Notas
Una monja de 103 a√Īos saldr√° del convento tras 84 a√Īos para ver al Papa
Publicado por: Agencia AFP
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Hace 84 a√Īos, Sor Teresita entr√≥ en un convento para dedicarse a Dios y desde entonces, su vida ha transcurrido entre las paredes del claustro, del que saldr√° ahora brevemente para ver al Papa con motivo de la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ), que se celebra desde el martes en Madrid.

Sor Teresita, nacida Valeria, lleva toda una vida en el convento de Buenafuente del Sistal, a algo m√°s de un centenar de kil√≥metros al noreste de Madrid, en la provincia de Guadalajara, en el que ingres√≥, a los 19 a√Īos, curiosamente el mismo d√≠a en que naci√≥ Joseph Ratzinger, el Papa Benedicto XVI, el 16 de abril de 1927.

Pero ahora, Sor Teresita, que s√≥lo sali√≥ del convento unos d√≠as durante la Guerra Civil espa√Īola (1936-1939), romper√° su enclaustramiento para ver al Santo Padre, quien durante su estancia en Madrid con motivo de la JMJ recibir√° a varios religiosas el pr√≥ximo viernes.

“Dice que piensa ir todo el camino con los ojos cerrados para que nada la distraiga” durante el recorrido para ver al Papa Benedicto XVI, dijo a la AFP la abadesa del convento, al hablar de la ilusi√≥n de Sor Teresita por ver al Santo Padre, recordando que la religiosa se ha visto algo sorprendida por la notoriedad alcanzada tras ser una de las protagonistas de un libro.

Sor Teresita, que podr√≠a presumir de r√©cord Guinness de enclaustramiento, es una de las monjas de clausura entrevistadas por Jes√ļs Garc√≠a para su libro “¬ŅQu√© hace una chica como t√ļ en un sitio como este?”, en la que repasa su vida y sus sensaciones tras una vida entre los muros del convento.

“¬ŅQui√©n puede estar 84 a√Īos en un convento de clausura sin ser feliz? Claro que soy feliz”, afirma la religiosa en este libro, en el que recuerda que su padre, un labrador, la animaba a ella y a su hermana a hacerse monja, tal vez como una forma de huir de la miseria.

“Mi padre, viendo la vida que llev√°bamos en el campo, ¬°y pensando que las monjas no trabajaban! nos dec√≠a a mi hermana y a m√≠ si no quer√≠amos ser monjas… Y yo, por contentar a m√≠ padre…”, a√Īadi√≥ Sor Teresita.

La religiosa admite que cuando entr√≥ en este convento cisterciense no sab√≠a mucho de las monjas, pero a lo largo de los a√Īos ha sabido ser feliz con su vida: “Cada uno es feliz en su profesi√≥n. La felicidad se siente siguiendo cada uno su vocaci√≥n”.

Tendencias Ahora