Fotografía: ARCHIVO | Agencia UNO

0 visitas |


  • Todo ocurrió en Ñuñoa el domingo 25 de agosto a media tarde. El titular de la Subsecretaría de Desarrollo Regional, Felipe Salaberry (UDI), violó gravemente la Ley del Tránsito con un alto riesgo de provocar un accidente. El fiscalizador municipal Vicente Rojas le hizo presente el hecho. El inquilino de La Moneda le respondió: “¡Ándate a la conch...! ¡Te voy a hacer cagar cul...! Ustedes son unos pobres hueones (...)”. Luego huyó, pero Rojas lo siguió y logró fotografiar el auto en el que viajaba. El alto funcionario de gobierno contactó a su hermana, Iris Salaberry, quien trabaja en la misma sede comunal. Esta última intentó presionar para evitar la infracción, aduciendo que el encargado de seguridad ciudadana había intentado chocarlo. Para este reportaje se intentó en al menos cinco oportunidades -a través de su oficina de comunicaciones- que Salaberry respondiera sobre el hecho y se le requirió un pronunciamiento formal usando la Ley de Transparencia, pero nunca quiso contestar y mantuvo un silencio sepulcral. El que calla otorga. Los documentos y la historia los revela la Unidad de Investigación de Radio Bío Bío.

    El domingo 25 de agosto pasado, a las 16:31 horas, el subsecretario de Desarrollo Regional, Felipe Salaberry (UDI), transitaba por Exequiel Fernández, en la comuna de Ñuñoa. Al llegar a Duble Almeyda cruzó la intersección sin respetar la luz roja a una velocidad imprudente y con la posibilidad de provocar un grave accidente.

    Pudo ocurrirle a cualquiera, pero en el lugar se encontraba el fiscalizador municipal de Seguridad Ciudadana, Vicente Rojas, quien lo siguió hasta la misma Exequiel Fernández con José Domingo Cañas para detectar la patente, donde Salaberry nuevamente atravesó cuando el semáforo indicaba la prohibición de paso.

    Posteriormente, el auto paró en José Domingo Cañas con Los Tres Antonios, oportunidad en que el funcionario lo detuvo para hacer labor educativa al conductor.

    Sin embargo, cuando Salaberry bajó el vidrio manifestó en forma agresiva y prepotente: “¿Qué querí hueón?” (sic). Vicente Rojas le indicó que había violado en dos oportunidades la obligación de parar frente a la luz roja.

    Ya fuera de sí, le gritó a Muñoz: “¡Ándate a la mierda, qué te creí paco c…!”. Y siguió: “¡Ándate a la conchetumadre! ¡No sabí’s con quién te estás metiendo! ¡Te voy a hacer cagar culiao! Ustedes son unos pobres hueones, no tienen autoridad”.

    Finalizado el altercado, el inquilino de La Moneda volvió a pasar con roja. Lo que no sabía es que había sido fotografiado, quedando su placa grabada en la imagen digital. Acto seguido, el fiscalizador redactó un parte empadronado.

    La información, consta en un informe preparado por Marco Yáñez Hormazábal, quien labora en la Dirección de Seguridad Pública comunal, al que accedió la Unidad de Investigación de Radio Bío Bío.

    Lea el documento

    Lea la boleta municipal

    https://es.scribd.com/document/427490063/Boleta-Empadronada

    Felipe Salaberry, exdiputado, exconcejal de la misma comuna (1996-2000), exsecretario de la UDI, ingeniero comercial de la exuniversidad Real, se contactó con su hermana para evitar la infracción. Iris Salaberry, funcionaria de la sede comunal, se comunicó -a las 17:09 horas del mismo día- con la central de comunicaciones.

    En la oportunidad, solicitó información del móvil “69” para conocer la identidad del fiscalizador, pero el número no existe dentro del registro de móviles de seguridad ciudadana. Iris Salaberry volvió a la carga minutos más tarde con el dato correcto pidiendo expresamente la identidad del chofer. La versión que entregó en la oportunidad, fue que el guardia municipal Vicente Rojas persiguió por varias cuadras a su hermano “y habría intentado chocarlo”, señala el documento al que accedió este medio.

    Pese a lo anterior, el parte 8306 llegó al mencionado tribunal. Si bien el documento está fechado el 28 de agosto, este medio pudo corroborar que demoró más tiempo de lo debido en ingresar al juzgado. Junto al oficio mencionado se adjuntó al menos una fotografía.

