Fotografía: Archivo | Agencia UNO

0 visitas |


  • Quienes vacacionan en Villarrica y Pucón, Región de la Araucanía, de seguro desconocen que hay viviendas sin alcantarillado. Las fecas llegan al lago e infectan la tierra. Los turistas corren peligro si hay un temblor o bien el volcán que vigila la zona con temperamento irascible actúa sin avisar. Si erupciona, provocaría una tragedia porque ni las municipalidades de Pucón y Villarrica respetan las instrucciones del Sernageomin. Los Juzgados de Policía Local no ejecutan las sanciones y ambas comunas han dejado de percibir más de 200 millones por no cobrar derechos municipales. La Capitanía de Puerto, dependiente de la Armada, tampoco hace su trabajo, según el ente contralor. Hay 643 propiedades en la rivera que no cuentan con la concesión marítima. En seis auditorías, la Contraloría ordenó tres sumarios a las entidades mencionadas. Pero además le ordenó anular -en un plazo de 60 días- tres concesiones marítimas entregadas a empresas inmobiliarias. De la fiscalización realizada por la entidad de control, se colige que en la zona las normas se convirtieron en letra muerta. La historia y los documentos los revela la Unidad de Investigación de Radio Bío Bío.

    La Contraloría ordenó un sumario administrativo en la Municipalidad de Villarrica por diversas irregularidades que, entre otros puntos, revelan evacuación de fecas en el lago del mismo nombre ya que algunas viviendas emplazadas en la rivera carecen de alcantarillado, de acuerdo a la información obtenida por la Unidad de Investigación de Radio Bío Bío.

    Le sigue la casa edilicia de Pucón. Hay un 36% de las casas asentadas en el mismo borde sin permisos de edificación, violando el plan regulador y respecto de las cuales el organismo de control no puede “asegurar que dichas viviendas posean una adecuada (…) evacuación de aguas servidas”. También se decretó una investigación administrativa.

    Otro ente regulador en la zona que incumple su labor de revisión es la Capitanía de Puerto del lago Villarrica, dependiente de la Armada de Chile.

    Lea el informe consolidado

    De acuerdo a la información contenida en seis auditorías, los marinos no han fiscalizado 643 obras náuticas del mismo borde costero que carecen de la debida concesión marítima. En otras palabras, ocupación ilegal de bienes nacionales de uso público como playas fiscales, rocas, el fondo del lago y porciones de agua. La rama de las Fuerzas Armadas (FFAA) también enfrentará la respectiva investigación.

    De hecho, la Contraloría le ordenó a la Marina, en un plazo que no exceda los 60 días, caducar tres concesiones marítimas, dos de ellas otorgadas a inmobiliarias.

    Sin salvación

    A todo lo anterior, la Contraloría determinó que el Sernatur, Sernapesca y Seremi de Bienes Nacionales también incumplen su rol fiscalizador.

    Para el Sernatur, se acreditó que no ha “solicitado la modificación al plan de acción lacustre (…) luego de formalizada la saturación del lago Villarrica”.

    El Sernapesca, en sus documentos de fiscalización, no identifica las transgresiones que descubre durante las fiscalizaciones. Ello sin contar un monitoreo deficiente a los centros de cultivo de peces -donde se usan productos químicos- y solo se guía por la información entregada por las empresas.

    Bienes Nacionales, en tanto, carece de manuales y metodologías de procedimientos, entre otras anomalías, para fijar “accesos a playas de mar, ríos o lagos”. Lo anterior responde a una práctica común adquirida con los años por el servicio, más que por un proceso formal para este tipo de labores”.

    Iratus natura

    En los informes finales de investigación, la Contraloría detectó otras irregularidades en los municipios de Villarrica y Pucón.

    Para el caso del primero, 168 recintos habitables del borde costero carentes del permiso de construcción , lo que implica el 28% de las 605 inmuebles fiscalizados.

    No es todo, la sede comunal ha dejado de percibir más de $96 millones por derechos municipales y multas. Estas últimas deben ser ejecutadas por el Juzgado de Policía Local.

    Quienes vacacionan en la zona enfrentan peligros reales. Tan reales que si la naturaleza desata su ira incontrolable, corren riesgo de aluviones y un “alto peligro de ser afectadas por ríos de lava (…) durante las erupciones del lago Villarrica originadas en el cono y cráter principal, tales como las ocurridas en los siglos XIX y XX”, detalla el informe.

    Lo detectado por la entidad de control, es que existen construcciones fuera de las normas dictadas por el Servicio Nacional de Geología y Minería (Sernageomin).

    ¿Doce metros?

    Pucón enfrenta los mismos problemas que Villarrica, dejando de percibir más de $121 millones por no cursar multas y derechos municipales, también a cargo del Juzgado de Policía Local.

    Además, 78 construcciones carecen de la recepción definitiva, “por lo que ninguna de esas obras puede ser habitada o destinadas a uso alguno. Hay 51 casos donde no se hallaron las autorizaciones de la Seremi de Salud para construir alcantarillados. Eso sin contar obras erigidas en zonas de protección forestal.

    El proyecto “El Refugio”, que ofrece departamentos de lujo, sobrepasa los 12 metros autorizados, tal como establece el Plan Regulador Intercomunal Villarrica-Pucón. “Su permiso de edificación no se ajustó a derecho”. Misma situación ocurre con los condominios Punta Pucón y Alwe Lafquén.

    Del trabajo realizado por la Contraloría, se colige que en la zona para los municipios y la Armada de Chile, las normas no están para ser cumplidas y se han convertido en letra muerta.

    Lea las seis auditorías

    Nuestros comentarios son un espacio de conversación y debate. Recibimos con gusto críticas constructivas, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.
    Ver los comentarios (0)