logo biobiochile
Investiga

Reportajes Entrevistas Crónicas De Pasillo Envíanos tu denuncia

Jorge Ramírez por acusación a Karina Oliva: "La responsabilidad es del administrador electoral"

Sábado 14 mayo de 2022 | 07:00

visitas

El expresidente de Comunes conversó con la Unidad de Investigación de Radio Bío Bío por primera vez desde que estalló el caso de Karina Oliva. En la entrevista, abordó la rendición de gastos de campaña, en la que apuntó que la responsabilidad es del administrador electoral, cargo que ostentaba, en ese entonces, Martín Miranda, despejando las dudas que quedaron sobre el rol de Carolina García, como lo deslizó Oliva en Meganoticias. Reconoce errores “administrativos”, pero no irregularidades: “Tengo la impresión de que nosotros debimos haber tenido un equipo mucho más técnico en esa área que político”, dice. Sobre las declaraciones del, en ese entonces, candidato Gabriel Boric sobre Karina, hoy Presidente de la República, señala que la presunción de inocencia “no existió”.

Por primera vez desde que estalló el caso de Karina Oliva, el expresidente de Comunes, Jorge Ramírez, habla públicamente. Lo hizo con la Unidad de Investigación de Radio Bío Bío a menos de 24 horas de que la excandidata a gobernadora y senadora lo hiciera en Meganoticias. Al igual que ella escogió un lugar público, un café en Providencia, para contestar las preguntas.

En la misma línea que Oliva, reconoce errores administrativos en la rendición de gastos de campaña, pero se apresura una y otra vez en sostener que no existen irregularidades. Sobre los montos de las boletas de quienes participaron de la campaña explicó que “nadie ganó más que aquello que era lo que el Frente Amplio había estipulado”. Asimismo, reconoce que “cometimos algunos errores probablemente en salir a tratar de explicar en un momento que era difícil mediáticamente hablando”.

Tras casi seis meses del allanamiento a la sede de Comunes, en el barrio Concha y Toro, Ramírez sostiene que por respeto a Oliva no dio ninguna entrevista porque “era necesario dar tiempo para hacer una reflexión profunda de todo lo que había pasado”. También admite que “faltó mayor rigurosidad, quizás, para poder exponer de mejor manera los distintos ítems que tienen las rendiciones”.

– ¿Qué le pareció la explicación entregada por el Servel sobre los gastos de campaña? ¿Marca un precedente en el proceso de investigación contra Karina?

Para nosotros fue muy importante que el presidente del Servel aclarara de que varias de las imputaciones que se habían hecho durante el último tiempo no eran correctas, más allá de errores administrativos que uno puede haber cometido (…) Nosotros sabíamos, estábamos conscientes y muy confiados en que efectivamente no había ninguna ilegalidad en las acusaciones que se habían hecho, y por tanto no nos sorprendió la respuesta del Servel ni la aprobación de las rendiciones de cuenta de Karina, pero sí, evidentemente fue positivo que esto fuese público.

– Mencionas “errores administrativos”, ¿cuáles fueron?

Un poco lo mismo que ha planteado Karina y lo que ha dicho el abogado de Karina y de Martín Miranda, el administrador, que efectivamente cuando tú haces una rendición de la magnitud de la que se hizo en gobernadores, hay complejidades que tienen que ver entre los gastos efectivos y los gastos valorizados, que son donaciones que se reciben, aportes que se reciben que no son en dinero, y que quizás ahí faltó mayor rigurosidad para poder expresarlo en las primeras rendiciones de mejor manera y tener menos observaciones de las que se nos hicieron y que fueron, te insisto, todas rectificadas, corregidas. (…) Creo que ahí, y lo decía Karina en su entrevista en Mega, faltó mayor rigurosidad, quizás, para poder exponer de mejor manera los distintos ítems que tienen las rendiciones.

– ¿Por qué la rendición de Karina Oliva llamó la atención? ¿Existió una operación política?

O sea, yo creo que Karina en la medida que fue creciendo políticamente evidentemente está mucho más expuesta que otros candidatos y candidatas, y por tanto tenía una figuración pública mucho mayor. Y en ese sentido, uno no puede sorprenderse de que… y lo dijimos desde el día 1, que los medios de comunicación investiguen, hagan su pega finalmente, nos parece que es correcto, y siempre es positivo en un país democrático. Ahora bien, yo creo y estoy convencido de que a 72 horas de una elección donde Karina tenía, y no lo digo, lo decían todas las encuestas, incluso sus competidores, la opción de ser la primera mayoría en senadores, evidentemente nos llamó mucho la atención cuando eran rendiciones que ya llevaban meses. Es decir, eran las rendiciones de gobernador y gobernadora que habían sido ya aprobadas por el Servel con meses de anticipación, entonces a uno le llama un poco la atención que esto aparezca 72 horas.

