Notas
Marchas anticorrupción emergen en Brasil apoyadas en las redes sociales
Publicado por: Agencia AFP
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Nuevas marchas contra la corrupci√≥n han surgido en Brasil con fuerza y sus organizadores, desvinculados de cualquier tipo de militancia pol√≠tica, se apoyan por primera vez en las redes sociales para convocar a decenas de miles de “indignados” en todo el pa√≠s.

La primera convocatoria coincidi√≥ con la celebraci√≥n de la independencia el 7 de septiembre, cuando se congregaron cerca de 30.000 personas para protestar en Brasilia. La pr√≥xima semana en Rio de Janeiro, otra organizaci√≥n ciudadana espera congregar al mismo n√ļmero en otra gran manifestaci√≥n.

El movimiento Contra la Corrupci√≥n fue creado por Cristiane Maza, una comerciante de 37 a√Īos, y otros cuatro amigos que estaban “hasta la coronilla de esta historia” de corrupci√≥n en el pa√≠s.

Todo comenz√≥ por un ‘post’ en la red social Facebook.

“Yo vi que varias personas estaban ‘posteando’ sobre la corrupci√≥n. Yo lo vi, lo copi√© y lo pegu√© en mi muro. Ah√≠ un amigo hizo lo mismo, otro igual y as√≠… Un d√≠a nos reunimos, nos dimos cuenta que ten√≠amos que hacer algo, hacer alg√ļn tipo de evento y ah√≠ naci√≥” ese movimiento, dijo Maza a la AFP.

La manifestaci√≥n est√° convocada para el 20 de septiembre en la popular plaza de Cinelandia de Rio de Janeiro y su promoci√≥n se hace tambi√©n por Facebook. Hasta ahora, han confirmado su asistencia -a trav√©s de la misma red social- m√°s de 30.000 personas, con lo que “tom√≥ dimensiones que asustan”, confes√≥ Maza.

Los movimientos surgen en medio de continuos esc√°ndalos de corrupci√≥n en la administraci√≥n de la presidenta Dilma Rousseff, que costaron el cargo a cuatro de sus ministros en 100 d√≠as. El √ļltimo de ellos, el de Turismo, Pedro Novais, fue acusado de pagar a empleados dom√©sticos con dinero del Congreso.

Rousseff, que asumi√≥ el poder el 1 de enero, ha asegurado que la ‘faxina’ o limpieza -t√©rmino acu√Īado por la prensa a su lucha anticorrupci√≥n- no tiene l√≠mites, aunque al final pueda costarle alianzas pol√≠ticas.

En siete a√Īos, de 2002 a 2008, la corrupci√≥n cost√≥ a Brasil el equivalente a la econom√≠a de Bolivia, 40.000 millones de reales (23.300 millones de d√≥lares), indic√≥ un reciente estudio de la Fundaci√≥n Getulio Vargas publicado por el diario Folha de Sao Paulo.

Los movimientos ciudadanos consideran que el trabajo hecho por Rousseff contra la corrupci√≥n a√ļn es “insuficiente” y organizan nuevas protestas.

“Creo que Dilma est√° un poco apagada, no veo mucho esfuerzo en el gobierno, tiene que ser creada una ley” anticorrupci√≥n, estim√≥ Walter Magalhaes, uno de los organizadores de la marcha del 7 de septiembre en Brasilia.

Ese día, decenas de miles de jóvenes tomaron las calles de la capital vistiendo camisetas negras, con narices rojas de payaso y los rostros pintados con los colores patrios de Brasil.

El acto record√≥ las espont√°neas y masivas protestas del movimiento estudiantil de los ‘cara pintadas’ de 1992, que contribuyeron a la ca√≠da del presidente Fernando Collor de Mello, acusado de corrupci√≥n.

La convocatoria para la primera manifestación en Brasilia también comenzó en las redes sociales.

“Comenzamos a enviar las invitaciones por Facebook y la gente, ya indignada con lo que estaba pasando, tambi√©n invitaba a sus amigos”, explic√≥ Magalhaes a la AFP.

“Esa manifestaci√≥n fue muy sabrosa, sent√≠ que las personas creen en la pol√≠tica brasile√Īa y que las cosas van a cambiar”, celebr√≥ el estudiante Tiago Lira, de 22 a√Īos, que salt√≥ a la vida p√ļblica con el acto.

Además de la concentración del 20 de septiembre en Rio, ya fue convocada en Brasilia otra para el 12 de octubre, y el 15 de noviembre están previstas nuevas marchas en todo el país.

Los organizadores insisten en que no cuentan con apoyo de ning√ļn partido pol√≠tico y financian los movimientos con su propio dinero. “Nuestro objetivo es presionar al gobierno, no estamos dirigiendo aqu√≠ ning√ļn partido”, zanj√≥ Magalhaes, un empresario de 28 a√Īos.

Fue precisamente el antipartidismo “lo que dio vida al movimiento y eso va a continuar”, concluy√≥ Lira.

Tendencias Ahora