Una Constitución para Chile

Volver al home      |      Notas      |      Video      |      Entrevistas      |      Opinión
Agencia UNO

Lista del Pueblo analiza renombrar a su grupo de convencionales pensando en elecciones de noviembre

Viernes 06 agosto de 2021 | 16:50
VISITAS

El cambio de denominación sería parte de una serie de puntos que instalarán a través de una declaración pública en la que aún están en proceso de redactar, y sería emitida dentro de esta y la próxima semana. Sin embargo, este cambio de signo aún no logra consensos entre todos los constituyentes del colectivo, y sigue en proceso de debate. Otras definiciones de este documento serían en pos de diferenciar el trabajo dentro de la Convención y el hecho fuera de ella por La Lista, el que estaría centrado hoy en las elecciones que se avecinan a fin de año.

El grupo de constituyentes de La Lista del Pueblo mira hacia el futuro. Mientras que la orgánica del colectivo que está “fuera de la convención” se encuentra trazando líneas de cara a las elecciones parlamentarias de noviembre, sus constituyentes piensan en tomar decisiones respecto cómo se posicionarán durante los próximos meses dentro del nuevo órgano que redactará una propuesta de carta magna para el país.

Así lo confirma la convencional por el distrito 7, Camila Zárate, que cuenta que han tenido conversaciones en torno a “guardar este espacio y enfocarnos” en el trabajo dentro de la Convención, considerando que la orgánica de La Lista está compitiendo en las elecciones parlamentarias.

Y extendió la egresada de derecho de la Universidad de Chile que, si bien no puede adelantar nada y que “todo va a ser conversado y se va a determinar públicamente”, están analizando como grupo “la posibilidad de generar una diferenciación respecto de esto, sobre todo considerando que cada vez el tema está haciendo más candente, y que frecuentemente nos están preguntando qué opinamos o no respecto de La Lista del Pueblo”.

Según fuentes en la interna, el colectivo estaría trabajando en una declaración donde definirán algunas bases para el trabajo a futuro. Una de ellas es un posible cambio de nombre al grupo de convencionales: comentan que alrededor de una decena habría adherido a llamarse en adelante “Constituyentes por el Pueblo”. En tanto, también suena otra idea: “Independientes por el Pueblo”.

Sin embargo, nada de esto es consenso aún y está por definirse dentro de una reunión que mantendrán como grupo durante esta o la próxima semana, que no se ha concretado por falta de tiempo.

Consultada al respecto, la convencional Loreto Vallejos (D15) señala que no sabe aún si hay acuerdo respecto a un cambio de nombre, “pero sí lo están hablando algunos. Pero no hay acuerdo aún, se habla”.

Por su parte, el abogado Manuel Woldarsky (D10) advierte que la posible declaración que emitirían respecto al tema es “un comentario, no estoy en posición de afirmarlo porque no me corresponde. Las conversaciones que tenga La Lista son conversaciones internas”.

No obstante, extiende el activista que “el foco de nuestro trabajo y la decisión que tomamos como grupo es abocarnos estrictamente al trabajo constituyente, no hacer trabajo electoral. Independiente de las decisiones que tome La Lista del Pueblo desde lo electoral, insisto, para empujar a que independientes formen parte de los órganos del poder el Estado, es algo que yo creo necesario. Indispensable”.

Territorios y mandatos

Esta definición que prepara La Lista del Pueblo llega en semanas de fuertes cambios: hace unos días Rossana Loreto Vidal (D20) abandonó La Lista del Pueblo acusando falta de disposición al diálogo. Así también Elisa Giustinianovich (D28) quien arguyó que tiene bases territoriales a las que responder.

Sobre estos cambios, Vallejos explica que “Elisa entró al final a La Lista del Pueblo, ella venía de su movimiento originalmente y La Lista los apoyó, pero en buena onda. Pero que haya participado de las asambleas y eso, no. De hecho trabajamos con la Elisa y le tengo un montón de cariño”. Y suma: “Esto no es un quiebre, sino que es como decantar y decir dónde se va a situar para trabajar. Pero defendemos las mismas ideas y estamos todos conectados”.

En esa línea, algunos convencionales de La Lista aseguran en conversaciones de pasillo que existen algunas diferencias en cuanto a símbolos entre los que viven en Santiago y los que vienen de otras regiones, y que el Estallido social se vivió de forma muy distinta en los diversos territorios.

