Fotografía: Isapre Masvida

0 visitas |


  • Cadena farmacéutica demanda el pago de más de $4.500 millones por incumplimiento de contrato. Masvida niega los hechos, mientras batalla, en paralelo, con una compleja situación financiera que la tiene bajo la mira de las autoridades, clínicas y nuevos candidatos a socios.

    La crisis financiera que vive Empresas Masvida (EM) podría agudizarse si pierde un desconocido juicio arbitral en el que se encuentra enfrentada con Farmacias Ahumada (antes denominada Fasa). Se trata de una demanda por incumplimiento de contrato que presentó en mayo de 2016 la cadena de farmacias en contra de la isapre de EM, por más de $4.500 millones.

    El proceso, de carácter reservado y al cual tuvo acceso La Radio, se desarrolla en el Centro de Arbitraje y Mediación (CAM) de la Cámara Comercio de Santiago (CCS), y es llevado adelante por el juez Arturo Yrarrázaval. En enero culminó la etapa probatoria de la disputa y en marzo se reactivará con miras a un fallo, tras el feriado de febrero que aún rige para los tribunales arbitrales.

    La disputa entre ambas empresas se da en medio de un complejo proceso financiero que vive Masvida. Clínica Las Lilas, uno de sus principales activos, informó sobre un ajuste patrimonial negativo por más de $23 mil millones, según reveló El Mostrador.

    En paralelo, la superintendencia de Salud le dio un ultimátum para que presente un plan de mejora de sus finanzas, mientras sigue buscando un socio estratégico que le permita allegar más recursos. La demanda de Farmacias Ahumada, desconocida hasta ahora, podría agudizar la situación.

    En concreto, Farmacias Ahumada alega que Isapre Masvida e Infovida, ambas subsidiarias de Empresas Masvida, violaron un acuerdo marco entre ambas partes, que consistía en la celebración de cuatro contratos que garantizaban la prestación exclusiva de servicios de la farmacias a los usuarios de Masvida.

    El primero de esos contratos, que habría comenzado a operar el 1 de enero de 2014 y que debían extenderse hasta el 31 de diciembre de 2016 con renovación anual automática, consistía en un convenio de prestaciones farmacéuticas para el otorgamiento de beneficios GES.

    El segundo de los contratos aseguraba a Farmacias Ahumada la exclusividad para compras a través de excedentes de cotización de dicha isapre, mientras que los dos últimos acuerdos eran sobre descuentos, atención preferente y beneficios adicionales para usuarios de Masvida.

    Para la implementación de los cuatro puntos anteriores, se firmó un quinto contrato entre una sociedad de Farmacias Ahumada e Infovida, la subsidiaria de Masvida encargada de la gestión informática. Dicho contrato, alega la cadena de farmacias, tampoco se cumplió, pues Infovida cortó el acceso a su sistema computacional en diciembre de 2015.

    Ese mismo mes comenzaron los problemas con los otros cuatro contratos, lo que derivó en que los usuarios de Masvida no pudieron seguir ocupando Farmacias Ahumada para comprar con excedentes ni utilizar los otros beneficios pactados.

    “A través de los propios clientes que concurrieron a los establecimientos de Farmacias Ahumada, esta parte tomó noticia que la referida situación se debía a una instrucción dada por Masvida desde inicios de diciembre de 2015, y con vigencia en todo el país, y que tendría como fundamento un acuerdo de exclusividad celebrado entre esa aseguradora y la cadena de farmacias Cruz Verde”, dice la demanda de Farmacias Ahumada, presentada por los abogados María Soledad Krause y Paulo Montt.

    De acuerdo al libelo, “la conducta de las demandadas implicaba que, cuando un afiliado de Masvida concurría a un local de Farmacias Ahumada y pedía comprar algún producto con cargo a sus excedentes u otros beneficios, en la pantalla del local aparecía con 0 (cero) excedentes, lo que no era efectivo. En otras palabras, pese a tener excedentes disponibles, el cliente no los podía usar para comprar en los locales de esta parte, porque las demandadas habían cortado el acceso al sistema de información en línea”.

    El tema no pasó desapercibido para los usuarios de Masvida. Varios de ellos preguntaron a la aseguradora porqué ya no podían comprar en Farmacias Ahumada ni utilizar sus beneficios. Entre diciembre de 2015 y enero de 2016, Masvida respondió, vía Twitter, que el convenio de exclusividad ahora era con Cruz Verde, la competidora de Fasa.

    En su demanda, Farmacias Ahumada calcula que sólo por concepto de menor venta, tras el incumplimiento del contrato, ha perdido $4.043 millones. A ello agrega $347,5 millones por daño emergente, debido a que, según dice, ha tenido que seguir pagando comisiones a sus vendedores; y otros $200 millones por daño moral, por un “conjunto de reclamos de incumplimiento de los afiliados, lo que afectó asimismo la reputación y posición comercial de Fasa”.

    La respuesta no se hizo esperar

    En junio de 2016 Infovida e Isapre Masvida presentaron objeciones y observaciones a la demanda. Dos meses después, presentaron dos escritos con su contestación formal. En ambos niegan, en gran parte, el relato de Farmacias Ahumada y explican que la relación comercial entre ambas data desde hace más de una década.

    En síntesis, Masvida reconoce que tuvo un acuerdo comercial con Farmacias Ahumada desde 2005 y que dicho convenio se comenzó a formalizar entre 2013 y 2014. Sin embargo, niega que los contratos derivados de dicho acuerdo marco por los que alega incumplimiento Farmacias Ahumada, se hayan firmado. Al menos, dice, Masvida no los firmó.

    “Ninguno de estos contratos o convenios están suscritos legalmente por Isapre Masvida S.A. ni por sus representantes legales actuando por ella, como en derecho corresponde, por lo que su contenido le es inoponible a mi representada”, dice la contestación de Isapre Masvida, presentada por el abogado Jean Pierre Latsague.

    De hecho, el abogado de Masvida agrega que “siempre existió una clara intención por parte de mi representada de no volver a suscribir un convenio de exclusividad con Fasa, tal como lo representó categóricamente don Ulises Figueroa (Gerente General Isapre Masvida) por medio de correo electrónico enviado el 5 de noviembre de 2013 a don Álvaro Brito (Gerente División Farma y ABF)”.

    Respecto al contrato con Infovida, la subsidiaria informática de Masvida, el abogado de la empresa, Carlos Vera, dice en su escrito que “si bien reconocemos que de los términos del contrato aparece que éste entraría en vigencia desde el mes de enero de 2014 hasta diciembre de 2016, es lo cierto que las actoras olvidan relatar que dicho sistema ya venía operando en los hechos y, sin regulación formal alguna, desde el mes de julio de 2013 y se mantuvo de tal forma hasta aproximadamente mediados del mes de diciembre del año 2015, fecha en que mi representada decide comenzar a informar excedentes igual a 0 respecto de todas las consultas realizadas por las demandantes al sistema”.

    Pero agrega que “efectivamente, dicha conducta es imputable a mi representada y fue adoptada como consecuencia de los constantes incumplimientos por parte de FASA CHILE S.A., específicamente, por incumplir en el pago de las facturas emitidas por INFOVIDA S.A., dentro del plazo establecido en la cláusula segunda del referido convenio, lo cual recién se regularizó entre los meses de mayo y junio de 2016. De tal manera, a la fecha de interposición de la demanda de autos, aún no eran pagadas las referidas facturas”.

    Nuestro comentarios son un espacio de conversación y debate. Recibimos con gusto críticas constructivas, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.
    Ver los comentarios (0)