– ¿Le llama la atención el reportaje?

Más que el reportaje en sí, nos llama la atención la manera en que la mayoría de un sector de la clase política aprovecha esta situación para, desde nuestro punto de vista, perjudicar a quien tenía la primera opción para ser Senadora de la República.

– ¿Fue la clase política en general o algún sector más que otro?

Yo creo que primero la derecha. Evidentemente para la derecha era importante en ese momento, y todas las encuestas lo decían y varios de sus candidatos lo habían expresado en distintos medios de comunicación, estaba la posibilidad de que en la votación permitiera que la centro izquierda tuviese incluso en algunos hasta 4 de los 5 senadores. Es decir, yo recuerdo que tanto Rojo Edwards como Ossandón planteaban la posibilidad de que la derecha se quedara solo con un senador a partir de la votación que iba a obtener Karina Oliva y Fabiola Campillay. Y en ese sentido creo que la derecha aprovechó de muy buena manera la situación de este reportaje. Cometimos algunos errores probablemente en salir a tratar de explicar en un momento que no… que era difícil mediáticamente hablando, y en ese sentido yo creo que ellos evidentemente aprovecharon.

– ¿Solo lo aprovechó la derecha?

Siempre están las élites que no solo existen en la derecha, también están en el espacio político general, que siento que no querían que una mujer, feminista, de un sector popular, de Puente Alto, llegara a un espacio que está resguardado para la oligarquía política de nuestro país.

– ¿Crees que hubo una operación política dentro del partido Comunes y del pacto Apruebo Dignidad en contra de Karina Oliva?

No hablaría del pacto Apruebo Dignidad. Karina se había enfrentado no solo a los poderosos de derecha, también a los sectores más elitarios de la Concertación y la izquierda. Y en ese sentido, hay pasadas de cuenta que son naturales en la política y me parece que ahí lo que hubo fue un aprovechamiento de todos los sectores con los que Karina, de alguna manera, o la tesis política que Karina representaba, se habían sentido perjudicados en algún momento, se habían sentido criticados de parte de alguno de nosotros y nosotras. Creo que ahí Karina, que era de alguna manera la figura más importante de la tesis que nosotros representábamos, evidentemente sufrió las consecuencias de haber tenido estos enfrentamientos. Ahora, insisto, creo que acá el gran ganador con… o los grandes ganadores con la derrota de Karina era la derecha que buscaba intentar recuperar terreno en un espacio que tenía bien perdido.

Boletas

– ¿Cómo explica sus dos boletas por un total de 16,2 millones?

Primero, creo que es importante aclarar de que esta acusación o este mito que se ha instalado de sueldos millonarios no es correcto porque no es. Uno lo que hace es una boleta pero que equivale a los cinco meses de campaña, es decir, a los cinco meses que nosotros y nosotras estuvimos en campaña. Lo segundo es que, también lo expresaba Karina en la entrevista en Mega, el acuerdo y lo que ella le solicita al administrador electoral es que ningún miembro de los equipos de trabajo de campaña gane más que aquello que él mismo Frente Amplio ha puesto como límite, que era el 50% de los sueldos que recibían en ese tiempo los diputados y diputadas. Y por tanto, nadie ganó más que aquello que era lo que el Frente Amplio había estipulado. Lo tercero que creo que es importante también aclarar es que todos los trabajos se hicieron y hay que recordar algo que yo creo que es complejo, muchas veces se olvida.

– ¿Qué es lo que hay que recordar?