Al respecto, Woldarsky cree que esta “es una opinión generalizada. Es un comentario que he escuchado en varias ocasiones, y que de cierta manera comparto. No estoy en posición de decir si es correcto o incorrecto, porque mi trinchera es bien reducida también: yo vivo y trabajo en Santiago, y soy constituyente por el distrito en el que está la comuna de Santiago. Este es mi territorio”.

Sin desmedro de lo anterior, instala el defensor de los derechos humanos que “más allá de lo incendiario o incendiarias que puedan ser los comentarios que pueda hacer cualquier integrante de La Lista del Pueblo, mi misión, vocación y motivación es que no sea la única que sea considerada, sino que se vea que hay un grupo de ciudadanos que creyeron en estos principios”, y que la agrupación “está proponiéndole al país creer en las personas, para que luego como personas podamos reidentificarnos y resignificar los conglomerados que terminen posteriormente formándose o no en partidos políticos”.

Candidaturas y declaraciones

Durante las últimas semanas La Lista del Pueblo ha lanzado varias precandidaturas para competir en las elecciones parlamentarias de noviembre.

Referente a eso, Zárate subraya que no compartió el hecho de que la agrupación participara en estos comicios, sin perjuicio de que existen otras posturas también: “Yo personalmente me considero totalmente ajena de lo que está ocurriendo respecto a la disputa del poder constituido, a todas las elecciones de cargos de todos los otros poderes, menos el poder constituyente. No estoy de acuerdo con eso. Pero aún así, dentro de los convencionales ha habido otras posturas”.

Por otro lado, las diferencias con lo que se comunica desde la orgánica fuera de la Convención también genera diferencias. Uno de los fundadores de La Lista del Pueblo, Rafael Montecinos, justificó el pasado viernes 30 de julio la agresión que sufrió el candidato presidencial por Apruebo Dignidad, Gabriel Boric, en el penal Santiago 1: “Lo que nosotros creemos que quiso hacer Boric, es ir sacar provecho de esta instancia de presos políticos de la revuelta”.

Y extendió en esa ocasión el precandidato a diputado: “Hoy día quiso prácticamente ir a reírse de los presos políticos. Así que todo lo que le pasó es consecuencia solamente de sus actos”.

Asimismo, horas antes de la agresión, la cuenta de Instagram de La Lista publicó una imagen que incitaba a la violencia, precisamente en contra del diputado de Convergencia Social.

En relación a estos hechos, Vallejos se muestra crítica: “Yo no estoy de acuerdo en cómo comunicacionalmente se ha manejado la lista. Te lo puedo decir súper honestamente y no tengo ningún problema en decirlo. No estoy de acuerdo con la forma. De hecho, pedimos que la publicación de Boric la bajaran”.

Y sobre la vocería de Montecinos, la profesora de historia declara: “Montecinos no es vocero nuestro de la Convención. Es de la orgánica de La Lista de afuera. No tenemos vocero acá adentro. Nunca lo hemos decidido. Ha sido más libre. Respetamos mucho la autonomía de cada convencional”.

Lo mismo manifiesta Zárate: “Yo estoy totalmente en desacuerdo frente a esos dichos, y con cualquier persona que quiera hacer declaraciones en torno a justificar cualquier tipo de amedrentamiento”. Y sobre las palabras del que se ha indicado como vocero, que “él es una de las personas fundadoras de La Lista del Pueblo, y como te digo, yo estoy diferenciada de ese espacio en el último tiempo. No tengo conocimiento de si él ha sido ratificado como vocero o no en las asambleas actuales”.

Así, con estas definiciones en las que están trabajando, finaliza Woldarsky, se haría una diferencia importante respecto a lo circunstancial de la carrera electoral y “el trabajo constituyente”: “El trabajo electoral busca invitar a las personas a la reflexión respecto de los próximos comicios. El trabajo constituyente es una iniciativa nueva, la más difícil que ha tenido ningún ciudadano de la república antes. Escapa a lo circunstancial y va al ribete trascendental. Nosotros no estamos pensando ni en dos años para los CORE, ni en cuatro para los parlamentarios, o los presidenciales, o en ocho para los senadores. Yo por lo menos estoy pensando entre 50 y 80 años. Y para poder proponer eso, necesito llevarme bien con todos. Con las izquierdas y con las derechas”.

Tendencias Ahora