Fotografía: Agencia UNO

0 visitas |


  • El Ministerio Público Sur allanó un galpón en la comuna de Macul donde la PDI incautó 1.620 plantas de marihuana, 36 sacos y 15 bolsas de dicha droga. Al mismo tiempo, irrumpió en 23 domicilios en distintas comunas de Santiago, donde se requisaron drogas, armas y más de $340 millones en billetes. Además de lo anterior, la PDI llegó hasta un karaoke ubicado Recoleta dedicado a la explotación sexual, donde cayeron dos líderes de la peligrosa organización que cuenta con tentáculos en Europa. No son los primeros, porque en 2020 fueron detenidos otros cuatro orientales -ligados a la misma mafia- en la zona de San Antonio con 1.466 matas de cannabis, 244 kilos ya cosechados y listos para ser vendidos en el mercado nacional. En el departamento de uno de ellos fueron encontradas dos pistolas. En ambos procedimientos hay al menos cuatro chilenos. Los “Bang de Fujian” se suman a los cárteles mexicanos de Sinaloa y Jalisco Nueva Generación que han operado en suelo nacional. La indagatoria ha sido compleja, ya que los imputados, cuya detención se amplió hasta el miércoles de esta semana, hablan un idioma que solo se utiliza en la provincia de Fujian. Las transcripciones de las escuchas se realizan en España. En esta historia confluyen contactos con narcos de La Pintana, un golpe de suerte y un detective que maneja el chino mandarín. Todo lo revela la Unidad de Investigación de Radio Bío Bío.

    Nueve ciudadanos chinos, ligados a la mafia “Bang de Fujian” que operaban en Chile traficando marihuana, fueron detenidos la madrugada del sábado, a raíz de una investigación a cargo de la Unidad de Delitos de Alta Complejidad y Crimen Organizado de la Fiscalía Regional Sur, que se inició a principios de 2020.

    Los sujetos fueron aprehendidos -junto tres chilenos- por la Brigada Antinarcóticos con 1.620 plantas de marihuana, 36 sacos y 15 bolsas en un galpón ubicado en la comuna de Macul. Al mismo tiempo, la PDI allanó 23 domicilios en distintas comunas de Santiago, donde se incautaron drogas, armas y más de $340 millones en billetes.

    De acuerdo a la información recabada por la Unidad de Investigación de Radio Bío Bío, el perseguidor a cargo del caso, Yans Escobar, logró la detención de dos líderes de la peligrosa organización que opera en Europa y cuyo giro criminal es la venta de cannabis, tráfico y trata de personas, como también explotación sexual y laboral. La misma fórmula usada en el viejo continente aplicaban en suelo nacional.Dentro de las diligencias realizadas por la policía civil fue allanado un karaoke llamado “KTV” en la comuna de Recoleta, donde cayeron dos cabecillas de la red criminal. En el lugar se desarrollaba trabajo sexual y venta de drogas.

    A todos los imputados se les amplió la detención hasta el miércoles de esta semana, cuando serán formalizados ante el 15 Juzgado de Garantía de Santiago.

    Esta es la primera vez que se detecta a miembros del crimen organizado chino operando en Chile, que se suma a los cárteles mexicanos de Jalisco Nueva Generación y Sinaloa que usaron a Iquique como centro de operaciones en 2019 y 2020, respectivamente. A ellos se agrega el colombiano Cártel del Golfo que ha extendido sus tentáculos en el país, tal como lo establece el último informe del Observatorio del Narcotráfico que lanzó la semana pasada la Fiscalía Nacional.

    El grupo delictivo que opera en Chile tiene un alto grado de compartimentación y, al igual que en Europa, actúan como células independientes unas de otras.

    Uno de los países del viejo continente donde “Bang de Fujian” ha instalado su negocio criminal es España. En abril pasado fueron detenidos en Cataluña 65 integrantes de la red, dedicados al mismo rubro que en Chile. En febrero de la misma anualidad, en tanto, cayeron en una operación de la Guardia Civil otros 38 narcos chinos en distintas ciudades ibéricas, donde se decomisaron bienes de alto valor y miles de euros. Ambas investigaciones se dedicaban también al lavado de dinero. Los envíos de marihuana incluían Italia, Reino Unido, Francia, Alemania y los Países Bajos. También hay presencia en Argentina.

    Sicariato

    La indagatoria comenzó con una escucha a principios de 2020, cuando se descubrió que un narcotraficante de La Pintana mantenía contactos telefónicos con un sujeto de nacionalidad china que hablaba español. En la conversación no solo hablaban de negocios con marihuana, sino también la importación de una máquina prensadora para fabricar drogas de diseño.

    La pista abrió una nueva investigación y luego de interceptaciones telefónicas, seguimientos y vigilancia se estableció que dos chinos -en compañía de un chileno- viajarían fuera de la capital. La PDI logró detener -además de los anteriores- a otros dos orientales en un galpón ubicado en la Provincia de San Antonio. En total sumaban cuatro “asociados” a “Bang de Fujian”. En el lugar se requisaron 1.466 plantas de marihuana y 244 kilos cosechados listos para ser vendidos en el mercado nacional.

    A uno de ellos se le allanó el departamento donde residía, ubicado en la calle Padre Mariano, comuna de Providencia. Allí fueron requisadas dos pistolas. Todos se encuentran en prisión preventiva y formalizados por tráfico.

    Según averiguó este medio, Gendarmería descubrió que uno de los aprehendidos sería víctima de sicariato al interior del penal -supuestamente por orden de los líderes narco- por lo que fue trasladado a otra sección.

    Golpe de suerte

    El pasado 18 de junio, vecinos de un galpón ubicado en la comuna de San Miguel, alertaron a Carabineros sobre la presencia de ladrones.

    La policía uniformada concurrió al lugar y detuvo a dos sujetos que hacían una “mexicana”, quienes habían cargado el botín en un camión. Cuando irrumpieron, más de mil plantas del alucinógeno aparecieron frente a sus ojos. Todo indicaba que el modus operandi era el mismo de los chinos investigados.

    La Fiscalía Sur agrupó el caso a la indagatoria central de “Bang de Fujian” y continuaron las escuchas y seguimientos que entregaron resultados positivos, porque la madrugada del sábado 11 de septiembre se allanó un galpón en Macul que derivó en 9 detenidos chinos.

    Idioma

    La investigación ha sido altamente compleja, reconocen las fuentes consultadas por la Unidad de Investigación de Radio Bío Bío. Principalmente porque los narcos aludidos se comunican en un idioma que solo se habla en la zona de Fujian.

    Para traducir las escuchas, la Fiscalía Sur debió contactar a sus pares españoles que cuentan con especialistas en la materia. La conversión es “carísima”, según la fuente, por lo que tanto el Ministerio Público como Interpol debieron aportar capital.

    En un principio el organismo perseguidor ubicó a un intérprete en Chile, quien al poco andar indicó que no haría el trabajo, por temor a represalias de los “Bang de Fujian”.

    En el operativo del 11 de septiembre pasado, la Fiscalía Sur logró que los nueve detenidos escucharan los derechos procesales que les asisten. Lo anterior, gracias a que un funcionario de la PDI habla chino mandarín, quien grabó un video para comunicarles las razones de su aprehensión.

    Nuestros comentarios son un espacio de conversación y debate. Recibimos con gusto críticas constructivas, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.
    Ver los comentarios (0)