logo biobiochile
Investiga

Reportajes Entrevistas Crónicas De Pasillo Envíanos tu denuncia

Radiografía a los candidatos al Senado y a la Cámara: los que más aportes recibieron... ¿ganaron?

Radiografía a los candidatos al Senado y a la Cámara: los que más aportes recibieron... ¿ganaron?

Domingo 05 diciembre de 2021 | 07:00

 visitas

Radio Bío Bío analizó los aportes de campaña de todos los y las candidatos al Congreso, y los agrupó en razón a los que más y menos aportes recibieron y su resultado. Las conclusiones son dispares: dos aspirantes senatoriales en la región Metropolitana recibieron más de $250 millones de pesos en aportes de campaña, pero no lograron un cupo. En contraste, una campaña a la Cámara Alta en Magallanes logró su objetivo con $1.405.473 en financiamiento, según datos Servel. En el caso de los candidatos a diputado, la que más recibió y no tuvo éxito alcanzó los $152.447.339, mientras que la más austera recaudó solo mil pesos. Ambas compitieron en Santiago.

Tensión, nerviosismo y tiempos acotados son algunos de los elementos que tuvieron las campañas que culminaron el pasado domingo 21 de noviembre. Ese día culminó el proceso en el que las y los votantes eligieron senadores, diputados, consejeros regionales, y se definieron los dos candidatos presidenciales que pasaron al balotaje.

En ese contexto, uno de los aspectos que más puso en jaque la capacidad de cada competidor de llegar a uno de estos cargos fue el poder financiar cada campaña.

Radio Bío Bío analizó los aportes de campaña de todos las y los candidatos al Congreso, ordenando los datos considerando las campañas que menos recibieron aportes y lograron un escaño en su respectiva cámara, a aquellas que más aportantes tuvieron que no lograron hacer que su competidor fuera electo.

Hay que tener en cuenta que los aportes son el dinero que dispone de forma inmediata cada candidato o candidata para contratar servicios de campaña, pero no necesariamente es el total de los gastos en que incurrió cada uno de ellos. Por ende, no se considera la inversión personal de cada candidato. Tampoco se consideraron los créditos que tomó cada uno para financiar su campaña.

De misma forma, los aportes pueden provenir solo desde personas naturales o partidos políticos, pero nunca desde personas jurídicas. Junto con esto, ninguna persona puede aportar a un mismo candidato una suma que supere el 10% del límite del gasto electoral fijado para la respectiva comuna. “Si dicho porcentaje excede las 250 UF ($6.463.785), el aporte no podrá superar esta suma”, explicó el sitio web del Servicio Electoral. “Con todo, ninguna persona podrá efectuar en total, aportes a candidatos o partidos políticos, por una suma superior a 1.000 UF ($25.855.140)”.

En suma, un candidato pudo gastar más de lo que recibió como aporte de campaña desde la plataforma del Servel. No obstante, luego de hacer el cálculo de los votos que recibió, el Servicio Electoral puede reembolsar los gastos en que incurrió durante este proceso, siempre y cuando estos costos rendidos sean menores o iguales al monto que puede optar por los sufragios recibidos.

Sin éxito en la carrera al Senado

En el caso de los y las aspirantes a llegar al Senado, ocho de las diez campañas con más aportes que no tuvieron éxito superaron los $100 millones.

La del exministro de Salud Jaime Mañalich se encuentra en el primer lugar. Es la campaña que tuvo más aportes sin lograr un escaño en la Cámara Alta: $258.553.958 en total, que no sirvieron para lograr un cupo en la región Metropolitana.

La campaña de la socialista Paulina Vodanovic tampoco logró su cometido en esta misma región. Tuvo $253.207.700 en aportes, pero logró casi la mitad de los votos que el médico militante de Evópoli: un 2,7% de los respaldos.

Junto con la de Mañalich, estas dos campañas senatoriales son las únicas que superaron los $200 millones en aportes y no lograron ser electas.

En total, la región Metropolitana contó con 6 de las 10 campañas que más financiamiento recibieron a través del Servel, pero su candidato no fue electo. Otros ejemplos son Guilllermo Teillier (PC, $147.370.000), Marcela Sabat (RN, $140.000.000), Carolina Lavín (UDI, $110.800.000) y Gabriel Silber (DC, $107.650.000).

Las otras cuatro campañas sin éxito con más aportes se concentraron al sur del país. En O’Higgins, la del UDI Ramón Barros Montero levantó $132.885.801. En el Bío Bío, asoma la de Katherine Echaiz (Evópoli), con $100.100.000. Rematan la lista las de las UDI Ena Von Baer y Jacqueline Van Rhysselberghe, en Los Ríos y Ñuble, con $90.357.050 y $89.770.401 respectivamente.

Eficientes al Senado

En tanto, en las antípodas del listado, las candidaturas senatoriales con menos aportes que sí lograron llegar al Congreso se concentraron en el norte del país.

El registro lo lidera Karim Bianchi (ind.), el hijo del senador Carlos Bianchi, quien en Magallanes logró un 48% de las preferencias. Solo le aportaron $1.405.473. Fue la tercera con menos aportes a nivel regional entre once candidaturas.