    Vea el parte, la imagen y el oficio

    https://es.scribd.com/document/427490561/Imagen-Parte-Oficio

    Mera coincidencia

    A las 10:00 am del lunes 26 de agosto de 2019, –a solo 15 horas y 58 minutos de ocurrido el altercado– el alcalde de Ñuñoa, Andrés Zarhi (exRN) sostuvo una reunión en la oficina de Salaberry. En el twitter del edil se lee que este último “se comprometió al financiamiento de proyectos de mejoramiento de iluminación en calle Jorge Monckeberg, multicanchas y áreas verdes, en villas Canadá y Salvador Cruz Gana”.

    Lea el twitter

    Sin duda un avance positivo. Lo particular es que el martes 27 al final de la tarde, Salaberry concurrió a una actividad donde se lanzó un proyecto de luminarias, en la misma municipalidad.

    Vea el twitter de Salaberry

    Este medio solicitó a la Subdere -vía Ley de Transparencia-, si existían correos o documentos que dieran cuenta de una coordinación previa para llevar a cabo la audiencia con el edil, ese 26 de agosto.

    Vea la petición a la Subdere

    https://es.scribd.com/document/427490893/peticio-n

    La respuesta entregada fue un pantallazo de la agenda de Salaberry, que efectivamente indicaba una reunión en la fecha señalada. Sin embargo, se adjuntaron e-mails entre la entidad gubernamental y la sede edilicia solo para la actividad del martes 27.

    Lea la respuesta de la Subdere

    https://es.scribd.com/document/427491247/Respuesta

    Esta no fue la única solicitud hecha a Salaberry por la Unidad de Investigación de Radio Bío Bío. También se le inquirió, bajo el mismo cuerpo legal y en varias oportunidades con la Unidad de Comunicaciones de la cartera, qué participación le cupo en el altercado con el fiscalizador ñuñoíno y por qué huyó del lugar.

    Pese a todas las gestiones Salaberry no contestó ninguna de las preguntas formuladas. El que calla otorga.

    Lo propio se realizó con la Municipalidad de Ñuñoa, respecto de la existencia de un parte y de los insultos de grueso calibre proferidos por Salaberry, pero tampoco respondieron. Se adujo que el caso se encontraba en manos de la justicia.

    Lea la petición

    https://es.scribd.com/document/427491374/Peticion

    En una segunda oportunidad, se requirió la opinión de Zarhi, sobre el contenido el informe, que da cuenta del intento de presión de Iris Salaberry -hermana del subsecretario- para evitar el parte, pero se indicó que no habría comentarios.

    Lea la respuesta

    https://es.scribd.com/document/427491498/respuesta-NN

    No al maltrato

    La concejala Patricia Hidalgo (subpacto PPD), participa del Consejo Municipal en la de Seguridad Pública (CSP) de Ñuñoa, que a su vez preside el alcalde Zarhi.

    Consultada por la Unidad de Investigación de Radio Bío Bío acerca del altercado de Salaberry con el fiscalizador, opinó: “Yo encuentro que es una situación terrible que se da, porque no corresponde al actuar de un funcionario de gobierno, maltratar así a un funcionario municipal que está ejerciendo su labor fiscalizadora, su rol (…) y menos me lo podría esperar de una persona que trabaja en el Ministerio del Interior, que trate de zafar (…) de la ley cuando ha puesto en riesgo, según se comenta, (…) a otras personas, pasándose luces rojas (…) pudiendo haber generado un tremendo accidente”.

    Escuche la entrevista completa

    Respecto de la acción de Iris Salaberry, hermana del subsecretario, quien llamó a la central de seguridad de la sede comunal para tratar de conseguir la identidad del funcionario fiscalizador, Hidalgo fue crítica del actuar.

    “Esta es una medida de presión que no está a la altura de una funcionaria municipal. Ella no puede usar ni su cargo ni su rango para ejercer ningún tipo de acción de presión sobre el trabajo de nuestros fiscalizadores de seguridad pública. Ellos deben trabajar tranquilos y que debemos cuidar (…)”.

    Y añadió: “Yo espero que el alcalde se comporte a la altura y si él ha tomado conocimiento de estos hechos (…) haya actuado en defensa de nuestro funcionario, protegiéndolo y poniendo (los hechos) en manos del ministro del Interior, del actuar del subsecretario, porque en Ñuñoa no podemos permitir que este tipo de infracciones ocurran”.

    Este medio consultó al fiscalizador Vicente Rojas sobre el hecho, pero indicó que no podía entregar información, atendido que depende de un superior.

    Nuestro comentarios son un espacio de conversación y debate. Recibimos con gusto críticas constructivas, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.
    Ver los comentarios (0)