La selección chilena sub23 igualó este jueves ante su similar de Colombia en la última fecha de la primera fase del Preolímpico a Tokio 2020.

Un resultado amargo, que dejó al representativo chileno fuera de la lucha por los cupos a los Juegos Olímpicos. Sin embargo, y pese al poco apoyo recibido de parte de clubes y la ANFP, el cuadro nacional dejó grandes impresiones en suelo ‘cafetalero’.

Independiente de los resultados, varios de los jugadores que han sido habituales en la selección que dirige Bernardo Redín han sorprendido para bien e ilusionan a los hinchas y hasta al cuerpo técnico con un posible recambio para la generación dorada.

Muestra de esto es la preocupación en el mismo lugar de Reinaldo Rueda, que mira de cerca los trabajos de los sub 23, probablemente pensando en el largo camino a Catar 2022.

Es que jugadores como Omar Carabalí, Sebastián Cabrera, Nicolás Díaz o Ángelo Araos han mostrado que no les pesa la camiseta de la selección y asumieron la responsabilidad pese a las dificultades que este equipo tuvo en la previa del torneo.

Semanas previas difíciles

El camino de la selección chilena para llegar a este campeonato clasificatorio a Tokio 2020 estuvo marcado por las adversidades. Desde el principio.

En un comienzo Bernardo Redín y la ANFP se encontraron con la negativa de varios clubes que se negaban a facilitar a sus jugadores para que participaran en los microciclos preparatorios para el torneo.

ANFP.cl
ANFP.cl

No es menor recalcar que en el movido mes de octubre que hubo en Chile, la selección sub 23 no trabajó para no perjudicar a los clubes sobre todo en la fecha FIFA y debido a que se estaba terminando el campeonato y varios equipos se jugaban cosas importantes.

Seguramente se pensaba que esos entrenamientos se recuperarían con amistosos de primer nivel en un cuadrangular que estaba programado para noviembre en Tenerife, España.

Los rivales serían Argentina, Brasil y Estados Unidos. Pero eso no pasó. Producto de la actualidad y el estallido social, se decidió renunciar a ese viaje. Mientras, los jugadores se encontraban en los microciclos que sí fueron activos en noviembre y diciembre ¿Sus rivales en el preolímpico? Jugando amistosos.

Resultados adversos

Antes de esas situaciones, los resultados deportivos no eran los mejores. Chile venía de caer con Brasil por 3-1 en el Pacaembú en septiembre de 2019 y antes de eso había ido al torneo Maurice Revello en Toulon, Francia.

En aquella oportunidad, en la que la selección nacional sub 23 se enfrentó a algunos combinados sub 21, los resultados tampoco fueron muy alentadores. Victoria con lo justo ante Portugal por 1-0, goleada en contra de los japoneses por 1-6 y victoria con lo justo ante Inglaterra por 2-1.

La goleada en contra de los asiáticos marcó el torneo para Chile que quedó tercero en el grupo y el campeonato se acababa prematuramente.

Con poco y nada de competencia internacional, el equipo de Redín llegaba a Colombia. Hasta el mismo Reinaldo Rueda avisaba que esta selección tenía cierta desventaja ante sus rivales.

“Las expectativas no son las mejores. Llevamos dos meses sin competir y hay que ser honesto, no hemos hecho juegos de preparación y tampoco los jugadores juegan en sus clubes por la detención del campeonato. Ojalá que haya futbolistas que puedan proyectarse para las eliminatorias”, declaró Rueda en diciembre.

El amistoso de mayor renombre fue el de la ‘Noche Alba’ ante Colo Colo, donde no se movió el marcador.

Una vez en Colombia, Chile venció por 2-1 a Bolivia en un amistoso informal, mientras que a 6 días de empezar el campeonato empató a un gol con el Orsomarso de la segunda división colombiana.

Grandes sorpresas

Los pupilos de Bernardo Redín llegaban con poca actividad pero con toda la ilusión.

Así es como en estos últimos partidos se destacaron varios jugadores que más allá de los resultados, sorprendieron con su desempeño cuando se pusieron la estrella solitaria en el pecho.

Twitter Selección chilena
Twitter Selección chilena

Un sólido Omar Carablí que hasta mostró aptitudes con los pies se suma a una zaga que dejó muy buenas impresiones. Los jóvenes Nicolás Ramírez y Nicolás Díaz han mostrado gran personalidad pese a su juventud.

En las bandas, Rebolledo confirmó lo que ha hecho en Universidad Católica durante el año y Sebastián Cabrera se consagró como una de las grandes apariciones en este Preolímpico.

Más adelante el capitán Tomás Alarcón y Gabriel Suazo demostraron que son dos de los que han sumado más minutos en primera división. Pablo Aránguiz y Ángelo Araos mostraron pasajes de muy buen fútbol, ese que los llevó al extranjero a temprana edad.

La única ‘deuda pendiente’ de esta generación fue en su faceta ofensiva. Pese a que habían nombres que ilusionaban, como Iván Morales, Nicolás Guerra y Diego Valencia, ninguno logró convencer.

De todos modos, sumando y restando, el balance es positivo. Al final Chile Sub23 perdió solo un partido en el Preolímpico (contra Argentina) y quedó eliminado por diferencia de goles con el cuadro anfitrión (+2 contra +4).

Lo más importante es que si bien el juego que se ha mostrado no ha sido arrollador, sí permite ilusionarse con un posible recambio en el que Rueda pueda confiar, considerando que varios de la generación dorada no llegarán en plenitud de condiciones a la fase final de la clasificatoria o a una eventual participación en el Mundial de Catar. Hay materia prima.