Notas
Tras negociaciones termina mot√≠n en c√°rcel brasile√Īa sin v√≠ctimas y con 131 rehenes liberados
Publicado por: Agencia AFP
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

El mot√≠n en una prisi√≥n del estado brasile√Īo de Sergipe (noreste) termin√≥ la tarde del lunes, luego de 24 horas de negociaciones y de que los 400 reos alzados liberaron a los 131 rehenes, inform√≥ el gobierno regional.

“Despu√©s de 24 horas de negociaciones, lleg√≥ a su fin la rebeli√≥n” en la c√°rcel Advogado Jacinto Filho de Aracaju, capital de Sergipe, inform√≥ la secretar√≠a de Seguridad P√ļblica del estado en una nota de prensa.

El mot√≠n comenz√≥ en la ma√Īana del domingo durante la hora de visitas. Los presos retuvieron entonces a 131 rehenes: 128 familiares y tres guardias.

Los 400 reos alzados, que quemaron colchones y se hab√≠an hecho con algunas carabinas de la sala de armas, reclamaban por los malos tratos recibidos, seg√ļn denunciaron, por parte de los guardias y por una mejor alimentaci√≥n.

“Buena parte de las exigencias de los rebeldes corresponden al Poder Judicial. Nosotros atendimos todo lo que era posible y razonable y vamos incluso a investigar las denuncias hechas por ellos”, explic√≥ el secretario de Seguridad P√ļblica Jo√£o Eloy a medios de prensa.

Con todo, muchas de las peticiones de los presos -como destituir a la dirección del penal y prescindir de la empresa tercerizada que lo administra- no fueron aceptadas.

Los cinco líderes del movimiento fueron trasladados a otra prisión.

El fin de la protesta comenz√≥ con la liberaci√≥n de algunos rehenes, seguida por la entrega de “dos escopetas calibre 12, dos pistolas ‘taser’ (electrochoque), 25 municiones y dos cargadores. La entrega de las armas fue un paso decisivo hacia el fin pac√≠fico de la rebeli√≥n”, indic√≥ la nota.

Los presos estaban armados tambi√©n con cuchillos. La polic√≠a prepara una requisa en el interior del penal “para encontrar armas y otros objetos”.

Los familiares liberados fueron sometidos a una rigurosa revisi√≥n para evitar que alg√ļn preso tratara de fugarse.

En Brasil, como en todo América Latina, el sistema carcelario sufre una crisis de superpoblación. Las bandas criminales prosperan al imponer sus leyes en penales deteriorados e insalubres por falta de inversión, y cuyas administraciones están contaminadas por la corrupción.

Tendencias Ahora