Fotografía: Agencia UNO

0 visitas |


  • "Cabe hacer presente que los archivos de supuesta mensajería no reúnen las características ni condiciones de elementos generados ni exportados desde los aplicativos de mensajería instantánea (WhatsApp, Telegram y Facebook Messenger) ni tampoco del tipo SMS o cualquier tipo de mensajería instantánea común", dice el peritaje en su apartado de conclusiones.

    La caída de la denominada Operación Huracán y el inicio por parte del Ministerio Público de una investigación penal en contra de la Unidad de Inteligencia Operativa Especializada (UIOE) de Carabineros, por obstrucción a la investigación y falsificación de instrumento público, tienen un factor en común: un peritaje a doce teléfonos celulares de comuneros mapuches que fueron apresados el pasado 23 de septiembre.

    Dicho peritaje fue el que convenció a la Fiscalía Regional de La Araucanía que los informes de inteligencia que les había presentado Carabineros para inculpar a los comuneros mapuches tenían serias inconsistencias. De ahí que se decidiera cerrar la Operación Huracán y comenzar la indagatoria penal en contra de la UIOE. La Unidad Especializada en Lavado de Dinero, Delitos Económicos, Medioambientales y Crimen Organizado (Uldeco) de la Fiscalía Nacional fue la entidad que realizó el peritaje y entregó un primer análisis el 28 de diciembre pasado a Felipe González, fiscal adjunto de la Fiscalía de Alta Complejidad de La Araucanía, a cargo de la Operación Huracán, y una ampliación del mismo el 23 de enero.

    Ambos documentos técnicos, a los cuales accedió Radio Bío Bío y que forman parte de la carpeta investigativa del caso que fue liberada a las defensas de los comuneros, revisaron las supuestas conversaciones vía WhatsApp, Telegram y Facebook Messenger que realizaron los comuneros mapuches, en las que hablaban de atentados realizados, internación de armas, financiamiento para sus actividades y la preparación de nuevas acciones de quema de camiones. Precisamente, esas conversaciones fueron las objetadas por el peritaje, el cual detectó inconsistencias técnicas de las cuales se deduce que dichas conversaciones podrían haber sido incrustadas en los aparatos de forma externa.

    “Cabe hacer presente que los archivos de supuesta mensajería no reúnen las características ni condiciones de elementos generados ni exportados desde los aplicativos de mensajería instantánea (WhatsApp, Telegram y Facebook Messenger) ni tampoco del tipo SMS o cualquier tipo de mensajería instantánea común”, dice el peritaje en su apartado de conclusiones.

    En concreto, los dos informes dan cuenta de archivos en formato TXT que no tienen relación con el tipo de archivos que generan la mensajería instantánea de aparatos celulares como WhatsApp y Telegram.

    “El archivo Text_.txt no sería un archivo de mensajería”, dice el análisis de la Uldeco. “Esto considerando que no contiene TimeStamp (marca temporal) ni la estructura de un elemento exportado de la aplicación de mensajería Telegram, ya que las bases de datos de conversaciones generados por Telegram corresponden a ficheros con nombre ‘Cache.db"”, agrega.

    El celular de Héctor Llaitul, líder de la Coordinadora Arauco-Malleco (CAM), fue uno de los aparatos analizados por la Uldeco de la fiscalía para revisar si la información entregada por Carabineros era consistente con sus propios hallazgos. De acuerdo a lo informado por Inteligencia de la institución policial, Llaitul, identificado como el “negro”, sostuvo conversaciones con otros comuneros de nombres, o chapas: “Daniel”, “Matute”, “CID”, “José”, “Marcos”, “Pato”, “Martín” y “Temucano”.

    En esas supuestas conversaciones interceptadas por Carabineros y que aparecen en el peritaje de la fiscalía, Llaitul comunica a los otros comuneros que la “ANI me avisó que los pakos preparan operación” (sic), ante lo cual “José” le responde que contactará a un “amigo de la fiscalía”. Fueron precisamente esas supuestas conversaciones las que dieron curso a una arista de la Operación Huracán, que investiga la filtración de antecedentes desde la Agencia Nacional de Inteligencia (ANI), y de la propia fiscalía, a los comuneros mapuches.

    Pero a la luz de las conclusiones del peritaje de la Uldeco, esa y otras conversaciones que detalla el informe de inteligencia de Carabineros, no tendrían las características de mensajería. Al respecto, los archivos que se detectaron en esa situación fueron los mensajes de los celulares de los comuneros mapuches Llaitul, Claudio Leiva y Martín Curiche.

    La revisión de los celulares de esos tres comuneros mapuches también da cuenta de la fecha de incautación de los aparatos y la fecha de registro de las conversaciones vía mensajería en los dispositivos.

    Al respecto, se estableció que los celulares fueron incautados el 23 de septiembre entre las 14:15 horas y las 14:35 horas. La fecha y hora de registro de los mensajes, es decir, de cuando se realizaron las supuestas conversaciones entre los comuneros, corresponden al mismo 23 de septiembre, pero en la noche, entre las 20:50 horas y las 22:35 horas, cuando los celulares ya estaban en manos de Carabineros.

    Revisa los documentos a los que tuvo acceso La Radio:

    Nuestro comentarios son un espacio de conversación y debate. Recibimos con gusto críticas constructivas, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.
    Ver los comentarios (0)