Una Constitución para Chile

Volver al home      |      Notas      |      Video      |      Entrevistas      |      Opinión
Gianluca Parrini | RBB

María Trinidad Castillo, convencional independiente: "Ahora formo parte del Colectivo Socialista"

Por José Muñoz

La información es de Gianluca Parrini C.
Publicado por José Muñoz
La información es de Gianluca Parrini C.
Sábado 17 julio de 2021 | 06:00
VISITAS

A semanas de iniciada la Convención Constitucional, se las ha arreglado para mantener un perfil bajo, lejos de entrevistas: “Yo vine acá a hacer la pega”, asevera. Dueña de una larga carrera académica, la profesora de Estado en Biología y Ciencias se convirtió en convencional tras ser elegida en el distrito 5 por cupo independiente. En esta entrevista revela que ya forma parte del Colectivo Socialista, que agrupa a independientes y militantes pro PS: “Han sido respetuosos y me han dado libertad”. Sin embargo, afirma que mantiene su independencia. Esta es la historia de la docente de El Palqui que llegó a la constituyente a relevar las ciencias en la posible nueva constitución. “¿Qué mejor que escribir el mejor libro, el más importante?”, sentencia.

— Usted no ha aparecido tanto en medios. No ha dado muchas entrevistas.

— “No me gustan. Yo no vine acá a darme a conocer, ni a publicarme. Yo vine acá a trabajar, a hacer mi pega. Lo que tengo que hacer”.

Sentada en un escaño en el jardín exterior del exCongreso, María Trinidad Castillo, convencional independiente oriunda de Monte Patria, 65 años, empieza a recordar su vida, una llena de trabajo, academia y ciencias.

Acaba de volver de un almuerzo con el Colectivo Socialista, y da esta entrevista aprovechando un pequeño horario de break en medio de las sesiones de la Convención Constituyente. Se integró, hace días, oficialmente a esa agrupación, y afirma que “ya es una más”.

Así, con la adición de Castillo, las filas del Colectivo Socialista se engruesan, contando 16 convencionales, entre militantes e independientes pro PS.

Sin embargo, Castillo explica: “A pesar de que no salí con apoyo de ningún partido, soy independiente cien por ciento. Entonces también quiero seguir representando a esas personas que en el fondo pusieron los votos para estar acá. Que confían en mí”.

Asimismo, comenta que en el Colectivo le han otorgado total independencia a la hora de tomar decisiones: “Han sido un grupo de personas muy respetuosas, mediadoras, porque ellos pueden dictaminar: ‘oye, vamos a votar esta propuesta, pero estás en libertad. Si quieres votar por otra propuesta, estás en tu derecho’. Y eso es bueno”

De El Palqui a la Convención

María Trinidad Castillo cuenta que nació en la localidad de El Palqui, perteneciente a la comuna de Monte Patria, Región de Coquimbo. Su madre llegó allí a ejercer como profesora, “y de ahí nunca más se fue. Conoció a mi papi, y bueno, nos quedamos ahí todos”.

Luego, se fue interesando en la biología, “especialmente en la naturaleza, la vida y los seres vivos”. Se tituló como profesora de Estado en Biología y Ciencias de la Universidad de Chile, sede La Serena. “En la biología todo calza, es un tema muy apasionante ver cómo nosotros nos formamos. Cómo de algo tan pequeño, ¿verdad?, llegara a crear un ser, cualquier ser vivo tan perfecto. Aunque no hay nada cien por ciento perfecto”, razona.

Jubilada, sigue trabajando como profesora en la Universidad Central. Tiene un magíster en gestión educacional, diplomados en docencia universitaria y un post título. Según el programa de su candidatura, ha sido directora en el preuniversitario Cepech y académica en Inacap. “Me apasiona hacer clases. Yo entro al aula y me olvido de mis problemas. Me siento bien ahí”, revela.

Compitió en el distrito 5 como independiente, y fue electa con 6.052 preferencias. Un 2,7% de la participación total. Asegura que gran parte de esos votos son de sus alumnos.

Y rememoró con afecto: “Entre las felicitaciones de mis alumnos, uno que me marcó digamos, dijo ‘profe, los votos que usted ha sacado son las huellas que dejó en nosotros’.

— ¿Por qué decidió postular para ser constituyente?

— “Decidí ser convencional por el gran sentido de justicia social. Algunos amigos me dijeron, ‘¿por qué no te postulai?’. ‘Sí’, dije, ‘podría ser’. Incluso hice una consulta en las redes sociales. Dije: ‘Me voy a postular a la constituyente, ¿me apoyan? Sí o no. Si no, los quiero igual’. Y todos respondieron de forma masiva, “¡sí, sí incondicional!”. Luego, empecé a sentir que las cosas se fueron dando de una manera. Creo mucho en Dios y en las energías. En que uno de repente tiene una misión en esta vida, y sentí que también era mi misión estar aquí. Y creí que iba a estar acá, siempre lo pensé y lo decreté: yo voy a ser constituyente. Y salí”.

— Salió con más de 6 mil votos.

— “Sí, fueron muchas cosas que lo explican. Por ejemplo, el haber quedado encabezando el voto. Encabecé la lista de los constituyentes. Tú sabes que mucha gente vota por el primero sin conocerte”.

— ¿Cómo se llevaba con sus competidores en el distrito?