Karina partió la campaña sin ninguna posibilidad de pasar a segunda vuelta, eso era lo que todos ustedes, los medios planteaban, lo que las encuestas aseguraban, con un grado de conocimiento que no superaba el 5%. Yo escuchaba hace un par de días a dos periodistas de este medio plantear de que la campaña de Karina había sorprendido no solo por lo disruptiva que fue, por lo alegre que fue, sino porque, y lo decía uno de ellos, cualquier se querría una campaña como la de Karina Oliva porque logró pasar de ser una persona que no conocía nadie a ser una persona que si no hubiese sido porque la derecha salió a votar a favor de Orrego hubiese sido gobernadora, pero además con un grado de conocimiento que llegó al 90% con una campaña que costó 300 millones menos que la de Claudio Orrego y casi 400 millones menos que la de Catalina Parot. Es decir, ahí hay otro mito que te quiero inmediatamente desmentir. No fue la campaña más cara como se había intentado plantear en todos los medios de comunicación, costó 300 millones menos que la de Claudio Orrego, que fue quien terminó con ella pasando a segunda vuelta y 400 menos que la de la derecha.

– ¿Fueron abultado los montos que se cancelaron?

El esfuerzo que todos quienes estábamos en esa campaña pusimos 24/7 no permitía abultar ningún tipo de boleta, sino que era lo que se había acordado como parte del trabajo que nosotros hacíamos y que también es importante aclarar que no fueron tres meses como se ha intentado decir, sino que fueron los cinco meses que el mismo Servel en su… decisiones (…) donde acredita que la suspensión que se dio en esa campaña era de propaganda, pero no de campaña. Es decir, todos nosotros seguimos trabajando en los distintos espacios, lo que no podíamos era tener voluntarios en la calle o brigadistas, eso era lo que se prohibió durante ese mes y medio que se suspendió la propaganda electoral, no la campaña, la campaña duró los cinco meses y el mismo documento del Servel acredita que todas las personas que están contratadas, que están prestando servicios tienen que seguir trabajando porque uno no le puede pedir a una persona que se venga a trabajar y que después deje de percibir ese sueldo y eso es. Lo que a mí en particular me correspondió estar a cargo de un despliegue…

– ¿Lo justificas entonces?

La campaña de la Karina no solo costó 300 millones menos que el resto, sino que además era una campaña que contaba con muy poca gente trabajando en un primer momento, porque, te insisto, era una campaña que nadie… ninguno de los medios de comunicación, ni ninguna de las encuestas indicaba que Karina iba a pasar a segunda vuelta, de hecho hasta una semana antes todas las encuestas indicaban que la pelea en segunda vuelta estaba entre Parot y Pablo Maltés, que Karina estaba incluso por debajo de Rojo Edwards. Fue una campaña muy territorial, nosotros recorrimos todas las comunas de la Región Metropolitana, visitamos todas las juntas de vecinos, organizaciones sociales, fue una campaña en terreno que hacía mucho tiempo que no se veía, donde tuvimos que pasar de una candidatura que conocía el 3% al 90%, y eso la única manera es hacerlo con mucho trabajo, con mucho esfuerzo, y con muy pocas manos, muy pocas manos, y nos correspondía, entonces, estar prácticamente 24/7 dedicados a esta campaña.

– Pero, ¿se hicieron los trabajos?

Te quiero aclarar de que efectivamente los trabajos… todos los trabajos se hicieron, todos los trabajos se prestaron, no hay ningún tipo de abultamiento, no hay sueltos millonarios como se ha intentado decir, nadie ganó más de lo que el Frente Amplio había determinado como sueldos máximos, que son harto menos de lo que hoy día ganan los ministros, las ministras, los presidentes de las empresas públicas, senadores, o sea, nosotros jamás incumplimos aquello que el mismo Frente Amplio se había puesto como sueldos máximos que podían ganar quienes éramos del Frente Amplio.

Reflexión

– ¿Hay alguna autocrítica personal?

Se ha intentado plantear en reiteradas ocasiones un cuestionamiento a si era correcto o no era correcto, por ejemplo, haber hecho solo una boleta y no haber hecho cinco boletas por los cinco meses de trabajo que hubiese efectivamente en términos comunicacionales haber generado una sensación distinta, pero mira lo que estamos hablando. Es decir, el monto es el mismo, lo único que, quizás, se ha planteado debimos haberlo hecho las cinco boletas porque eso hubiese permitido que comunicacionalmente no se hubiese mostrado como una sola boleta por un trabajo por ese monto. Entonces, es muy complejo. Yo tengo otras autocríticas respecto de otras cuestiones que, quizás, debimos haber hecho mejor.

– ¿Cómo cuáles?

