Fotografía: ARCHIVO

0 visitas |


  • Una querella criminal ante el Cuarto Juzgado de Garantía de Santiago, presentada por el conglomerado dirigido por Álvaro Saieh, da cuenta que un asaltante solitario violó los sistemas se seguridad del edificio corporativo ubicado a metros del Parque Arauco, a eso de las 22 horas del pasado viernes de 7 julio. Subió en ascensor, burló a los guardias y usó los puntos ciegos de las cámaras para evitar ser detectado. Robó los notebooks de áreas comerciales, planificación, marketing, entre otras, donde estaban contenidos los listados de proveedores, planillas de precios, negociaciones comerciales, campañas, entre otros datos confidenciales. La empresa, detalló en su acción legal, que “esta sustracción fue totalmente dirigida (…) para obtener acceso ilegítimo a información y datos confidenciales de la compañía”. La Fiscalía Oriente inició una investigación para encontrar a los responsables. La acción legal la publica íntegramente la Unidad de Investigación de radio Bío Bío.

    El primer empleado que llegó a la oficina, notó que algo no estaba en regla. No lo estaba, porque la puerta con un moderno sistema de seguridad del edificio ubicado en el séptimo piso de calle Cerro El Plomo 5680, con guardias 24 horas al día y cámaras en cada piso, estaba forzada. Son las 8.30 am del lunes 9 de julio de 2018 y la jornada laboral estaba ad portas de comenzar a unos 500 metros del ala sur del Parque Arauco.

    Y mientras recorría las dependencias del holding SMU, dueño de Unimarc, Alvi, Supermercado Mayorista 10, Ok Market, entre otras firmas importantes del mercado financiero y el retail, notó que en la zonas de los gerentes de áreas clave de la compañía, faltaban los computadores. Siguió la revisión, pero todo estaba en orden. Salvo aquello, no faltaba nada. Un robo más, de seguro pensó. De inmediato informó al personal de seguridad, a Carabineros y la empresa.

    Con el paso de las horas y la revisión de las aparatos captadores de imágenes, el cuadro comenzó a quedar más claro. Pero al mismo tiempo, abrió un escenario de sospechas: la sustracción de información corporativa estratégica, aquella que revela los secretos comerciales más importantes para un grupo empresarial, en este caso dirigido por Álvaro Saieh. (Lea el último informe a la Comisión para el Mercado Financiero con los actuales directivos)

    Álvaro Saieh, dueño de Corpgroup | Archivo / Agencia UNO
    Álvaro Saieh, dueño de Corpgroup | Archivo / Agencia UNO

    A medida que avanzaba el registro digital, el asunto se volvió más complejo. Los hechos habían sido perpetrados por un ladrón solitario el viernes 7 de julio a eso de las 22.00 horas, cuando todo el personal de esa y otras oficinas, se había retirado a sus hogares para disfrutar el fin de semana. Es decir, había penetrado y violado las medidas de seguridad sin que nadie se percatara.

    El desconocido, se sabe hasta ahora a rostro descubierto y aprovechando el “punto ciego” de las cámaras, abandonó el edificio llevándose los ordenadores de la gerenta comercial de Servicios Financieros, Luisa Astorino; del gerente Corporativo Comercial Horacio Montalva y Tomás Durandeau, gerente general de Unidata.

    No serían los únicos afectados: Sergio Saravia, gerente de Planificación Comercial, Fabián Muller de la firma SRM, Roberto Sebeckis, de Marketing, también fueron víctimas. Sumados a los anteriores, también Manuel Larraín, gerente de productos perecibles de SMU, quedó sin su elemento de trabajo.

    Para SMU, la situación no podía ser más compleja. En los computadores estaban archivados los listados de proveedores, planillas de precios, negociaciones comerciales, campañas de marketing, entre otros datos, además de las claves que permitían acceder tranquilamente al servidor de la compañía y hacerse de mayores secretos.

    Aquel lunes se le pidió al personal que mantuviera reserva y hubo reuniones con el equipo legal para definir el curso a seguir. Denunciar la sustracción sin ningún detalle anexo era la mejor solución, dijo una fuente allegada a los hechos, mientras se adoptaban medidas para paliar el golpe. Revelar que en los notebooks había información confidencial para a SMU, era asumir una grave falencia en un holding que opera en Chile y en el extranjero.

    Sin embargo, primó un criterio formal y la tesis de que el robo estaba dirigido a robar información confidencial de la compañía para fines no especificados, cobró fuerza.

    Por esta razón, el abogado Claudio González, presentó el 12 de julio -en el Cuarto Juzgado de Garantía de Santiago- una querella criminal por los delitos de sabotaje informático y robo en lugar no habitado contra quienes resulten responsables. Por lo anterior, la Fiscalía Oriente inició una investigación para dar con él o los autores del hecho.

    Acción dirigida

    El texto legal, que publica íntegramente la Unidad de Investigación de Radio Bío Bío, da cuenta que el ladrón podría tener entre 25 a 35 años. Mediría un metro y setenta centímetros aproximadamente, toda vez que “burló el control, de los guardias del primer piso, por lo que no se identificó”, señala el libelo. (Lea la querella aquí)

    “(…) subió por el ascensor hasta el séptimo piso, forzó la mampara que accede a las oficinas (se accede mediante tarjeta electrónica de ingreso) y se dirigió directamente hasta las oficinas (…) de los gerentes”, sigue la presentación.

    “Es necesario hacer presente que de manera colindante a estas oficinas (de los gerentes) existe un sinnúmero de estaciones de trabajo de personal administrativo de la compañía en donde se encontraban totalmente a la vista diferentes computadores, pero que no fueron sustraídos por lo que no cabe más que concluir que esta sustracción fue totalmente dirigida hacia los gerentes (…) para obtener acceso ilegítimo a información y datos confidenciales de la compañía”, sigue el documento.

    Y aún cuando la empresa asegura que no tiene sospechosos posibles, claramente se trata “de una sustracción estratégica y ataque a nuestra información (…) ya que las personas afectadas son todos los gerentes del área comercial”.

    Álvaro Sahieh es el dueño del holding que no solo incluye a las empresas señaladas. Además tiene participación en medios -a través del grupo Copesa- como La Tercera, Pulso, La Cuarta, Qué Pasa, Paula, Diario Concepción y Radio Zero. Le siguen Unimarc, Alvi, Telemercados, negocios millonarios en el Sur del país -entre muchas otras- que incluyen importantes fondos de inversión.

    De acuerdo a sus últimos estados financieros, sus activos superan los 1.900 millones de pesos con inversiones en Perú y a marzo de este año con más de 30 mil trabajadores. (Vea los estados financieros aquí)

    Vea la querella íntegramente:

    Querella SMU por robo en oficinas centrales by Jorge Molina Sanhueza on Scribd

    Nuestro comentarios son un espacio de conversación y debate. Recibimos con gusto críticas constructivas, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.
    Ver los comentarios (0)