Notas
Mario G√≥mez: ‘Desde el rescate de los mineros chilenos me acompa√Īa una buena estrella’
Publicado por: Simón Collado
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

El delantero del Bayern Munich, Mario G√≥mez, quien usa curiosamente la camiseta con el dorsal 33, enfrentar√° este martes a la defensa del Madrid por la ida de la semifinal de la Champions, recordando la tragedia minera ocurrida en nuestro pa√≠s hace m√°s de un a√Īo y que afortunadamente termin√≥ de buena forma con el rescate de los “33 de Atacama”.

Recordar que uno de los mineros rescatados tras meses de encierro, tambi√©n tiene el mismo nombre del ariete que tiene 39 goles a su haber, 11 de ellos en la Liga de Campeones. G√≥mez es un cazagoles de 1,89m con las caracter√≠sticas id√≥neas para culminar el f√ļtbol machac√≥n del Bayern y que acredita un remate cada 20 minutos en el torneo europeo.

A su repertorio como dominador del área ha incorporado el dinamismo que aprendió a la sombra de Klose, el preferido de Louis van Gaal desde que se hizo cargo del conjunto en 2009 hasta 2011, destaca el sitio de deportes Elpais.com

‚ÄúDesde el rescate de los mineros chilenos me acompa√Īa una buena estrella‚ÄĚ, confes√≥ en el portal alem√°n Deutsche Welle.

La lucha de aquellos 33 trabajadores por sobrevivir y salir del agujero que ol√≠a a muerte a 700 metros bajo tierra tambi√©n le azuz√≥ para escaparse de su particular pozo deportivo: ‚ÄúMi lema en la vida es que no hay que darse por vencido. Siempre vale la pena seguir adelante. Eso lo sintieron los mineros con mucho m√°s intensidad que cualquiera de nosotros. El f√ļtbol es una actividad en la que se necesita mucha resistencia, pero esta se necesita en la vida en general‚ÄĚ, dijo.

Sus apariciones fueron espor√°dicas en el curso 2009-2010. No tuvo ninguna relevancia en el camino hasta la final de la Champions, que perdi√≥ en el estadio Bernab√©u ante el Inter de Jos√© Mourinho. Estuvo sin marcar un gol desde el 20 de febrero de 2009 hasta el 10 de octubre de 2010. Ese d√≠a, en el estadio del Hannover, todav√≠a con Van Gaal en el banquillo, G√≥mez sorprendi√≥ con una dedicatoria para celebrar el final de su prolongada sequ√≠a con tres goles: ‚ÄúUn cari√Īoso saludo a Chile‚ÄĚ.

En esos 245 d√≠as tuvo tiempo suficiente para asumir y vivir que un goleador sin gol es un futbolista melanc√≥lico e irritable, un torrente de preguntas internas en la soledad de una mala racha. En esos d√≠as oscuros para su carrera se enganch√≥ por televisi√≥n al drama de los mineros chilenos que estuvieron 69 d√≠as atrapados en el pozo de San Jos√© de Copiap√≥. Le llam√≥ la atenci√≥n que uno de los hombres que luchaban por sobrevivir en esas condiciones extremas se llamara Mario G√≥mez como √©l y que el n√ļmero de los atrapados, 33, fuera el mismo que √©l luce en el Bayern. Tambi√©n sinti√≥ la historia como suya porque en sus ra√≠ces granadinas hay familiares que est√°n relacionados con el trabajo en la miner√≠a.

Mario Gómez comenzó entonces una rehabilitación goleadora que le ha llevado a vivir sus días más felices en el Bayern. Es indiscutible para Jupp Heynckes y en el vestuario es muy respetado por su educación y su buen humor. Incluso incita a envidias sanas y banales como la que dice sentir Schweinsteiger por su atrevida pero elegante manera de vestir y peinarse.

Tendencias Ahora