Fotografía: ARCHIVO | Agence France-Presse

0 visitas |


  • Documentos y testimonios revelan que Waldo Rojas Soto, trabajó para Isolux en Chile y que en esa condición sobornó a un funcionario público -que ya fue condenado por cohecho y fraude al fisco- entregándole dos bolsos con 15 millones de pesos cada uno. Un contrato que consta en la Fiscalía Centro Norte, da cuenta que su trabajo como “consultor” fue autorizado directamente por Juan Carlos de Goycoechea, el dueño de Isolux Argentina, investigado en el mayor caso de corrupción que afecta al país vecino, con el pago de coimas de la era Kirchner y que colaborará con la justicia. En ese proceso ya suman más de una docena de detenidos entre políticos y empresarios y millones de dólares en coimas. Rojas Soto es investigado desde 2016 por el Ministerio Público y está querellado por el Servicio de Impuestos Internos y el Consejo de Defensa del Estado por delitos de corrupción, en el marco de la construcción de un edificio en la Universidad de Santiago. La historia la revela la Unidad de Investigación de Radio Bío Bío.

    En marzo de 2014, Waldo Rojas Soto, el tío de Natalia Compagnon, se sentó en un céntrico café y acomodó un bolso negro que contenía 15 millones de pesos en efectivo para sobornar a un funcionario público.

    Rojas, entonces “consultor” de la constructora multinacional española Isolux, esperó a que llegara el jefe de finanzas de la Universidad de Santiago (Usach), Mauricio Carrasco y le entregó el dinero.

    Hacía solo unos meses que la firma, a través de su agencia en Chile, se había adjudicado una licitación para construir un edificio en la casa de estudios por más de 9 mil 400 millones de pesos, donde Carrasco operó para que la firma ibérica ganara el contrato.

    Foto de Facebook
    Waldo Rojas Soto. Foto tomada de su Facebook

    En junio del mismo año, otro bolso con la misma cantidad, sería entregado por Rojas a Carrasco, esta vez por emitir millonarios cheques a la multinacional pese al evidente atraso de la obra de la Usach, conocida como Cedoc. Por esos días, Isolux en Chile enfrentaba serios problemas de liquidez que provocaron importantes retrasos en otras obras importantes para el país por lo que adelantar los estados de pago era primordial.

    Se sabe hasta ahora que Isolux participó en las construcciones del puente del Bio Bio de 35.000 millones de pesos y del Maule de 13.000 millones de pesos. A ellos suman el hospital de Pitrufquén con 17 mil millones, el estadio de Calama de 10 mil millones y un mejoramiento vial en San Antonio por 3 mil millones de pesos, según publicara Ciper.

    Las coimas pagadas en Chile están siendo investigadas por la Fiscalía Centro Norte desde 2015, pero hay hechos que llaman la atención. Carrasco fue condenado por cohecho y fraude al fisco reiterado en septiembre de 2016 donde se incluyen las actuaciones de Rojas, pero este último nunca ha sido formalizado, pese a estar querellado el Consejo de Defensa del Estado (CDE) y la propia Usach. Eso sin contar el libelo del Servicio de Impuestos Internos (SII) por delitos tributarios. (Lea la condena completa)

    Lea la querella del CDE

    La sentencia de primera instancia del Sexto Juzgado de Garantía de Santiago, le impuso a Carrasco una sanción de cárcel efectiva, pero la Corte de Santiago la rebajó a tres años de libertad vigilada. (Lea la resolución del tribunal de alzada)

    Escuche la formalización completa a Mauricio Carrasco de los bolsos con plata

    Sin embargo, la suerte de Waldo Rojas podría cambiar. Y esto, porque su identidad acaba relacionarse con un delito transnacional, ya que fue contratado para ser el operador en Chile, por Juan Carlos de Goycoechea, otrora jefe de Isolux Argentina, que hoy se encuentra investigado por la justicia del país vecino, como parte de la trama de sobornos de la era Kirchner, conocido como “los cuadernos de las coimas”, revelados por el diario La Nación de Buenos Aires.

    Según los medios transandinos, de Goycoechea sería uno de los “arrepentidos” y colaboraría íntegramente con la justicia a cambio de beneficios procesales. Ya habría asumido ante el magistrado Claudio Bonadío, el pago de coimas a los Kirchner para conseguir obras de infraestructura por un monto de 650 millones de dólares.

    Los proyectos del consultor

    Los trabajos de Rojas Soto y los pagos a un funcionario público, están acreditados en la indagatoria que lleva el fiscal regional Xavier Armendáriz a través de una serie de documentos a los que accedió la Unidad de Investigación de Radio Bío Bío.

    Uno de ellos es el contrato de prestación de servicios de consultoría, fechado el 10 de septiembre de 2012, firmado por Rojas y de Goycoechea y que consta en la indagatoria. (Lea el contrato completo)

    En él, se leen los términos se referencia a los que debía responder Waldo Rojas. Y entre otros aspectos, mantener exclusividad con la empresa y la forma en que se pagarían los honorarios.

    Natalia Compagnon, sobrina de Waldo Rojas, está condenada en primera instancia por delitos tributarios.
    Natalia Compagnon, sobrina de Waldo Rojas, está condenada en primera instancia por delitos tributarios en el caso Caval.