— “Yo destaco que cada uno fue súper respetuoso. Nadie sobrepasó a nadie. Fue una batalla súper limpia. Nadie se metió en el territorio del otro, ni menoscabó a nadie. Y a los constituyentes los conocí ya en esto. Bueno, excepto a Daniel Bravo, con quien trabajamos en la Universidad Central. Él en la carrera de derecho, y yo en el área de salud. A Roberto Vega lo conocí ahora y nos hemos hecho súper feeling. También con Jennifer Mella. Súper bien, ningún problema. Al contrario, nos apoyamos como equipo. Hemos dicho que vamos a hacer territorio juntos. Yo creo que aquí en el fondo vamos a ser una sola voz”.

— Usted llegó como independiente, pero ya fue acogida por el Colectivo Socialista. ¿Tenía cierto vínculo con el partido de forma previa?

— “Mi hermano, Jaime Castillo, milita en el Partido Socialista. Mi hermano mayor, que falleció, era militante de la DC. Se llamaba Juan Carlos Castillo Boilet. Fue alcalde de Monte Patria por 24 años, seis períodos consecutivos”.

— Y se quedó finalmente con el Colectivo Socialista.

— “Sí, me quedé al final con ellos, pero pasó harto tiempo. Igual observaba. Había desconfianza al principio. Es lógico que la haya. Pero yo fui súper paciente. Después los Independientes No Neutrales me decían, “Trini, por qué te fuiste para los socialistas, si te queríamos con nosotros”, jajaja. Pero les dije, ‘pero si todo suma, somos una sola voz, sus propuestas son las nuestras. ¿Cuál es el problema?’.

— Hay buena onda entre los INN y los PS.

— “En general sí”.

— En su programa usted criticó a los partidos políticos. “Hemos sido sometidos a muchas injusticias Sociales por parte de todos los partidos políticos, nadie nos ha defendido”, dice en el documento. ¿El Partido Socialista no sería también parte de esta crítica? ¿O es distinto?

— “Creo que sí. Sería poco inteligente, tozudo, y sería tapar el sol con un dedo, de no ver la política que ha hecho daño. Y digo la política en general, llámese izquierda, derecha, centro. La política como se ha conducido, venga de donde provenga. Porque no ha luchado, no ha sabido sentarse a conversar con la ciudadanía. Escuchar sus necesidades. Ha hecho vista gorda. ¿Cómo es posible que quienes llevan la cabeza de un país no lo conozcan propiamente tal?. Lo digo en todo, todos los presidentes que han pasado, del rango que sean, en el fondo nos han hecho daño. Los que pensaban que, como se decía, ‘la alegría ya viene’, eso nunca fue. Aquí no se exime ninguno. Todos en el fondo iguales”.

Y dispara: “Yo no entiendo, de veras, cómo es posible que tengamos un Presidente con el prontuario que tiene, y que además haya salido electo en dos períodos. No lo entiendo. Para mi tiene que ser una persona intachable. En valores, ética, profesionalismo”, puntualiza.

— Usted testimonia que su candidatura recibió apoyos transversales, de derecha e izquierda. ¿Qué puntos en común espera que existan entre el Colectivo Socialista y la derecha?

— “Consensuar frente a intereses que no sean particulares ni partidistas. Que primen el bien del país. Es como sacarse un poco la investidura y ponerse en el Chile que tenemos. Pero sacando fuera todo prototipo o ideales particulares y partidistas. Lo que sea lo mejor para el país. El país que queremos”.

Y extiende: “Creo que en todo momento uno tiene que aprender a separar las aguas, como digo yo. Dejar de ver los partidos y hablar con las personas”.

Ciencia y feminismo

Por su formación y carrera como docente, Castillo resalta la importancia que tiene la inclusión de la ciencia y el feminismo en el debate por la nueva constitución.

“Si queremos salir hacia el desarrollo, debemos invertir. En el país hay personas bastante inteligentes, innovadoras. Es importante darles esa cabida, ese espacio en las universidades o institutos. Que pueden hacer ciencia e investigación. Se deben desarrollar. ¡Chile tiene tanto potencial! ¿Por qué tiene que darse todo al otro, al extranjero? ¿Por qué no puede surgir desde aquí? Tenemos que aprovechar esos recursos humanos y naturales también, pero que sean beneficio fundamentalmente de nuestro país”.

— Usted tiene una larga trayectoria en ciencia, en la docencia. A través de ella ha expresado una postura feminista.

— “Siento que el feminismo a veces se entiende como extremo. El feminismo tiene sentido de igualdad, de oportunidades para ambos géneros. Que ninguno excluya al otro, que juntos se desarrollen. Eso para mi no es que la mujer esté sobre el hombre. Es una igualdad. Igual pega, igual paga. Ahora, ¿por qué siempre es la mujer la que tiene que quedarse en la casa, con el cuidado de los hijos?

— El trabajo no remunerado. ¿Cómo se puede plantear esa discusión en la Convención?

— “Una de las propuestas que yo también he hecho es que hubiese un reconocimiento del trabajo no remunerado, que no es solamente de la dueña de casa, sino que muchas veces, por ejemplo, accidentalmente tu hijo queda con una parálisis, o tetrapléjico, parapléjico, y que requiere del cuidado de alguien. Y el hombre muchas veces no es capaz de asumir. Tiene que haber un reconocimiento del trabajo no remunerado no solamente por aquellas madres, sino por situaciones de que la mamá o el papá tiene que hacerse cargo de ese hijo con discapacidad, ya sea genética, hereditaria o accidental”.

Ya termina el receso de almuerzo, y los y las convencionales se reagrupan. Se avecina una larga jornada de votaciones. Antes de volver a la discusión en el pleno, María Trinidad manifiesta: “Mira, ya planté un árbol y ya tuve hijos. ¿Qué mejor que escribir el mejor libro, el más importante? Sería casi ya tarea cumplida acá, ¿o no?”.

Tendencias Ahora