Fotografía: Enap

0 visitas |


  • En 111 páginas el organismo fiscalizador estableció contrataciones de empresas de head hunter, sin mediar concurso alguno, por más de 348 millones de pesos. Se agregan los "servicios transitorios" por otros 2.500 millones de pesos, bajo la misma figura. La manga ancha fue posible porque en 2014 este tipo de adquisiciones se dejó explícitamente fuera de la norma de control interno. La entidad revisora encontró además pagos a un operador ligado al PS, quien fue contratado por otro militante del partido cuando fungía en un alto cargo ejecutivo. Los hechos recuerdan a un escándalo ocurrido en 2009, cuando se descubrió que el entonces gerente general de la estatal -también del PS- logró que la mujer con la que mantenía una relación elevara su sueldo desde 600 mil a diez millones de pesos en pocos años, violando las normas internas. El informe de la entidad de control lo publica Radio Bío Bío.

    La Contraloría ordenó sumarios en la Empresa Nacional del Petróleo (ENAP), luego de acreditar irregularidades por millonarias contrataciones a empresas privadas y el nombramiento ilegal de una importante jefatura, cuya titular carecía de título profesional.

    De acuerdo al informe final Nº 622 -que publica Radio Bío Bío– la ENAP gastó más de 348 millones de pesos en servicios de “head hunter”, mediante contratación directa, sin realizar licitación para hacer más eficiente el uso de recursos del Estado.

    El organismo fiscalizador estableció además que la estatal pagó diferencias de precio a tres empresas del rubro por más de 38 millones de pesos “por igual servicio”, sin que exista una justificación administrativa para ello.

    Lea el informe completo

    No fue todo. La entidad de control acreditó que ENAP pagó -entre 2016 y 2017- más de 2.537 millones de pesos en la contratación de “servicios transitorios” a 4 empresas, “sin fundamentos que la sustente”.

    La arbitrariedad en las contrataciones fue posible porque en 2014 la estatal las excluyó expresamente de la Norma Corporativa de Aprovisionamiento, lo que permitió manga ancha en las adquisiciones.

    Para la ciudadanía resulta casi imposible conocer este tipo de resoluciones que adopta la ENAP. Sucede que al ser una empresa del Estado, quedó fuera de la supervigilancia del Consejo para la Transparencia y solo basta con que en su página publique información general.

    Coto PS

    La Contraloría descubrió honorarios por 18 millones de pesos a Eduardo Loyola Osorio quien prestó servicios como asesor para mediar en la negociación colectiva que en 2015 realizaron los trabajadores de la estatal.

    Nada tendría de irregular, salvo que la ENAP no guarda ningún informe ni registro que acredite que Loyola trabajó. Este último es un reconocido lobbista ligado el PS. Quien lo contrató fue Pablo Velozo Alcaide -entonces a cargo de Recursos Humanos- pero también secretario general del mismo partido.

    Sexo e ironías

    Desde 2011 hasta el 27 de julio de 2018 -cuando fue despedida- la egresada de derecho Claudia Sandoval, trabajó en la petrolera.

    Se desempeñó en varios cargos, algunos de los cuales -según la normativa interna- exigían que estuviera en posesión de un título profesional. Irónicamente, el último puesto que ejerció, en calidad de interina, fue el de gerenta de Ética y Cumplimiento de la ENAP, hasta que gracias a la consulta de la Contraloría se estableció la irregularidad. Por estos hechos también la entidad de control ordenó un sumario.

    En 2018 la estatal, como revelan los datos de la Comisión para el Mercado Financiero (CMF) tuvo una pérdida de 232 millones de dólares. La comparación con los poco más de 23 millones de dólares en utilidades, habla por sí sola. Eso sin contar los 5 mil 500 millones de pesos que gastó -entre 2017 y 2018- en pago de viáticos.

    No han sido los únicos gastos de dineros fiscales de forma desenfrenada. Una historia de sexo, mentiras y escándalo, como la definió la prensa de la época, quedó al descubierto en 2009 en la ENAP.

    Ese año se conoció que Enrique Dávila Alveal, entonces gerente general de la compañía, había logrado que la ingeniera comercial Paula Hidalgo -con quien mantenía una relación- elevara su sueldo desde los 600 mil pesos a más de 9 millones de pesos en pocos años. Eso sin contar con los viajes a destinos paradisíacos, algunos de los cuales fueron pagados con fondos fiscales, entre ellos Cancún, Rio de Janeiros u otros como París, Milán, Miami, Lisboa, Londres, Quito y Buenos Aires.

    Dávila es socialista y llegó a ser presidente de la Fundación Chile 21, el think tank de la vieja Concertación.

    Consultada la estatal, envió una declaración, en donde se comprometió a realizar “todas las investigaciones que indica la Contraloría en su informe y, de ser el caso, pondremos ante los organismos pertinentes cualquier hallazgo o irregularidad que podamos detectar”.

    “La investigación de Contraloría va en la línea que ha definido el directorio y la administración de ENAP desde agosto de 2018, trabajando en la implementación de una serie de medidas orientadas a transparentar la gestión de la compañía y establecer un estricto control de sus recursos.
    Entre 2018 y 2019, de hecho, instruiremos en total 38 auditorías internas tendientes a clarificar procesos de contratos, inversiones, gastos de personal y asesorías, entre otros. La actual dirección de ENAP ha definido como su prioridad el control estricto de los recursos y tomar las medidas necesarias para hacer de ENAP una empresa viable y sostenible en el tiempo”, concluye la versión.

    Nuestro comentarios son un espacio de conversación y debate. Recibimos con gusto críticas constructivas, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.
    Ver los comentarios (0)