Notas
Al Qaida en Península Arábica muestra su capacidad con sus paquetes bomba
Publicado por: Gabriela Ulloa
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Al enviar paquetes bomba desde Yemen a Estados Unidos, Al Qaida en la Península Arábica (AQPA) ha demostrado grandes facultades de innovación y de adaptación frente a las medidas de seguridad internacionales, estiman los expertos.

Dotada de militantes fogueados, resueltos y buenos artificieros, AQPA ha mostrado el peligro que representa, su determinación de atacar a Estados Unidos y su capacidad para lograr sus fines.

“Una vez m√°s han demostrado que tienen un muy buen nivel t√©cnico”, estim√≥ el investigador franc√©s Dominique Thomas, especialista del AQPA en la Escuela de Altos Estudios en Ciencias Sociales (EHESS) de Par√≠s.

“Ya hab√≠an infiltrado la seguridad saud√≠ para organizar el fallido atentado contra el pr√≠ncipe Ben Abdel Aziz (viceministro saud√≠ del Interior), y hab√≠an mostrado con el nigeriano en el avi√≥n del 25 de diciembre que pod√≠an pasar a trav√©s de los filtros de seguridad y subir con una bomba a bordo de un avi√≥n de l√≠nea. Con esto prueban que saben detectar las debilidades del sistema y aprovecharlas”, agreg√≥.

Esta manera de innovar en los modos operacionales, de tratar de tener siempre un grado de ventaja sobre los servicios secretos y de seguridad, hace del AQPA una de las sucursales más peligrosas de Al Qaida, estimó el ex juez antiterrorista francés Jean-Louis Bruguière.

“Son muy reactivos, oportunistas y reaccionan muy r√°pido. Localizan las debilidades del enemigo y las utilizan”, coment√≥ el ex magistrado.

En este caso, “descubrieron que el flete a√©reo, y sobre todo el correo, no tienen los mismos niveles de seguridad que el transporte de pasajeros”, agreg√≥.

Esta situación es tanto más aguda en cuanto que disponen de la pentrita, un potente explosivo casi imposible de detectar. Escondiéndolo en la ropa interior de un suicida o, como fue el caso la semana pasada, en cartuchos de impresora, puede pasar casi sin problemas a través de los sistemas actuales de detección.

Washington ha identificado como presunto artificiero a un saud√≠ de 28 a√Īos instalado en Yemen, Ibrahim Hasan al Hasiri.

Pero seg√ļn Dominique Thomas, “al interior de AQPA son varios los que tienen este nivel de competencia. No les faltan ni los especialista en explosivos ni los militantes fogueados, algunos de los cuales comenzaron en Afganist√°n en los a√Īos 1990″.

AQPA cuenta tambi√©n en sus filas a algunos miembros que conocen bien el Occidente, lo que los hace a√ļn m√°s peligrosos, agreg√≥ Theodore Karasik, director de investigaciones del Instituto de an√°lisis militar para el Medio Oriente y los pa√≠ses del Golfo (INEGMA), con sede en Dub√°i.

“Entre ellos hay gente que ha vivido o estudiado en Occidente: comprenden la mentalidad occidental, saben c√≥mo funciona el sistema y c√≥mo eludir las medidas de seguridad”, dijo.

“Estos paquetes bomba eran algo de bajo nivel, barato. Si bien fracas√≥, el efecto que produjo fue significativo”, agreg√≥.

Al reivindicar estas tentativas, AQPA prometi√≥ “si Al√° lo quiere”, “continuar golpeando los intereses estadounidenses y los intereses de los aliados de Estados Unidos” y llam√≥ al env√≠o de otros paquetes bomba “para ampliar el radio de acci√≥n incluyendo aviones de l√≠nea como de transporte”.

“Van a continuar”, afirm√≥ Dominique Thomas. “Su objetivo sigue siendo golpear a Estados Unidos, esperar una reacci√≥n excesiva de Washington, y hacer todo para llevarlos a un atolladero yemen√≠”.

Tendencias Ahora