La segunda máquina perforadora para el rescate de los 33 mineros atrapados el Yacimiento San José desde el 5 de agosto, conocida como Plan B, realizó este miércoles una nueva detención programada de 14 horas, tras alcanzar los 268 metros de profundidad, informó el ingeniero responsable.

“Esta máquina entra en un proceso de sacado de barras y cambio de martillo (pieza que hace la perforación) y va a estar detenida las próximas 14 horas. Cambiaremos las barras, sacaremos el martillo y seguiremos avanzando en la perforación”, dijo a la prensa el ingeniero a cargo de las perforaciones André Sougarret.

La máquina T-130 alcanzó el miércoles los 268 metros de profundidad, de un total de 630 en una primera etapa de perforación.

El Plan B consiste en ensanchar un pequeño ducto ya construido -de 12 centímetros a 30 centímetros-, para luego volver a horadar hasta alcanzar los 70 centímetros de diámetro.

En tanto, el denominado Plan A, a cargo de la perforadora Strata 950, llegó el miércoles a los 141 metros de perforación sobre un total de 702 metros.

Esta máquina debe perforar un ducto de unos 30 centímetros de diámetro, que una vez que alcance el metraje total de profundidad deberá ser ensanchado hasta los 66 centímetros de diámetro.

Ya sea por el ducto del Plan A o del Plan B, la idea es que los mineros sean extraídos uno a uno desde las profundidades, montados en una jaula en cuyo diseño ya se trabaja.

Desde el inicio de sus operaciones, las máquinas han sufrido otras detenciones programadas.

Además se esperaba la llegada en las próximas horas del llamado Plan C, una sonda petrolera -operada por la empresa canadiense Precision Drilling- tiene capacidad para perforar hasta 2.000 metros de profundidad, explica un documento del gobierno al que accedió la AFP.

La máquina posee cabezal en forma de tricono, por lo que necesita perforar una sola vez, aunque es más lenta.