Notas
Fisco y Autopista del Sol deben pagar $115 millones a familia que sufrió accidente
Publicado por: Denisse Charpentier
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

La Cuarta Sala de la Corte de Apelaciones de Santiago condenó a una empresa concesionaria de autopistas y al Fisco a pagar una indemnización de $ 115.000.000 a una familia que sufrió un accidente automovilístico por el ingreso de caballos a la vía.

En votaci√≥n un√°nime, los ministros Patricio Villarroel, Pilar Aguayo y el abogado integrante Enrique P√©rez, dejaron a firme la sentencia del Segundo Juzgado Civil de Santiago que conden√≥ al Estado de Chile y la concesionaria Autopista del Sol S.A. a pagar $ 80.000.000 (ochenta millones de pesos) a Julio G√≥mez Z√ļ√Īiga, $ 20.000.000 (veinte millones de pesos) a Margarita Vald√©s Ponce, y $ 15.000.000 (quince millones de pesos) a Margarita G√≥mez Vald√©s.

Los hechos se remontan al 11 de octubre de 2004, cuando el matrimonio y su hija transitaban por la Autopista del Sol, y a la altura del kilómetro 80 de la vía entre Santiago y San Antonio, sorpresivamente ingresaron a la vía tres caballos, uno de los cuales fue embestido por el automóvil.

La decisión del tribunal de segunda instancia determinó que la empresa es responsable por la falta de mantención de cercos que impida el ingreso de animales a la vía, mientras que el Fisco faltó a su deber de cuidado al no realizar las inspecciones respectivas del contrato.

“Que no es posible aceptar la excepci√≥n de haber empleado la debida diligencia y cuidado mediante el simple env√≠o, a la concesionaria, por parte del Ministerio de Obras P√ļblicas, de un informe donde se le ordena la reparaci√≥n de cercos, ya que tal actuaci√≥n no exime de responsabilidad; toda vez que no constituye un actuar diligente la mera remisi√≥n de observaciones, sino que la real y efectiva comprobaci√≥n posterior de que tales observaciones o reparaciones de que se trate, han sido efectivamente realizadas. No constituye un actuar diligente el mero representar, sino que se deber√° verificar el cumplimiento de lo ordenado, y si fuere necesario, en caso de incumplimiento, aplicar las multas a que est√° facultado el ente fiscal, lo cual no ocurri√≥ en la especie, con lo que se demuestra la falta de cuidado y por ende la responsabilidad por omisi√≥n del Fisco de Chile”, dice el fallo respecto de la responsabilidad del Estado de Chile.

En cuanto al compromiso de la concesionaria, el fallo sostiene: “Que no corresponde a las v√≠ctimas del perjuicio el probar la causa por la cual ingresaron los animales a la autopista, ni el lugar por donde lo hicieron, lo que en definitiva podr√≠a resultar irrelevante; toda vez que estas res mobile nunca debieron estar en dicho lugar; y si as√≠ ocurri√≥, con las lamentables consecuencias producidas, se debi√≥ al incumplimiento de la obligaci√≥n de la concesionaria de mantener en buen estado la ruta, obligaci√≥n que emana del contrato de concesi√≥n no discutido por las partes; y del ente encargado de vigilar dicho cumplimiento cual es el Ministerio de Obras P√ļblicas ya referido. Es obligaci√≥n de la concesionaria el mantener la ruta en adecuado estado, para as√≠ permitir la fluida circulaci√≥n de los veh√≠culos motorizados que por all√≠ transitan, sin obst√°culos que impidan o dificulten tal desplazamiento, lo que naturalmente no se cumple con la presencia de caballares en la ruta, cual ha ocurrido en este caso”.

El veredicto agrega que “colinda con lo absurdo la afirmaci√≥n de la concesionaria demandada en cuanto a que no es due√Īa ni tiene a su cuidado animal alguno, puesto que su responsabilidad no emana del dominio de los animales sino de no haber tenido el cuidado debido para impedir el ingreso de los mismos. De igual forma no es aceptable el que le resulte imposible prevenir en cada kil√≥metro la presencia de cercos rotos o da√Īados, en circunstancias que en virtud del contrato de concesi√≥n es que tiene el derecho a cobrar a los usuarios una tarifa por cada kil√≥metro transitado. Existiendo por ende el derecho a cobrar tal tarifa por cada distancia usada, kil√≥metro o metro de camino de que se trate, es equivalente la obligaci√≥n de mantener en correcto estado similar distancia, conclusi√≥n propia de todo contrato bilateral, aquellos en que seg√ļn lo dispone el art√≠culo 1.439 del C√≥digo Civil las partes se obligan rec√≠procamente”.

Tendencias Ahora