    El documento tiene seis páginas y cuatro anexos. Estos últimos revelan en qué proyectos operaría Rojas en favor de Isolux, por órdenes de Goycoechea.

    Se trata de los proyectos “puente Maule”, de 30 millones de dólares. El importe a facturar, sería de 1,2% más IVA. Es decir, poco más de 300 mil dólares.

    Le sigue el Puente del Bío Bío de 65 millones de dólares y 700 mil dólares de comisión.

    El túnel de agua negra en la Región de Coquimbo, de 250 millones de dólares, facturaría para Waldo Rojas 2,5 millones de dólares.

    Se agrega el proyecto Valle del Viento, de 120 millones de dólares, donde no se identifica región. El pago sería de un millón 200 mil dólares. Por último, buscaban participar de una supuesta Central de Generación de Termoeléctrica de Con Con, Quinta Región, que Isolux avaluaba en 300 millones de dólares.

    “Directo con Argentina”

    El contador auditor Hugo Velozo Rencoret, quien trabajó en la multinacional, conoció de cerca las maniobras de Rojas y sus vínculos con Argentina, en especial con de Goycoechea.

    El 6 de abril de 2015, prestó declaración en calidad de testigo ante el entonces fiscal regional Andrés Montes y aseguró que “hay pagos indebidos desde la empresa a Waldo Rojas. En 2013 llegaron unas facturas, ignoro de qué empresa, con instrucciones desde Argentina, de que se pagaran a Waldo Rojas sí o sí”. (Lea la declaración completa)

    “El rol de Rojas era directo con Argentina. Ignoro el acuerdo, sólo sé que se me solicitó pagar una factura por alrededor de 51 millones de pesos. Barcenilla (entonces uno de los gerentes mundiales de Isolux) me dio las instrucciones de Juan Carlos de Goycoechea, de pagar esa factura, aunque no tuviese respaldo”, declaró.

    En su testimonio, Velozo aseveró que se negó a pagarle a Waldo Rojas, que se peleó con todos en la empresa con tal de impedirlo e incluso recurrió a la jefatura máxima en España.

    “Hay dos facturas de mediados de 2013 que rechacé tajantemente (…) Eran facturas sin contratos ni respaldos por unos 100 mil dólares. Me llegaron unos contratos firmados entre Waldo Rojas y de Goycoechea, justificando la existencia de contratos entre el Grupo Isolux Corsan y Waldo Rojas (…) me llegaron correos de reclamos (… ) Me salté la cadena de mando y mandé los antecedentes directamente a Madrid”, insistió Velozo.

    En todo caso, reconoció, que sus intentos sirvieron de poco. “Desde Madrid viajaron a Buenos Aires y finalmente (…) quien ordenó pagar fue Carlos Mendoza (Buendía), español, director de control y gestión”, explicó.

    En las nueve páginas de su declaración, Velozo asegura que Rojas y de Goycoechea se reunieron en el Congreso, pero no supo con quién. Que mantuvieron reuniones en el Marriot con un funcionario del MOP que les ayudó a la inscripción de Isolux en el registro de empresas en 2012 y les cobró 9 millones de pesos.

    Según Velozo, el jueves 17 de abril de 2015, Rojas y de Goycoechea de reunieron en el Sheraton a conversar, porque se habían presentado complicaciones. Tenían de qué, hacía pocos días que la fiscalía había iniciado en Chile la investigación contra Isolux y allanado las oficinas de la empresa.

    “Me lo presentaron como operador político”

    Álvaro Frutos Rosado, es un abogado español que trabajó en el Consejo de Seguridad Nacional de su país, como también en Isolux, durante su permanencia en Chile entre 2013 y 2014 en calidad de gerente general.

    Fue citado por el exfiscal Montes y declaró también como testigo el 16 de junio de 2015. Entre otros tópicos, sobre la labor que Waldo Rojas realizaba en la empresa multinacional y sus vínculos con Argentina. (Lea la declaración completa)

    “Respecto a Waldo Rojas, lo vi solamente dos veces. La primera vez me los presentaron directivos de la empresa en España que viajaron a Chile, Mario Barcenilla y Christian Manrique (…) y José Fernández que trabajó en Argentina con de Goycoechea. Ellos me lo presentaron como un operador político en las oficinas de la empresa (…) alrededor de marzo de 2013 (…) Al hablar con de Goycoechea, el me dijo que cualquier problema en Chile debía hablarlo con Waldo Rojas, porque era el operador de Isolux en Chile”, apuntó.

    En tanto, el administrador de Isolux Chile, el español Francisco Vieira, reconoció la “asesoría” de Rojas a la empresa. Y reveló un detalle: cuando postularon en 2012 para construir el edificio en la Usach, no estaban en primer lugar para ser elegidos, sino en segundo.

    Sin embargo eso cambió, dijo Vieira a la fiscalía, porque la obra les fue adjudicada y se le pagó a Waldo Rojas a través de una factura de otra empresa por un monto superior a los 50 millones de pesos.

    Radio Bío Bío intentó obtener una versión de Mario Vargas, quien patrocina a Waldo Rojas en la investigación que lleva la fiscalía, pero hasta el cierre de esta nota no hubo respuesta.

    Nuestro comentarios son un espacio de conversación y debate. Recibimos con gusto críticas constructivas, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.
    Ver los comentarios (0)