Notas
Miles de simpatizantes en Francia para escuchar al Dalai Lama
Publicado por: Agencia AFP
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

M√°s de 7.000 practicantes y simpatizantes siguieron el s√°bado la primera de las tres jornadas de conferencias del Dalai Lama sobre las “Etapas de la meditaci√≥n” y “El arte de la felicidad”, una participaci√≥n r√©cord para un acto de este tipo en el suroeste de Francia.

El jefe espiritual de los tibetanos, de 76 a√Īos, recibido por aplausos, se sent√≥ en un trono alto en el escenario del teatro Zenith antes de escuchar el “sutra del coraz√≥n”, palabras del Buda, salmodiadas por un practicante.

Deseando la bienvenida al Dalai Lama, el presidente de la asociación organizadora Caminos de la sabiduría-Toulouse 2011, François Lecointre, recordó que durante su venida a Toulouse en 1982, fue seguido por 500 participantes, luego por 2.500 en 1993 y por más de 7.000 en la actualidad.

El Dalai Lama comenz√≥ su primera ense√Īanza ante centenares de practicantes sentados frente al escenario y otros miles en las tribunas, afirmando que deb√≠an ser “budistas del siglo XXI, llenos de conocimientos y saberes”, y “conocer lo mejor posible” los textos, pero “conservando un esp√≠ritu abierto”.

“Debemos conservar una parte de escepticismo al escuchar una ense√Īanza, (…), no aceptarla al pie de la letra”, advirti√≥.

El Dalai Lama, que es Premio Nobel de la Paz, habló en inglés y fue traducido en francés por el monje budista Matthieu Ricard.

Su ense√Īanza ser√° sobre las “Etapas de la meditaci√≥n”, un texto de Kamalashila, maestro indio del siglo VIII. Esta obra, seg√ļn el Dalai Lama, es “una de las llaves que hace posible abrir la puerta de todas las otras grandes obras budistas”.

El jefe espiritual, que vino √ļnicamente “a t√≠tulo pastoral” porque entreg√≥ esta semana los poderes temporales a un nuevo primer ministro, Lobsang Sangay, subray√≥ en conferencia de prensa que el pueblo tibetano es el que debe decidir sobre la continuaci√≥n de la instituci√≥n del Dalai Lama, aunque s√≥lo √©l puede “decidir sobre su reencarnaci√≥n”.

Destac√≥ que √©l hab√≠a planteado la cuesti√≥n “claramente” desde 1959, de si “la instituci√≥n del Dalai Lama debe continuar”. “Es el pueblo el que debe decidir”, afirm√≥.

“Actualmente parece que muchas de las personas involucradas en la instituci√≥n del Dalai Lama parecen estar a favor de que la misma perdure”, destac√≥, agregando que esta cuesti√≥n volver√° a plantearse durante una reuni√≥n de responsables budistas “en septiembre”.

En cuanto a “mi reencarnaci√≥n, yo soy el √ļnico que tiene el derecho de decidir, y nadie m√°s”, insisti√≥.

El Dalai Lama tambi√©n abord√≥ el tema de las revoluciones en el mundo √°rabe, al considerar que es “un signo muy claro de que la v√≠a de la democracia y la libertad es la √ļnica posibilidad hacia donde se dirigen todas las poblaciones, porque es la √ļnica forma verdadera de gobernar el pueblo”.

Tendencias Ahora