Fotografía: MaxPixel | Imagen referencial

0 visitas |


  • Dijo llamarse Sergio Araya, pero no era cierto. Tampoco era un profesional de la salud. Trabajó en el COMPÍN de la Región del Maule, nunca cobró sueldo y firmó documentos al por mayor, entre ellos unos mil 800 de la Caja de Compensación Los Andes. Aseveró que se desempeñaba en el hospital de San Javier, pero en el ministerio del ramo -hoy a cargo de Jaime Mañalich- ni siquiera existe un contrato ni egreso de plata. Los hechos los descubrió la Contraloría, que al interrogar a funcionarios, estos no pudieron recordar siquiera sus características físicas, menos cuando les mostraron una fotografía del verdadero Sergio Araya, quién sí es doctor y labora en un hospital de la zona sur de Santiago. El caso está en manos del Ministerio Público por el delito de suplantación de identidad. Sin embargo, los miles de permisos médicos firmados por Sergio Araya -el falso- podrían generar un dolor de cabeza a la autoridad. No hay claridad si fueron bien o mal pagados, confirmados, ampliados o rechazados. Y, por cierto, nadie sabe dónde está el responsable. La historia la revela Radio Bío Bío.

    Parece mentira, pero un falso doctor -que se identificó como Sergio Araya- resolvió entre 2015 y 2017 más de 50 mil licencias médicas en la COMPÍN de la Región del Maule, sin que las autoridades de la entidad ligada al Ministerio de Salud se percataran.

    Los hechos quedaron al descubierto luego que la Contraloría realizara una investigación que reveló -además- que el supuesto profesional adoptó la identidad de un médico que labora en Santiago. Los interrogatorios de la entidad revisora establecieron que Sergio Araya nunca trabajó en algún hospital de la región, que no existe siquiera un contrato de ello ni menos la emisión de pago. Eso, sin contar que a los funcionarios de la COMPÍN talquina les indicó que no quería recibir sueldo.

    Pero no es todo. Cuando los auditores inquirieron detalles físicos del supuesto doctor, nadie recordó. Lo buscaron en redes sociales y nada. Ni siquiera un teléfono de contacto.

    De la cantidad total de licencias, hay más de 1.800 de la Caja de Compensación Los Andes. De estas, al igual que las otras 50 mil, no existe claridad de cómo fueron resueltas y pagadas. En otras palabras, no se sabe si el falso doctor las rechazó, amplió o confirmó.

    El organismo fiscalizador ordenó al Servicio de Salud regional denunciar los hechos al Ministerio Público, bajo el delito de suplantación de identidad. También que se resuelva de manera inmediata un sumario administrativo que ya cumple dos años sin resultados.

    Como sea, esta enorme falsificación de documentos aparece en momentos en que la cartera dirigida por Jaime Mañalich, se comprometió a tramitar más de 27 mil permisos médicos atrasados en la COMPÍN Metropolitana. Para ello se designó a la ingeniera comercial Paula Labra Bresserer.

    Lo particular de lo ocurrido en la VII Región es que, el 9 de mayo pasado, el intendente zonal Pablo Milar y la seremi de Salud, Marlenne Durán llamaron a un punto de prensa, donde aseguraron que el COMPÍN había terminado con el rezago de 14 mil licencias médicas. Por cierto, omitieron que habían 50 mil firmadas por un doctor inexistente. Cuántas de estas últimas son parte del anuncio de la autoridad, lo dirá la indagatoria del organismo perseguidor.

    La historia del falso Sergio Araya la revela Radio Bío Bío.

    Un encuentro fortuito

    Nadie lo recuerda. Nadie puede describir su aspecto físico. Nadie sabe dónde está. Nadie sabe si tiene carnet de identidad. Lo único cierto es que a fines de octubre de 2015, Sergio Araya vestía delantal blanco con su nombre bordado que lo identificaba como doctor de medicina general, en el hospital de San Javier, región del Maule. Allí se encontró con el ex gestor administrativo de la COMPÍN, Carlos Pastrián Fuentes.

    Este último, entonces funcionario de la entidad, buscaba entre los centros asistenciales algún doctor que trabajara como “contralor”, para resolver licencias médicas que se apilaban -por cientos- en la oficina ubicada en Tres Norte 944, de la ciudad de Talca.

    Pastrián Fuentes debía cumplir -de manera urgente- con la orden emanada de la Seremi de Salud y mientras hablaba por teléfono en el hospital, Sergio Araya se le acercó. En pocas palabras le dijo que estaba interesado en el puesto. El ex gestor administrativo del COMPÍN quedó en contactarlo. Y ello ocurrió unos meses más tarde. En 2016.

    Hallarlo sería fácil y se dirigió al mismo hospital. Sergio Araya no estaba. Sin embargo, a los pocos días se apersonó en el COMPÍN talquino.

    Y así comenzó todo. Semana a semana Sergio Araya recibía cajas con licencias médicas, las que resolvía rápidamente. Algunas las rechazaba, otras las ampliaba y también las aprobaba íntegramente. Era rápido en desarrollar su trabajo y cumplía con tres horarios para devolverlas. Antes de las 8:00 horas; entre las 14:00 y 15:00 horas, o bien después de las 18:00.

    Todo caminó bien, hasta que en mayo de 2017, Sergio Araya desapareció. Y no se ha vuelto a saber de él. No existe en las redes sociales, no tiene un teléfono de contacto. Se sabe que viaja desde Santiago de tanto en tanto, pero de ello no hay seguridad.

    Por amor al arte

    Cuando la Contraloría comenzó a investigar estas irregularidades, se encontró con más sorpresas: Sergio Araya era aún más invisible. En los registros del Servicio de Salud Regional no había un contrato que diera cuenta de su dependencia con la autoridad ministerial. Nunca le pagaron. Tampoco en el COMPÍN.

    El organismo fiscalizador buscó y buscó en la base de datos de la cartera, dirigida actualmente por Jaime Mañalich y encontró a un doctor, cuya identidad -coincidentemente- era Sergio Araya. Este último de seguro se sorprendió, porque -dijo- nunca había trabajado en la VII Región.

    La fotografía del verdadero Araya, le fue exhibida a los funcionarios del COMPÍN, pero no había similitud alguna. Lo único claro es que entre 2015 a 2017 había resuelto más de 50 mil licencias médicas sin ser doctor. A estas últimas se suman otras 1.872, de la Caja de Compensación Los Andes.

    En 2017 se inició un sumario -establece el informe de la entidad de control- que continúa abierto a casi dos años de ocurridas las falsificaciones.

    La Contraloría envió el informe de auditoría al Ministerio Público, con miras a que se inicie una investigación por falsificación de identidad. Sergio Araya, sin embargo, se esfumó. Como un fantasma.

    Nuestro comentarios son un espacio de conversación y debate. Recibimos con gusto críticas constructivas, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.
    Ver los comentarios (0)