Notas
EEUU rechaza negociar con WikiLeaks ante inminente publicación de documentos
Publicado por: Solange Garrido
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Estados Unidos rechazó en la noche del sábado cualquier negociación con WikiLeaks respecto a la planeada divulgación de documentos confidenciales de Washington, tras una jornada en que sus funcionarios se pusieron en contacto con países que pueden verse afectados.

“No nos involucraremos en una negociaci√≥n sobre la pr√≥xima divulgaci√≥n o diseminaci√≥n de materiales clasificados de Estados Unidos obtenidos en forma ilegal”, escribi√≥ el asesor legal del departamento de Estado, Harold Koh, al fundador de WikiLeaks Julian Assange y a su abogado.

“Como ustedes saben, si alguno de los materiales que ustedes tienen intenci√≥n de publicar fueron brindados por funcionarios o cualquier intermediario sin la debida autorizaci√≥n, (√©stos) fueron provistos en violaci√≥n de la ley de Estados Unidos y sin considerar las graves consecuencias de esta acci√≥n”, continu√≥ Koh.

“En tanto WikiLeaks no detenga tal material, la violaci√≥n de la ley contin√ļa”, a√Īade.

Por su parte, Assange dijo este domingo en una videoconferencia con periodistas de Jordania que la inminente revelaci√≥n de documentos secretos por parte de su p√°gina web concierne “todos los grandes asuntos”.

“El material que estamos a punto de publicar cubre, b√°sicamente, todos los grandes asuntos de cada pa√≠s del mundo”, dijo Assange a los periodistas jordanos, a los que indic√≥ que hablaba a trav√©s de videoconferencia porque “Jordania no es el mejor sitio para tener a la CIA a tus talones”.

Se ignora el lugar desde el que el habl√≥ Assange, quien indic√≥ que “la pasada semana vimos que Estados Unidos se movilizaba para intentar desactivar el efecto” que podr√≠a tener la publicaci√≥n de “m√°s de 250.000 cables clasificados de embajadas estadounidenses de todo el mundo”.

La inminente publicación por WikiLeaks de esos documentos secretos provoca dolores de cabeza a numerosos gobiernos, mientras Washington multiplicaba este fin de semana contactos con sus socios para amortiguar el impacto.

La secretaria de Estado, Hillary Clinton, descolgó el viernes su teléfono para advertir personalmente a los dirigentes franceses, afganos, emiratíes, británicos y chinos sobre el posible contenido de los documentos confidenciales en poder del sitio de internet.

“En todo el Departamento de Estado, altos funcionarios est√°n en contacto con los pa√≠ses para prevenirlos”, admiti√≥ Philip Crowley, el portavoz de la diplomacia estadounidense.

El empe√Īo en limitar los da√Īos es tanto m√°s aleatorio cuanto que WikiLeaks dispondr√≠a de cerca de tres millones de documentos de todo tipo provenientes de las embajadas de Estados Unidos en el mundo entero: an√°lisis, balances de reuniones con dirigentes extranjeros, notas diversas.

Esos papeles confidenciales están destinados al uso exclusivo del gobierno estadounidense, y el Departamento de Estado advierte desde hace algunos días contra los riesgos de su publicación para el país y sus aliados.

En una entrevista con la cadena de televisi√≥n CNN que se difundir√° este domingo de noche y cuya transcripci√≥n obtuvo la AFP, el jefe del estado mayor conjunto, almirante Michael Mullen, calific√≥ la iniciativa de WikiLeaks de “extremadamente peligrosa”, en particular para la seguridad de los soldados estadounidenses, y llam√≥ a los responsables del sitio a no revelar los documentos.

El prop√≥sito de WikiLeaks, un sitio especializado en la divulgaci√≥n de documentos confidenciales, “es un obst√°culo absoluto para mi funci√≥n, que consiste en discutir en confianza con la gente”, opin√≥ por su parte James Jeffrey, embajador estadounidense en Bagdad.

En Mosc√ļ, el diario Kommersant tambi√©n afirm√≥ que las fugas informativas comportaban apreciaciones “desagradables” que podr√≠an herir a Mosc√ļ.

“La divulgaci√≥n de secretos brit√°nicos siembra el p√°nico”, aseguraba el s√°bado el diario popular Daily Mail en Londres, donde el gobierno del primer ministro James Cameron llam√≥ a los propietarios de medios de prensa a no revelar las implicaciones de las fugas para la seguridad del Reino Unido.

El diario británico The Guardian, el semanario alemán Der Spiegel, The New York Times y el francés Le Monde reprodujeron las precedentes fugas de WikiLeaks.

Seg√ļn una fuente oficial brit√°nica, una parte de los documentos podr√≠a ser objeto de “notas DA”, es decir acuerdos voluntarios por los cuales los medios aceptan no publicar algunas informaciones sensibles sobre operaciones militares y de inteligencia.

Tendencias Ahora