¿La receta?: “No se trata de un tema de que haya plata o no, es un trabajo en evaluación”, dijo el ingeniero comercial. “Nosotros somos críticos con las campañas tradicionales. Para nosotros lo fundamental era tener una campaña honesta, sin aportes, porque creemos que hay que tener independencia política y económica”.

En el listado de triunfadores en la carrera senatorial le sigue Esteban Velásquez, exalcalde de Calama. Hoy es diputado, pero logró un cupo en la Cámara Alta por Antofagasta con el 21,1% de las preferencias. En sus aportes se listaron $7.101.001. “He realizado el camino largo desde concejal, alcalde, diputado, y ahora este nuevo desafío. Cuando uno vive y siente el terruño, la comunidad lo reconoce y lo premia”, explicó el militante de la Federación Regionalista Verde Social.

De ahí en más, los montos parten desde los $15 millones de pesos: Pedro Araya (PPD) fue electo en esa misma región con ese exacto monto de financiamiento. Y con $500.000 extra sobre esa suma, logró un cupo senatorial Alejandro Kusanovic (RN), en Magallanes.

La lista sigue con María José Gatica en Los Ríos (RN, $25.203.024); en Coquimbo con Sergio Gahona (UDI, $39.399.445) y Matías Walker (DC, $40.613.290); y Gustavo Sanhueza en Ñuble (UDI, $45.873.001).

Fabiola Campillai (ind.) fue la candidata con la décima candidatura más eficiente en cuanto a aportes y resultado. Fue la que menos recaudó en la Metropolitana ($49.193.065) que consiguió un cupo, con el 15,1% de los respaldos.

Un caso curioso a resaltar es el de Claudio Mella Zamorano, candidato del Partido de la Gente por O’Higgins. Es uno de los que con menos aportes se acercaron a la senaduría. Con solo mil pesos consiguió 12.841 apoyos, un 3,8%. No obstante, no fue electo y fue superado por cinco candidatos, tres de ellos con un escaño en la Cámara Alta.

Los “casi” diputados

Entre las y los aspirantes a la Cámara Baja que quedaron en el camino, dos candidaturas superaron los $100 millones: Francisca Valdés Vigil en el distrito 11 (UDI, $152.447.339) y el ex periodista de televisión Christian Pino Lanata en el distrito 8 (RN, $103.235.333). Consiguieron un 2,8% y un 1,4% de las preferencias respectivamente.

Luego, dos de las tres candidaturas pertenecientes al rango de los $90 millones en aportes son de la región Metropolitana: Pablo Kast Somerhoff (EVO, $93.600.216) y Luz Poblete (EVO, $91.705.000). La tercera es la de Pablo Herdener Truan en el distrito 22 en la Araucanía (UDI, $95.000.000).

En más, los montos aportados disminuyen al orden de los $70 millones. Ahí se encuentran los esfuerzos de Sebastián Torrealba (RN, $77.029.868), Paz Charpentier (UDI, $75.027.499), Diego Bulnes (EVO, $74.004.535) y Jorge Acosta (UDI, $71.706.535). Ninguno fue electo.

Los diputados que sacaron cuentas alegres

A nivel nacional, el diputado electo que tuvo menos aportes fue Rubén Darío Oyarzo (PDG). Compitió por un cupo en el distrito 8, y tuvo éxito al lograr un 1,5% de los votos. Su recaudación total: mil pesos.

Luego de ser consultado para este reportaje por la situación, Oyarzo lo confirmó con un documento, y explicó que se debe a que él “no quiso solicitar dinero”.

“Lo tomo como una muestra de transparencia hacia la gente, además de demostrar que se puede hacer una campaña con pocos recursos. Yo no quise solicitar dinero, porque siento que si quiero optar a un cargo público, lo mínimo que debo hacer es no pedir dinero a las personas, ya que mi objetivo principal es servirlas”, sentenció.

El ya mencionado Carlos Bianchi (ind.), hoy senador, es diputado electo por el distrito 28. Sacó el 40,4% de los votos. Sus aportes suman tan solo $165.573.

Siguiendo con la lista, en el tercer puesto hay otra militante del Partido de la Gente: Karen Medina, que logró el escaño con $210.000. Será diputada por el distrito 21, región del Bío Bío. Aunque transparentó: “Además de eso, debo tener cerca de $2.500.000 en facturas por pagar”.

Mercedes Bulnes (ind.- RD) asoma en el cuarto puesto, con $230.000. Sacó el 3,5% de las preferencias en el distrito 17, región del Maule.

Otro PDG en la lista es Roberto Arroyo: con $500.000 de financiamiento logró un 2,7% de los respaldos, y por tanto, será diputado en el distrito 20, región del Bío Bío.

Dos casos más asoman en la Metropolitana: Andrés Giordano, independiente pro RD fue electo en el distrito 9: $810.000 se cuentan como aportes en total en el sistema. Mientras que Mónica Arce, en el distrito 12, con $1.200.000 de recaudación logró un cupo para el próximo período. Será parlamentaria hasta el año 2026.

Nuestros comentarios son un espacio de conversación y debate. Recibimos con gusto críticas constructivas, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.

Índice

{{item.val}}

visto ahora