Notas
Cocaína: Una droga mortífera asociada al triunfo social
Publicado por: Denisse Charpentier
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

La enga√Īosa imagen sofisticada de la coca√≠na, basada en los excesos de la cantante Amy Winehouse o la actriz Lindsay Lohan, puede ocultar que esta droga cada vez m√°s mort√≠fera causa estragos en todos los √°mbitos sociales, seg√ļn un informe presentado en noviembre.

Rotorhead en Stock.xchng

Rotorhead en Stock.xchng

Para el director del Observatorio Europeo de las Drogas y las Toxicoman√≠as (OEDT), que public√≥ este informe anual a mediados de noviembre, Wolfgang G√∂tz, “la coca√≠na tiene un problema de imagen: para el com√ļn de los mortales, la droga est√° siempre asociada a la celebridad y al triunfo en sociedad”.

“Esto ya no es verdad, pues desde el a√Īo 2000, a partir de grupos bien integrados socialmente, se ha extendido hacia sectores marginales”, indic√≥.

El informe anual de la OEDT muestra que en Europa la cocaína es la segunda droga ilícita después del cannabis.

Seg√ļn Paul Griffiths, director cient√≠fico de la OEDT, hay en el continente “14 millones de utilizadores desde que se cre√≥ el organismo, 4 millones s√≥lo durante el √ļltimo a√Īo, de los cuales 3 millones de edades entre 15 y 34 a√Īos”, sobre todo en los pa√≠ses de Europa Occidental.

Por primera vez, la OEDT dispone de cifras sobre mortalidad vinculada a la coca√≠na: en 2008, unas mil muertes vinculadas a esta droga fueron se√Īaladas en 15 pa√≠ses, “pero est√°n subevaluadas”, insisti√≥ Griffiths.

El pa√≠s donde m√°s se consume coca√≠na es Espa√Īa, donde tambi√©n se ha registrado un “aumento notable” de muertes entre 2002 y 2007. En el Reino Unido, el n√ļmero de fallecimientos relacionados con esta droga se duplic√≥ entre 2003 y 2008.

“No olvidemos que la coca√≠na es la primera causa de muertes por drogas il√≠citas en Estados Unidos, por delante de la hero√≠na”, agreg√≥ William Lowenstein, director de una cl√≠nica especializada en la adicci√≥n de los alrededores de Par√≠s.

“Se investiga poco sobre la posible incidencia de la coca√≠na en casos de accidentes vasculares cerebrales (AVC), crisis de epilepsia, alteraciones del ritmo cardiaco, infartos del miocardio e insuficiencias renales agudas. Y por supuesto en las autopsias”, cuando esas patolog√≠as son mortales, precis√≥ el doctor Lowenstein.

Seg√ļn la literatura cient√≠fica estudiada por la OEDT, “la mayor√≠a de las muertes (relacionadas con la toxicoman√≠a) son causadas por AVC o accidentes cardiovasculares” y “tales decesos no dependen de la dosis y pueden ocurrir en personas que consumen la droga ocasionalmente o en peque√Īas dosis”.

Por otra parte, preocupa al Observatorio la diversificaci√≥n de los elementos destinados a “cortar” que se a√Īaden a la coca√≠na en polvo.

Adem√°s de las sustancias llamadas “inertes” como el az√ļcar o el almid√≥n, se utilizan numerosos adulterantes activos como los analg√©sicos (paracetamol), los anest√©sicos locales y los antihistam√≠nicos.

A esta larga lista se agregan “la levamisola, un antipar√°sitos muy utilizado en la ganader√≠a bovina de Am√©rica latina” (regi√≥n de producci√≥n de la coca√≠na) cuya utilizaci√≥n prolongada y a fuerte dosis puede provocar efectos secundarios inquietantes; y “la fenacetina, un analg√©sico t√≥xico para los ri√Īones, disponible a trav√©s de internet”, precis√≥ Paul Griffiths.

Por √ļltimo, insiste William Lowenstein, “en el 95% de las casos, el s√≥lo uso de la coca√≠na es casi imposible pues produce un tal grado de excitaci√≥n que hay que atenuarla para ‘bajarse’ o simplemente poder dormir mediante alcohol, cannabis, opi√°ceos o somn√≠feros”.

Es urgente entonces “difundir los mensajes esenciales: es una droga que puede provocar dependencia y que puede matar, y adaptar las estructuras de atenci√≥n muy centradas hacia los opi√°ceos”, concluy√≥ el doctor Lowenstein.

Tendencias Ahora