Notas
Polémica en EEUU luego que un perro héroe de guerra afgano fuera eutanasiado por error
Publicado por: Christian Leal
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas
Rufus junto a Target, a la derecha, perros héroes de Afganistán | NYT

Rufus junto a Target, a la derecha, perros héroes de Afganistán | NYT

Mientras en nuestro pa√≠s se debate la conveniencia o no de terminar con la vida de miles de perros abandonados en las calles, otros pa√≠ses se cuestionan lo mismo pero desde la vereda del frente. Es lo que sucede en EEUU, donde un firme debate sobre el sacrificio de animales en los refugios comenz√≥ tras conocerse la matanza accidental de un perro “h√©roe” de guerra afgano.

El caso se remonta a febrero de este a√Īo, cuando un atacante suicida talib√°n intent√≥ explotar una bomba dentro de un cuartel de la milicia estadounidense en la localidad de Dand Aw Patan en Afganist√°n.

Pero el hombre no pudo cumplir su cometido gracias a 3 perros callejeros, los que -entre ladridos y mordiscos- hicieron huír al atacante hasta la puerta del recinto, donde hizo estallar los explosivos sin poder matar a ninguna persona.

Uno de los perros murió a causa de las heridas, sin embargo los otros -Rufus y Target- sobrevivieron y fueron llevados a Estados Unidos para ser adoptados por familias militares que les entregaran cuidados.

Target se convirti√≥ en toda una estrella, siendo invitado a show de televisi√≥n tan populares como el de Oprah Winfrey, ganando un premio al “perro del a√Īo”, e incluso teniendo su propio espacio en Facebook donde celebrar su valent√≠a.

Sin embargo y seg√ļn narra el New York Times, la poca costumbre al encierro llev√≥ a Target a escapar de su hogar en San Tan Valley, Arizona, tras lo cual fue capturado y trasladado a la perrera municipal de Florence, como cualquier otro perro callejero en su situaci√≥n.

Target | Facebook

Target | Facebook

Su foto fue publicada en el sitio web del refugio en la esperanza de que sus due√Īos lo reconocieran. Y precisamente eso sucedi√≥: el sargento Terry Young, quien presenci√≥ la valent√≠a de Target en Afganist√°n y se hizo cargo de √©l posteriormente en Estados Unidos, pag√≥ a trav√©s de Internet la tarifa por recuperarlo y convino pasar a recogerlo el lunes.

Por desgracia, una empleada del recinto se equivoc√≥ y practic√≥ de todas formas la eutanasia al animal mediante una inyecci√≥n, procedimiento descrito en el refugio como “poner a dormir” (PTS, por sus siglas en ingl√©s).

“Mi hijo de 4 a√Īos me sigue diciendo, `Pap√°, trae de regeso a Target. Pap√°, qu√≠tale el veneno’. Obviamente al comienzo sent√≠ una rabia y un horror extremos. Ahora que ya han pasado algunos d√≠as, la rabia fue reemplazada por el dolor”, explic√≥ el Sargento al matutino.

Tras recibir una lluvia de cr√≠ticas, el municipio de Florence decidi√≥ suspender de sus labores a la empleada que cometi√≥ la falta mientras dura una investigaci√≥n interna. “Me afect√≥ en el alma”, solidariz√≥ la directora de control animal de la ciudad, Ruth Stalter. “Se trata de algo inaceptable. Ninguna familia deber√≠a ser privada de sus compa√Īeros porque alguien no sigui√≥ los procedimientos establecidos”.

M√°s a√ļn, la entidad devolvi√≥ la suma pagada al sargento Young y ofreci√≥ costear cualquier otro gasto derivado, as√≠ como ofrecerle consejer√≠a profesional. “No vamos a ocultar el tema. Metimos la pata y estamos asumiendo ese hecho”, afirm√≥ la vocera del municipio, Heather Murphy.

Pero la situaci√≥n fue suficiente para abrir un fiero debate en torno la conveniencia o no de tomar una medida irreparable como el sacrificio de los animales que son hallados vagando en las calles. De hecho, el No Kill Advocacy Center tom√≥ el caso de Target para dar m√°s auge a su campa√Īa pidiendo el fin de las matanzas que cada a√Īo afectan a miles de perros y gatos en EEUU.

En tanto, un ex empleado del refugio, Jason Melroy, se√Īal√≥ que no era la primera vez que se comet√≠an errores en el sacrificio de animales con due√Īos leg√≠timos.

“Dec√≠an, ‘Ah, no te preocupes, los errores suceden’, y segu√≠amos adelante. Un vez sed√© un perro que no se supon√≠a que deb√≠eramos matar. Gracias a Dios otro oficial se percat√≥ de ello”.

Por su parte, Heather Murphy defendi√≥ a los empleados del refugio se√Īalando que todos se encontraban muy afectados por la situaci√≥n y explic√≥ que se trataba de un trabajo muy dif√≠cil.

“Ellos adoran cuando alguien adopta un animal o cuando uno es regresado con su due√Īo. Esta es la mejor parte del trabajo, sin embargo tambi√©n tenemos tragos muy amargos. Hace poco tuvimos que recoger 154 gatos de un contenedor donde los hab√≠an dejado sin agua. Ese tipo de trabajos no se agradecen ni siquiera en los d√≠as buenos”, sentenci√≥.

Tendencias Ahora