni√Īos que no son biol√≥gicamente suyos?”, dijo Linfield.

“Si puedes responder a esta pregunta, puedes responder tambi√©n a la pregunta del beb√© chimpanc√© y su padre adoptivo”.

Tendencias Ahora