Por ejemplo, en segunda vuelta soy muy autocrítico del tipo de campaña que hicimos. Creo que fue muy agresiva, que debimos haber sido mucho más convocantes, haber bajado un poco esta crítica que hacíamos a los sectores más conservadores de la izquierda chilena o de la Concertación, quizás igual conversado mucho más con ellos, evitando que la derecha hubiese salido a votar como si Karina fuese el diablo, te fijas, que era un poco lo que planteaban. Recuerdo haber visto cuñas, entrevistas, una particularmente del ex presidente de Renovación Nacional que decía que había que salir a detener el avance del comunismo en Chile, porque si Karina ganaba este país, la Región Metropolitana se iba a transformar en Venezuela. Entonces, claro, quizás nosotros no tuvimos la capacidad en ese momento de entender que la segunda vuelta tiene que ser mucho más convocante de lo que nosotros hicimos, entonces, mi autocrítica es mucho más política, mucho más de… la manera en que nosotros enfrentamos ciertos elementos.

– Y respecto a las rendiciones, ¿tienes alguna autocrítica?

Nosotros cometimos un error en esperar mucho en salir a aclarar, en salir a desmentir la cantidad de mentiras que se han dicho en el último tiempo, la cantidad de titulares. Karina decía muy bien, partiendo su entrevista, ella no habla desde el 19 de noviembre, pero más de 40 titulares durante el último tiempo en medios de comunicación haciéndole creer a la ciudadanía que era Karina la que daba las cuñas, es decir, habían medios que decían ‘Karina dice tal cosa’, cuando Karina no hablaba en los medio de comunicación desde el 19 de noviembre.

– Errores que les pasaron la cuenta…

Ahí, quizás, nos faltó mayor… o debimos haber salido mucho antes a aclarar, y no haber salido con la premura con la que salimos al día siguiente del reportaje. Creo que salimos a tratar de explicar cuando a nadie le importaba la verdad en ese momento, solo era vender el titular, y no haberlo hecho con un par de días de mayor tranquilidad, mayor reflexión, y por tanto después dejamos esperar mucho tiempo. Esos son errores que uno con el tiempo evalúa, es muy difícil en el momento que estás viviendo ponderar aquello. Hoy día lo hago porque han pasado seis meses.

– Karina dijo en un escrito al Tribunal Supremo de Comunes que quienes promovían la denuncia en su contra habían recibido financiamiento irregular a su campaña. ¿Mantienes eso?

Desconozco el escrito de Karina en el Tribunal Supremo, entiendo que no hay ningún escrito. Lo que ella plantea en una carta, entiendo, a la militancia, más que al Tribunal Supremo, es que renuncia al partido porque se siente maltratada, siente que hubo un asedio que ha sido evidente, con un partido que además tampoco ha estado a la altura de poder aclarar estas situaciones y solo ha tratado de enlodar todo en Karina. Y ella haciendo una crítica muy fuerte a un sector del partido que evidentemente no quería a Karina dentro de Comunes. Ahora, eso es una cuestión que tienes que preguntársela a ella, desconozco esa información.

– ¿Se sintieron solos, faltó apoyo de sus pares, de otros partidos del Frente Amplio?

Yo era presidente de Comunes, por tanto tenía una responsabilidad política doble en el tema, porque había sido parte de la campaña de Karina, pero además era presidente del partido. En una conversación durante el día que tuvimos con la dirección acordamos que lo mejor era mi renuncia porque era una manera, además, de asumir la responsabilidad política, y con la idea de efectivamente poder salir a desmentir las mentiras que se estaban planteando, particularmente a tratar de explicar con mucho más detalle que lo que se decía sobre Karina no era lo correcto.

– ¿Pero se sintieron solos?

Siento que ahí, en verdad, no estuvo el partido o hubo poca disposición de un sector del partido a tratar de que efectivamente se aclarara. Y aquí no estoy diciendo que tienen que haber defensas corporativas, soy de aquellos que cree que las defensas corporativas no tienen que existir en este tipo de situaciones, pero muy distinto es salir a sumarse al coro de críticas que había en contra de Karina por asegurar un resultado electoral. Creo que hay convicciones en la política, hay lealtades políticas que siempre son importantes sobre todo para alguien que había operado y ayudado mucho a Comunes a ser el partido que era. Es decir, sin ganar la primaria de Karina, sin haber logrado el resultado histórico que logró en gobernadores, probablemente Comunes no hubiese sido capaz de lograr tener un partido incidente dentro del Frente Amplio, incidente dentro de Apruebo Dignidad con posibilidades de elegir diputados y diputadas, con un trabajo territorial que siempre lideró Karina.

