Notas
El peso del estreno
Publicado por: Simón Collado
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Antes de la primera columna, una aclaraci√≥n: no soy ‚Äúviuda‚ÄĚ de Bielsa porque, b√°sicamente, me habr√≠a gustado una mayor apertura suya con los medios. Un debate t√°ctico m√°s permanente, no s√≥lo aquel que aparec√≠a en la ‚Äúprevia‚ÄĚ de un partido o en el ‚Äúpost‚ÄĚ del mismo. Desde luego, valoro la disciplina, rigor y rendimiento que le sac√≥ a la ‚ÄúRoja‚ÄĚ y tambi√©n me seduce lo que transmite √©l como ser humano. Pero ‚Äúviuda‚ÄĚ no soy, eso es otra cosa.

Por José Manuel García

Y en cuanto a Borghi, a veces me supera. Cuando critica a los periodistas sin decir con claridad a qui√©n y nos mete a todos en el mismo saco -a los ‚Äúrostros‚ÄĚ y a los an√≥nimos como yo- no me gusta. Al final, termina hablando de todo y me agota (a otros les pasar√° eso con Bielsa…). Pero es Borghi -para los m√°s cercanos¬† el ‚ÄúBichi‚ÄĚ- y est√° en la Selecci√≥n Nacional y mi deseo es que le vaya bien.

Despu√©s del ‚Äúrayado de cancha‚ÄĚ, vamos al partido y dos aspectos que me parecen centrales.

Lo primero es la expectativa. Despu√©s de ver a Argentina y Brasil -y tambi√©n a sus rivales- es obvio que el estreno siempre cuesta. Dos candidatos de siempre fallaron en el debut. Las armas de los adversarios -orden defensivo y car√°cter para sostener el resultado- complicaron a los locales y tambi√©n a los de Mano Menezes. Si bien las distancias en el f√ļtbol se han acortado, era casi impensable esperar que perdieran puntos, sobre todo en el caso del equipo de Batista. Pero la en√©sima omisi√≥n de Messi cuando se trata de jugar por su pa√≠s y la falta de peso como equipo explican el empate (que s√≥lo lleg√≥ a falta de 15 minutos para el final). Y en el caso de Brasil, la pretensi√≥n de llegar hasta el fondo del arco de Vega y los escasos espacios apuraron un g√©lido 0-0 que congel√≥ a Neymar, Robinho y compa√Ī√≠a.

Me pregunto, ¬Ņpodr√° la Roja responder al cartel de favorito?

Claudio Borghi ha sido claro en cuanto a c√≥mo parar√° el equipo: doble ‚Äú5‚ÄĚ con Medel y Vidal, eso para empezar, para regular los tiempos, para soltar al conjunto o replegarse. El damnificado fue Carlos Carmona. El mediocampo se completar√° con Isla -que al nivel actual puede desequilibrar por su banda y juntarse seguido con AS7- y Beausejour, otrora agente de ataque con Bielsa,¬† hoy volante, un externo algo h√≠brido cuya funci√≥n aparece menos definida que con ‚ÄúEl Loco‚ÄĚ.

A la espera de lo que oponga México hay que subrayar otro aspecto también: los aztecas perdieron a 8 jugadores por indisciplina. Luis Fernando Tena lidió entonces con dos problemas: la desazón por la falta de compromiso de los excluidos y, contra el tiempo, con la necesidad de adaptar a los nuevos citados a las funciones que había trabajado con los desafectados. Por lo mismo, habrá que ver, al cabo, cómo funciona el equipo mexicano, un cuadro básicamente sub 22 con algunas incrustaciones y cuya mejor figura es el volante Giovani dos Santos.

El comienzo sugiere expectativas, pero obliga a considerar las presiones. Fallaron argentinos y brasile√Īos, otros ‚Äúcandidatos‚ÄĚ. ¬ŅQu√© pasar√° con Chile, con la generaci√≥n que tiene que ganar la Copa porque si no es ahora, cu√°ndo? (y lo escribo en cursivas porque √©sa parece ser la obligaci√≥n).

¬ŅPodr√° ser?

 

Tendencias Ahora