Notas
¬ŅPor qu√© llueve “repentinamente” en Concepci√≥n?: Acad√©micos explican supuestas anomal√≠as clim√°ticas
Publicado por: Comunicado de Prensa
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Pese a que para muchos penquistas el clima pareciera estar cada d√≠a m√°s extra√Īo, con d√≠as en que se mezclan el sol y fuertes chubascos -lo que incluso ha convertido el clima local en Trending Topic en Twitter- no hay raz√≥n para alarmarse, como lo explican dos docentes de la Universidad de Concepci√≥n.

Juan Inzunza, profesor del departamento de Geof√≠sica (Dgeo), especialista en din√°mica de la atm√≥sfera, se√Īala que ‚Äúesto que encontramos extra√Īo es algo natural. El clima es algo absoluto, total y completamente impredecible y que su comportamiento sea el que ha tenido estos d√≠as, que para nosotros es extra√Īo, es natural‚ÄĚ.

Agrega que si bien es habitual notar diferenciaciones entre las diversas estaciones, no hay que olvidar que durante el verano penquista la lluvia es habitual. Por eso insiste en que lo que hemos visto en estos d√≠as ‚Äúno es para alamarse, no es nada paranormal; as√≠ como no es de extra√Īar que en pleno invierno tengamos algunos d√≠as soleados y con altas temperatura, como ha ocurrido‚ÄĚ.

Respecto de lo que suceder√° en las pr√≥ximas semanas, indic√≥ que ‚Äúpara los pr√≥ximos 10 a 15 d√≠as la situaci√≥n de la atm√≥sfera va a retomar su normalidad. Los eventos de lluvia (recientes) hacen que la atm√≥sfera se refresque, que disminuya la temperatura. Entonces, pasando esto, tendremos unos dos o tres d√≠as con temperaturas m√°s bajas respecto de lo que debi√©ramos tener en verano, pero ya a mediados de la semana y para el pr√≥ximo fin de semana debiera retornar la temperatura de verano‚ÄĚ.

Aldo Montecinos, director del departamento de Geof√≠sica, coincide con el profesor Inzunza en el sentido de que se trata de algo normal. ‚ÄúEl oto√Īo suele tener d√≠as con una mezcla de condiciones meteorol√≥gicas, por ser un periodo de transici√≥n hacia el invierno. En todo caso, no debemos olvidar que adem√°s vivimos en una regi√≥n de transici√≥n entre una zona sur muy lluviosa y una norte m√°s bien semi-√°rida‚ÄĚ.

Tambi√©n, en t√©rminos del futuro clima, preocupa lo que ocurrir√° con La Ni√Īa, que se ha hecho presente desde el segundo semestre del a√Īo pasado. Las recientes lluvias en el altiplano podr√≠an ser sus √ļltimos indicios, pues -seg√ļn explica Montecinos- el evento ya pas√≥ su fase de madurez y comienza a debilitarse.

El catedr√°tico, especialista en variabilidad clim√°tica en el Pac√≠fico Sur Oriental, coment√≥ que los eventos asociados a El Ni√Īo/La Ni√Īa Oscilaci√≥n Sur (ENSO, por su sigla en ingl√©s) se vinculan a las variaciones de temperatura en los tr√≥picos. ‚ÄúLo que hacemos es monitorear las anomal√≠as positivas o negativas de la temperatura superficial del mar en las denominadas Regiones Ni√Īo en el Tr√≥pico‚ÄĚ, se√Īala el doctor Montecinos, quien a√Īade que ‚Äúcuando pasa un umbral sobre el valor medio de la temperatura, que generalmente es de medio grado, existen condiciones que pueden generar un Ni√Īo, y cuando baja medio grado de la media, hay condiciones para el desarrollo de una Ni√Īa‚ÄĚ.

En el evento actual, las anomalías bajo 0.5 grados comenzaron a observarse de manera persistente a fines de agosto, alcanzando su máximo al término de enero, pero en febrero, las anomalías negativas comenzaron a disminuir rápidamente, revirtiendo su condición fría.

Indicadores cl√°sicos de la presencia de La Ni√Īa en nuestro pa√≠s son las lluvias altipl√°nicas en verano y la ausencia de precipitaciones en la zona central. Sin embargo, el doctor Montecinos asegura que el per√≠odo de sequ√≠a que vive el pa√≠s (a pesar de las lluvias en la VIII Regi√≥n) no puede relacionarse al evento, ‚Äúya que empez√≥ a desarrollarse a fines de agosto, lo que quiere decir que durante el invierno hubo una situaci√≥n normal‚ÄĚ.

A su juicio, la sequ√≠a puede deberse a otros motivos, entre los que menciona la influencia de la variabilidad interdecadal en la temperatura. ‚ÄúAs√≠ como hay variaciones entre a√Īos, las hay entre d√©cadas. Estamos en una fase fr√≠a, que tambi√©n suma una condici√≥n tipo La Ni√Īa, en la √ļltima d√©cada‚ÄĚ.

Tal como sucede en la mayor√≠a de los eventos del ENSO, el acad√©mico adelanta que La Ni√Īa debiera desaparecer hacia el oto√Īo, de modo que el sistema entrar√° en per√≠odo neutral o de transici√≥n.

La pregunta que surge, en un contexto de sequ√≠a, es qu√© suceder√° durante la pr√≥xima estaci√≥n. De acuerdo a las predicciones de algunos modelos, el acad√©mico indica que ‚Äúest√°n ocurriendo anomal√≠as positivas de la temperatura superficial del mar en el Pac√≠fico Sur Oriental, cerca de Gal√°pagos, en Ecuador y Per√ļ y si eso sigue as√≠ puede que ocurra un Ni√Īo‚ÄĚ.

Sin embargo, Montecinos aclara que en Chile los pron√≥sticos en torno a los inviernos ‚Äúson siempre dif√≠ciles, justamente porque los per√≠odos de oto√Īo son momentos de transici√≥n. La experiencia indica que a medida que se acerca el invierno la predictibilidad de los modelos es mejor‚ÄĚ.

URL CORTA: http://rbb.cl/2d16
Tendencias Ahora