Notas
Distribución, color y temperatura de la sala de clases incide en el rendimiento de los alumnos
Publicado por: Denisse Charpentier
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

“Atr√°s deber√≠an quedar las cl√°sicas salas de clases cuadradas, con 30 alumnos mirando hacia un pizarr√≥n”, sostuvo el jefe de la divisi√≥n de Educaci√≥n del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), Marcelo Cabrol, quien -junto con expertos del Ministerio de Educaci√≥n y del resto de los pa√≠ses de la regi√≥n- particip√≥ en el seminario sobre Avances en la Infraestructura Escolar en Am√©rica Latina y el Caribe realizado en Santiago.

Tiffany Szerpicki en Stock.xchng

Tiffany Szerpicki en Stock.xchng

Un estudio del BID (Duarte, Gargiulo y Moreno, 2010) sugiere que la infraestructura de las escuelas puede influir de manera significativa en el aprendizaje de los alumnos.

De esta manera, un alumno de tercero b√°sico de una escuela urbana promedio en Latinoam√©rica tiene un nivel de 2 en la prueba del Segundo Estudio Regional Comparativo y Explicativo (Serce), esto implica que puede leer, pero no comprender. Si a ese mismo ni√Īo se le dispone de biblioteca, sala de computaci√≥n y sala de artes y ciencias, el promedio aumenta a 3, lo que le significa que no s√≥lo puede comprender lo que lee, sino adem√°s es capaz de integrar informaci√≥n.

Por ello es que los temas del seminario se centraron en c√≥mo alcanzar una reestructuraci√≥n de los establecimientos educacionales en la regi√≥n. “Los alumnos deben comenzar a trabajar en espacios multidisciplinarios, donde puedan hacerlo en forma individual y grupal para que los profesores atiendan las necesidades de los alumnos diferenciadamente”, explic√≥ Marcelo Cabrol.

En cuanto a la sala de clases, la tendencia m√°s fuerte apunta a que tengan forma de “L” y que se divida en tres sectores. “La parte m√°s amplia deber√≠a destinarse para aprender de la manera convencional, la esquina para que los alumnos tengan un sector donde experimentar, y la parte m√°s corta para trabajar en grupos”, precisa el especialista del BID.

Incluso agrega que esto puede lograrse sin necesidad de reconstruir, sino que en algunos casos basta con recrear esta distribución a través de la ubicación de los muebles.

Entre los otros factores que influyen en el aprendizaje está la temperatura. La conclusión es que ésta debe oscilar entre los 21 y 23 grados, por lo que es ideal que los establecimientos cuenten con aire acondicionado.

El color de las paredes tampoco debería quedar al azar. En el seminario se mencionó que lo más adecuado es la combinación del azul, que aumenta el bienestar, y el rojo, que fomenta la creatividad.

Tendencias Ahora