Fotografía:

0 visitas |


  • Raúl Guzmán, el funcionario de planta más importante de la Cámara Alta y con un sueldo que supera los diez millones, fue fotografiado en el restaurante Loyola el pasado 25 de junio a las 13.30 horas, acompañado por Roberto Contreras, exfiscal oriente, actual asesor del Ministerio Público Sur e hijo de un ministro de la Corte de San Miguel. En el registro digital hay un tercer comensal que no pudo ser identificado. Todos están sentados en una mesa con las copas servidas, sin mascarillas ni respetando la distancia social que tanto ha pedido la autoridad sanitaria. El ex fiscal Guzmán, que vive a más de 18 kilómetros del local de comida, no desmintió la información y se limitó a decir que los establecimientos que venden alimentos pueden funcionar en pandemia. La historia y la imagen las revela la Unidad de Investigación de Radio Bío Bío.

    El pasado 25 de junio a las 13:30 horas, el secretario general del Senado, el exfiscal regional Sur, Raúl Guzmán, fue sorprendido comiendo en el restaurante Loyola -con especialidad en mariscos-, ubicado en la comuna de San Miguel. Esta última, al igual que otras de la región Metropolitana, se encontraba en cuarentena y el local con prohibición de atender en el recinto, salvo para delivery.

    El encuentro quedó fijado en una fotografía -que publica la Unidad de investigación de Radio Bío Bío-, donde Guzmán aparece acompañado del exfiscal adjunto de la zona oriente y actual asesor de la Regional Sur, Roberto Contreras, hijo de un ministro de la Corte de San Miguel.

    Junto a ellos fue captada una tercera persona que aparece de espaldas, cuya identidad no pudo ser confirmada. Ninguno de ellos -como ha insistido la autoridad sanitaria hasta el cansancio- porta mascarilla ni respetaba la distancia física.

    Vea la imagen

    sello_agua

    Orden de la mesa: quien aparece riendo es el asesor de la Fiscalía Sur Roberto Contreras. Quien está sentado con una parka azul y pelo cano, es Raúl Guzmán. El tercer comensal no pudo ser identificado.

    En la imagen se observa a los comensales con sus copas servidas y las otras mesas del lugar están vacías, listas para ser usadas. Contreras, en tanto, sonríe sin percatarse que era captado por la cámara de un teléfono celular.

    Este medio consultó a Raúl Guzmán a través de un cuestionario de ocho preguntas y, sin desmentir la información, contestó así: “Cada vez que he salido de mi domicilio, lo he hecho con los permisos y comunicaciones pertinentes o en razón de necesidades de mis funciones. También entiendo que los establecimientos de delivery o venta de alimentos pueden funcionar, por tratarse los alimentos de un elemento esencial”.

    Lea las preguntas enviadas a Guzmán

    Hay que recordar que la autoridad sanitaria modificó los permisos en la plataforma Comisaría Virtual para que las personas realicen sus actividades personales. Una de ellas es adquirir comida en un supermercado. La vigencia de la autorización es de tres horas por dos veces a la semana, junto a otras 12 posibilidades y en ninguna de ellas establece lo sostenido por Guzmán.

    Vea los tipos de permisos

    Lo único similar es un protocolo para el funcionamiento de restaurantes, bares, cafés y el turismo que el Gobierno busca implementar, pero cuando las restricciones terminen o bien la curva del virus baje su intensidad de muerte e infectados.

    Cercanos a Guzmán explicaron que efectivamente concurrió al lugar, se sentó en la mesa junto a sus acompañantes a esperar el plato “para llevar”, hecho que es desmentido por las fuentes consultadas por este medio.

    exfiscal-roberto-contreras
    Pie de foto: El exfiscal Roberto Contreras, actual asesor de la Fiscalía Sur

    De acuerdo a los registros de propiedades y el portal Dicom, Guzmán vive en San Carlos de Apoquindo, comuna de Las Condes, mientras que “el Loyola”, se ubica en Monja Alférez 4897, San Miguel. En línea recta entre un punto y otro, hay poco más de 18 kilómetros, de acuerdo a Google Maps. En otras palabras, si se realiza el recorrido en vehículo, la distancia podría aumentar -al menos- unos ocho kilómetros. En tanto, el local de comida se encuentra a poco más de un kilómetro de las oficinas de la Fiscalía Regional Sur, asentadas en Avenida José Miguel Carrera (Gran Avenida) 3814.

    Números rojos

    El pasado 28 de junio, tres días después de que Guzmán, Contreras y un tercer comensal estuvieran en el restaurante, el Ministerio de Salud reportó en la Región Metropolitana más de 236 mil infectados y 5 mil 190 fallecidos. Los guarismos de San Miguel demostraban 4.200 casos confirmados y 85 muertos por el virus Covid 19.

    Lea aquí el informe del Minsal

    No es todo, porque el presidente Sebastián Piñera el 18 de junio, promulgó en La Moneda la ley que endurece las sanciones a quienes incumplan medidas sanitarias en el marco de la pandemia por el Covid-19.

    El nuevo texto legal establece rangos de pena que van desde los 61 días a 3 años de presidio o una multa que oscila entre los 300 mil a 10 millones de pesos. Como agravante se suman las convocatorias a fiestas, espectáculos u otros que pongan en riesgo la salud pública con penas que se inician en los 541 días hasta los 5 años y castigos pecuniarios de 1 millón 200 mil a 12 millones 500 mil pesos.

    “Nada de esto es suficiente, nada esto rendirá frutos si no contamos con una comprometida y eficaz colaboración de todos los ciudadanos de nuestro país”, señaló el Jefe de Estado.

    La aplicación de cualquiera de las sanciones mencionadas debe ir aparejada de una investigación del Ministerio Público, al que Guzmán perteneció durante ocho años antes de asumir como secretario en el Senado, con un sueldo bruto superior a los 10 millones de pesos.

    En paralelo a una indagatoria penal, también el Ministerio de Salud sanciona a quienes violan la cuarentena con un sumario sanitario cuya multa máxima puede alcanzar a los $50 millones, la que puede ser apelada en sede civil. En ese caso la cartera es representada por el Consejo de Defensa del Estado (CDE).

    La Unidad de Investigación de Radio Bío Bío consultó a la Fiscalía Sur donde trabaja Roberto Contreras, pero se indicó que, al ser un encuentro de carácter privado, no habría pronunciamiento. Al suscrito también se le requirió su parecer, pero hasta el cierre de esta edición no respondió los llamados.

    Este medio también contactó al restaurante y un dependiente indicó que trabajan solo vía delivery.

    Nuestros comentarios son un espacio de conversación y debate. Recibimos con gusto críticas constructivas, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.
    Ver los comentarios (0)