Fotografía: Jorge Abott, fiscal nacional

0 visitas |


  • Se trata de las causas por la supuesta internación de armas desde Argentina y el financiamiento para realizar atentados por parte de los comuneros mapuches. En paralelo, Carabineros tomará contacto hoy con el FBI para que realice peritajes a toda la investigación, incluido el software que utilizaron y los celulares de los comuneros.

    El Ministerio Público estudia cerrar dos aristas que abrió de la Operación de Huracán, tras anunciar que no perseverará en la causa principal tras detectar una eventual manipulación de las pruebas que le presentó Carabineros para inculpar a ocho comuneros mapuches en diversos atentados incendiarios en La Araucanía.

    Se trata de las causas por la presunta internación de armas desde Argentina y el eventual financiamiento que obtuvo Héctor Llaitul, el líder de la Coordinadora Arauco-Malleco (CAM), para realizar dichos atentados. Ambas aristas son investigadas por el fiscal adjunto de la Fiscalía de Alta Complejidad de La Araucanía, Felipe González, quien el jueves 25 de enero presentó un escrito ante el Segundo Juzgado de Garantía de Temuco para no perseverar en la Operación Huracán.

    Vea: Operación Huracán: “Fiscalía cierra Operación Huracán y abre investigación en contra de Carabineros”

    El cierre de ambas causas satelitales, según fuentes de Radio Bío Bío, se debe a que nacieron como aristas del oficio 130 que presentó Inteligencia de Carabineros al Ministerio Público para iniciar la Operación Huracán. Por lo mismo, tendrían, de acuerdo a la fiscalía, vicios en sus pruebas y por ello no cuentan con personas formalizadas hasta la fecha.

    En el oficio 130 que Carabineros entregó a la fiscalía, de hecho, aparece el supuesto intercambio de mensajes entre los comuneros mapuches en el que hablan del financiamiento y la internación de armas. Héctor Llaitul, apodado el “negro” en dichos mensajes, le pide aportes en dinero a una persona de nombre, o chapa, “Daniel”, quien se compromete a entregarle “dos palos (dos millones de pesos)”. Después, habla con otra persona denominada “Cid”, a quien le confirma que recolectó 12 millones de pesos en una universidad en Santiago. En su paso por la capital, dice además Llaitul, se reunió con “Daniel yerko”, quien le habría facilitado los “dos palos” iniciales.

    En otros supuestos mensajes entre comuneros mapuches que interceptó Carabineros, pero que son cuestionados por la fiscalía, Llaitul informa a una persona denominada “Matute” sobre las armas que consiguió. El listado incluía seis escopetas, 10 revolvers, 12 pistolas, dos fusiles y diversas municiones, entre ellas, 250 cartuchos y más de 600 balas de distinto calibre.

    Dichos casos, que estaban siendo indagados de manera reservada, están bajo estudio para su archivo en los próximos días. Aunque también podría presentarse un nuevo escrito ante tribunales para no perseverar en ellos, tal como lo hizo el propio fiscal González con la Operación Huracán.

    Los supuestos mensajes entre comuneros mapuches que detectó el oficio 130 de Carabineros

    huracan_mensajes_mapuches

    Carabineros pide colaboración al FBI

    El Ministerio Público ha justificado su posición en la disputa que mantiene con Carabineros en base a dos peritajes a los celulares incautados a los comuneros mapuches. Se trata de uno interno, Unidad Especializada en Lavado de Dinero, Delitos Económicos, Medioambientales y Crimen Organizado (Uldeco), y otro externo. Ambos concluyen que la información entregada por Carabineros fue un montaje. Pero hay un tercer peritaje independiente, y desconocido hasta ahora, que la fiscalía encargó a la PDI que aún se encuentra en desarrollo.

    Vea: Operación Huracán: “El peritaje que revela cómo Carabineros realizó el supuesto montaje”

    Mientras se esperan las conclusiones de dicho estudio, Carabineros solicitará hoy al FBI que realice una serie de peritajes paralelos a toda la cadena de la investigación. Es decir, tanto a el software que utilizaron para intervenir de manera remota los aparatos de los comuneros mapuches, como a los preinformes que analizaron los aparatos incautados y que sirvieron para justificar el oficio 130.

    Para ello, Julio Pineda, subdirector de Carabineros a cargo del sumario administrativo que encargó el gobierno, se pondrá en contacto hoy con la Oficina del Agregado Legal de la Embajada de Estados Unidos para solicitar la colaboración. En dicha repartición, de hecho, operan en Chile una decena de funcionarios del FBI como agregados legales.

    Las gestiones de Pineda van en línea con lo señalado por la Presidenta Michelle Bachelet el martes pasado, cuando dijo en una entrevista con ITV Patagonia que “es clave que sepamos la verdad y es por es que hemos solicitado que haya un peritaje independiente que pueda decirnos realmente quién tiene la razón aquí”.

    En paralelo a la solicitud de colaboración del FBI, Pineda continuará citando a funcionarios de Carabineros esta y la próxima semana para que declaren en el sumario administrativo, el cual también contempla futuras citaciones a los fiscales involucrados en el caso.

    La fiscalía, en tanto, hará lo mismo y en otra de las aristas que aún se mantiene abierta, la de presuntas filtraciones hacia los comuneros mapuches desde el propio Ministerio Público y la Agencia Nacional de Inteligencia (ANI), interrogará hoy en dependencias de la Fiscalía Nacional al jefe nacional de Inteligencia Gonzalo Blu y al encargado de Orden Público de La Araucanía, Marcelo Teuber. Bruno Villalobos, el general director de Carabineros, declarará ante los fiscales este viernes.

    Nuestro comentarios son un espacio de conversación y debate. Recibimos con gusto críticas constructivas, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.
    Ver los comentarios (0)