Notas
Presentan el libro ‘Messi, el chico que siempre llegaba tarde’, de Faccio
Publicado por: Agencia AFP
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Lionel Messi “es un guerrero con mirada infantil”, dijo sobre su compatriota, n√ļmero uno del f√ļtbol mundial, el argentino Leonardo Faccio, autor del libro “Messi, el chico que siempre llegaba tarde”, presentado este jueves en Barcelona, donde reside el autor.

Tras tres a√Īos de seguimiento del prodigio, de entrevistas al jugador, a su familia, a sus amigos y a grandes futbolistas argentinos, Faccio traza un perfil de Messi, aunque “nunca pretend√≠ ser el bi√≥grafo de Messi”, se ataja el autor, que en 2008 fue distinguido con menci√≥n de honor en la categor√≠a texto por la Fundaci√≥n Nuevo Periodismo Iberoamericano, presidida por el colombiano Gabriel Garc√≠a M√°rquez.

“Una estrella de esas dimensiones merece m√°s que la habitual hagiograf√≠a o un panfleto morboso”, destac√≥ en su presentaci√≥n la editorial Debate, del grupo Random House Mondadori. “En la mejor tradici√≥n del periodismo narrativo, el que nace con Gay Talese, Tom Wolfe o Norman Mailer, Faccio ha trazado un fascinante perfil en tres tiempos de un futbolista que con apenas 24 a√Īos ha roto todos los r√©cords y se ha convertido, por merecimiento propio, en el futbolista m√°s famoso del mundo”, a√Īadi√≥.

“Messi habla poco y el desaf√≠o fue no dejar que sus palabras lo limitasen”, explica a la AFP el autor que se inform√≥ “sobre sus intereses fuera del f√ļtbol y hablamos sobre su novia, los amigos, su barrio, las vacaciones, la familia… No me acerqu√© buscando sentencias, sino gestos, reacciones”, puntualiz√≥ el autor.

Faccio recuerda en su libro que Messi “llegar√≠a m√°s lejos que ning√ļn otro futbolista de su edad”: ganar√≠a seis t√≠tulos consecutivos con el FC Barcelona, ser√≠a el m√°ximo goleador de la liga de Campeones, lo elegir√≠an el mejor futbolista del mundo, se consagrar√≠a como el jugador m√°s joven en marcar cien goles en la historia de su club y se convertir√≠a en el ‘crack’ mejor pagado con un contrato anual de diez millones y medio de euros, “unas diez veces m√°s de lo que ganaba (Diego) Maradona cuando jugaba en el Bar√ßa”.

En el libro de 190 p√°ginas, Faccio conversa con Messi y su entorno, desde su padre hasta el carnicero de referencia, con los futbolistas argentinos “Bruja” Ver√≥n, Maradona, Jorge Valdano, pero tambi√©n con su familia en Rosario, con compa√Īeros del Bar√ßa y amigos de la infancia.

Faccio, que admite que cuando acept√≥ el encargo de la editorial “no sab√≠a nada de f√ļtbol y no ten√≠a un inter√©s personal” en Messi, admiti√≥ que la tarea exigi√≥ “much√≠sima paciencia, porque me interesaba ver la normalidad de Messi”.

El prodigio del bal√≥n, del que su maestra dijo que “era un l√≠der que ejerc√≠a en silencio” pero que “todos quer√≠an jugar con √©l”, todos los d√≠as, “despu√©s de las pr√°cticas en el club, come y se va a dormir” la siesta, relat√≥ el autor.

Messi “tiene una misi√≥n de vida y considera distracciones indeseables casi todo lo que pueda apartarlo de su objetivo”, no lee, apenas sale, y “si lo dej√°s, te duerme hasta las diez, once de la ma√Īana, y, adem√°s, duerme la siesta”, revel√≥ quien fuera su compa√Īero de habitaci√≥n por decisi√≥n de Maradona en el √ļltimo mundial de f√ļtbol, “la brujita” Ver√≥n.

“En la rutina de su casa, se acuesta cuando no se le ocurre nada mejor que hacer”, a√Īade Faccio.

En agosto de 2003, a sus 16 a√Īos, Messi –seg√ļn un registro del Bar√ßa– pesaba 62,700 kilos y el d√≠a anterior hab√≠a dormido “diez horas por la noche y una hora de siesta por la tarde… Messi era el futbolista m√°s habilidoso de la cantera del club y al mismo tiempo el m√°s dormil√≥n de toda su categor√≠a”, record√≥ en el libro.

Pero “la frecuencia de movimientos que tiene en la cancha es m√°s alta que la de Maradona”, confi√≥ el preparador f√≠sico personal de Maradona y, en el Mundial de Sud√°frica, de la selecci√≥n argentina. “Llevar la pelota tan pegada al pie exige un ritmo alt√≠simo de pasos. No s√© c√≥mo lo hace”, admiti√≥.

Messi no se pone tenso en el vestuario minutos antes de entrar al terreno de juego, en cambio Valdano recuerda “haber visto a Maradona asustado, pidiendo ayuda a su madre antes de un partido importante”.

“Es un chico sentado en un rinc√≥n. No hace nada. No se venda. Tampoco usa tobilleras. Un partido de los cuartos de final de un mundial lo juega igual que si jugara con los amigos del pueblo de √©l”, confi√≥ Ver√≥n.

URL CORTA: http://rbb.cl/1u4m
Tendencias Ahora