El Gobierno adelantó que la cantidad de personas diagnosticadas con VIH podría aumentar en los próximos meses, por el fortalecimiento en los planes de detección. Mientras, ONU Sida advirtió que la pesquisa de los casos en Chile se produce de forma “tardía”.

Hace una semana ONU Sida dio a conocer los resultados de un informe donde detalla las cifras anuales de 2018 a nivel global. En total, son 38 millones de personas contagiadas con el virus en todo el mundo y sólo dos de cada tres tienen acceso a antirretrovirales.

Según la organización, desde 2010 se han registrado “preocupantes incrementos” de las infecciones en zonas como Europa del Este, países árabes y Latinoamérica.

Proporcionalmente, Chile es el país de la región donde más aumentaron los casos, con un 34%, seguido por Bolivia (22%), Brasil y Costa Rica (21%).

Unas 71.000 personas son portadores del VIH en nuestro país, de las cuales 10.000 no conocen su condición y 45.000 se encuentran en tratamiento, según informó el Ministerio de Salud.

No obstante, el Gobierno advirtió que el número podría aumentar en los próximos meses, ya que el esfuerzo del Minsal se centraría en encontrar a las personas que poseen el virus y lo desconocen.

ARCHIVO | Rodrigo Sáenz | Agencia UNO
ARCHIVO | Rodrigo Sáenz | Agencia UNO

Al respecto, el ministro Jaime Mañalich estimó que esa cantidad sería de al menos 12 mil personas.

“Nosotros tenemos que ser capaces de encontrar a no menos de 12.500 personas nuevas, que no saben que son portadoras del virus”, indicó el secretario de Estado, tras reunirse con representantes de ONU Sida.

El organismo también reportó en su informe que 45.140 personas que viven con VIH reciben tratamiento. En tanto, las personas seropositivas con carga viral suprimida o indetectable, llegó a las 39.690.

El director de Vivo Positivo, Manuel Jorquera, señaló que el desafío está en materia preventiva para evitar el contagio del virus.

“Nosotros nos estamos preguntando qué es lo que se está haciendo efectivamente para que aquello no ocurra, no es tan importante sólo saber los casos y el aumento, es cuáles son las medidas, cuál es la inversión que se está haciendo en campañas preventivas”, señaló.

En el caso de Chile, el problema además es la tardanza con la que las personas son diagnosticadas, pues el tratamiento se complejiza cuando ya está en fase de Sida, tal como señaló el director de ONU Sida, Carlos Passarelli.

“En Chile tenemos todavía alto el porcentaje que llegan muy tarde a saber el diagnóstico, por eso que es muy importante diagnosticar lo más temprano posible, precisamente para que esas personas no lleguen al diagnóstico y a los servicios públicos, en estado de Sida porque justamente ahí es mucho más difícil tratar esa gente”, explicó.

El Minsal comprometió aumentar la pesquisa, mejorar el acceso a tratamiento y diversificar las medidas de prevención.

Esto último, para cumplir con la meta del plan 90-90-90 de Onusida, que busca que al 2020 el 90% de las personas con VIH conozca su estado, reciba su tratamiento y tenga supresión viral.

Según se había comentado desde el Ministerio de Salud, se impulsarán una serie de estrategias para diversificar las medidas de prevención y en el segundo semestre lanzarán una campaña al respecto.

“Yo creo que las campañas juegan un papel, pero las campañas permanentes, y no las que hemos tenido estos últimos 15 años que han sidos unas desgracias de campañas (…) Yo diría que peor que paupérrimas, porque duran 15 días, no duran un mes y medio”, opinó el director de Gestión Pública de Acción Gay, Marco Becerra.

El director del Centro de VIH del Hospital Clínico de la Universidad de Chile, Alejandro Afani, enfatizó que los números son estimaciones.

“Las medidas a considerar son varias, pero la principal y la más urgente es aumentar de manera significativa el testeo, es decir, la pesquisa, el diagnóstico”, recalcó Afani.