Notas
Nuevo canciller de Costa Rica insiste en línea confrontativa con Nicaragua
Publicado por: Agencia AFP
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

El nuevo ministro de Relaciones Exteriores de Costa Rica, Jos√© Castillo, descart√≥ aplicar “iniciativas de acercamiento particularmente amistosas” con Nicaragua y, por el contrario, prometi√≥ aplicar una “l√≠nea firme” con su vecino al que acusa de invadir un pu√Īado de hect√°reas.

En una entrevista telef√≥nica concedida desde Washington al diario La Naci√≥n, Castillo –actual embajador de San Jos√© ante la OEA– advirti√≥ que “mientras Nicaragua no le reconozca a Costa Rica la soberan√≠a absoluta de la isla Calero, de mi parte no habr√° iniciativas de acercamiento particularmente amistosas”.

Costa Rica, que aboli√≥ sus fuerzas armadas hace m√°s de 60 a√Īos, y Nicaragua mantienen desde fines de 2010 una agria disputa territorial en torno de una min√ļscula isla fluvial sobre el Caribe.

San Jos√© recurri√≥ a la Corte Internacional de Justicia de La Haya para denunciar lo que calific√≥ como invasi√≥n y “severos da√Īos ambientales” en territorios que se miden en un pu√Īado de hect√°reas. La decisi√≥n del tribunal sobre la soberan√≠a podr√≠a demorar varios a√Īos.

En la entrevista publicada este viernes, Castillo anunci√≥ la prosecuci√≥n de la l√≠nea dura que llev√≥ adelante el saliente canciller Ren√© Castro –en el ojo del hurac√°n por decenas de nombramientos “a dedo” en el servicio exterior– y advirti√≥ que “mi actitud frente a la invasi√≥n nicarag√Ľense no es complaciente”.

Abogado y soci√≥logo, y con 65 a√Īos, Castillo matiz√≥ sin embargo que “ahora el asunto est√° en la Corte de La Haya, ese es el campo de batalla y ah√≠ se est√° dirimiendo el conflicto”.

Costa Rica y Nicaragua comparten una extensa frontera com√ļn que corre desde el Pac√≠fico hasta el Caribe, y que a lo largo de dos siglos ha sido escenario de frecuentes roces y conflictos.

Cifras extraoficiales indican que en Costa Rica (4,5 millones de habitantes) viven unos 600.000 nicarag√ľenses, alrededor de la mitad en condici√≥n de ilegales.

La mayor√≠a de ellos, m√°s all√° de las capacidades personales, se desempe√Īan como mano de obra no calificada, y muchas veces son remunerados por debajo de los m√≠nimos legales.

Desde el inicio del actual conflicto, la presidente Laura Chinchilla, del Partido Liberaci√≥n Nacional (una agrupaci√≥n nominalmente socialdem√≥crata, pero que en sus √ļltimos gobiernos aplic√≥ pol√≠ticas neoliberales) tom√≥ una posici√≥n de firmeza y desplaz√≥ tropas policiales con armamento pesado a la frontera.

Tanto Chinchilla como Ortega, ambos con diferentes problemas en sus frentes internos, lograron mejoras en los sondeos de popularidad con sus posiciones de firmeza en este conflicto.

En enero, el canciller costarricense Castro hab√≠a desatado la pol√©mica al declarar a Radio Netherland que “el ser pacifista est√° en el alma costarricense, pero fuerzas externas nos est√°n obligando a reconsiderar posturas hist√≥ricas”.

Chinchilla desplaz√≥ ahora a Castro –quien fue su jefe de campa√Īa electoral– al ministerio de Ambiente, Energ√≠a y Telecomunicaciones y desde all√≠ tendr√° como misi√≥n “garantizar la defensa, desde el punto de vista ambiental, de la isla Calero”, dijo la jefa de Estado.

Además de Castro, la otra cara del ala dura fue el ex ministro de seguridad, José Maria Tijerino, quien abandonó su cargo hace algunos meses y fue designado embajador en Uruguay.

En febrero, el mismo d√≠a en que la Corte Internacional anunciaba medidas cautelares para mantener a ambos pa√≠ses fuera de la zona de conflicto, Tijerino respond√≠a anunciando el env√≠o de zapadores a la zona en disputa por temor a que militares nicarag√ľenses hayan “sembrado minas”, algo que jam√°s se comprob√≥.

Tijerino también anunció la creación de un cuerpo armado llamado Policía de Fronteras, cuyos primeros 153 efectivos completaron en febrero su entrenamiento que, se informó, incluía operaciones rurales, cartografía, patrullaje de combate, operaciones de alto riesgo y manejo de explosivos.

Tendencias Ahora