– ¿Karina es responsable de lo que es Comunes hoy?

Karina abrió una posibilidad a Comunes muy importante de poder llegar a sectores que nunca antes el Frente Amplio había llegado, o le costaba mucho llegar. Karina fue fundamental, pero fundamental, en la unidad del Frente Amplio con el Partido Comunista que finalmente da pie a que surja Aprueba Dignidad y nos permita hoy día liderar el gobierno. Es decir, ella ha sido y fue fundamental en este proceso, entonces uno hubiese esperado al menos un llamado telefónico preguntando si esto era real o no era real. Y en ese sentido, hubo gente que sí lo hizo y otra que no la hizo, y bueno, los que no lo hicieron, una vez que Karina salga sobreseída de todos estos temas, tendrán que evaluar si actuaron de la manera correcta o no.

Interna

– ¿Te llamó alguien?

Recibí muchos llamados.

– ¿Pero algún dirigente con investidura política importante?

Recibí varios llamados telefónicos durante las primeras 48 horas de sucedido, un poco preguntándome qué era lo que íbamos a hacer. Ahora, yo renuncié el mismo día a Comunes, o sea, a la presidencia de Comunes, y por tanto a partir de ahí la relaciones políticas no las llevaba yo. Pero si me están preguntando si del comando de Gabriel Boric me llamaron, sí, efectivamente recibí un llamado preguntándome si nosotros íbamos a salir a aclarar esta situación, cuestión que yo le ratifiqué que lo íbamos a hacer, y ese fue el último llamado que recibí del comando. Nosotros lo hicimos, y al otro día nos enteramos de que el candidato presidencial nos estaba quitando… o le había quitado el apoyo a Karina.

– ¿Sientes que fue apresurada esa quitada de piso, fue dura la declaración del Presidente Boric en ese minuto?

Sí, fue dura. Yo puedo entenderla, Karina lo decía muy bien en la entrevista, uno entiende a veces que en campaña hay que distanciarse de cualquier conflicto o situaciones que te pueden terminar perjudicando o haciendo perder una elección. Aquí lo más importante era derrotar a la derecha, y por tanto la primera obligación de un militante siempre es entender de que hay que hacer todo lo posible por derrotar a los poderosos. Pero, evidentemente, la presunción de inocencia es un elemento central en las democracias y en este caso no existió, y creo que eso no es correcto porque en otras situaciones siempre hubo presunción de inocencia, entonces uno evalúa en el tiempo y se da cuenta de que efectivamente se actuó de manera distinta con Karina como se ha hecho o se había hecho con otros dirigentes, incluso, de nuestro propio sector.

– ¿Cuál es tu opinión respecto a cómo actuó la ex Concertación?

No, no fue tan beneficiado porque no sacaron senadores. Uno sabe o tiene claro que era complejo para la Concertación actuar de manera distinta a la que actuó, es decir, evidentemente los candidatos de la Concertación, particularmente la Democracia Cristiana, intentaron sacar provecho de la situación. Yo vi un par de declaraciones tratando de pedirle explicaciones al Presidente de la República -candidato presidencial en ese momento-, pero la verdad es que uno lo nota menos porque no es mucho lo que puede esperar de quien no es tu aliado en ese momento.

-¿Pero existieron conversaciones entre líderes de la Concertación y ustedes?

Ahora sí te puedo reconocer que incluso de esos sectores hubo gente que me llamó por teléfono preguntando si lo que se decía era cierto o no era cierto, probablemente porque muchas veces ellos también vivieron situaciones muy parecidas. (…) Nosotros también cometimos ese error muchas veces al apresurarnos en enjuiciar sin respetar la presunción de inocencia. Yo soy muy crítico por lo que me ha tocado vivir, es decir, también he aprendido a ser mucho más cuidadoso y mucho más pausado también en mi crítica.

– Pese a que no estás imputado en la causa, ¿crees que se pasó por alto el derecho a la presunción de inocencia en la clase política sobre los únicos dos imputados que sí lo están?

Evidentemente lo obviaron. Salieron a hacer un juicio a Karina y a todos los que estábamos ahí antes, incluso, de que el Servel y la fiscalía hablaran y evaluaran.

– ¿Alguien de la derecha lo llamó?

Sí. Recibí llamados de todos los sectores, de gente preguntando si esto era real o no era real, y a la gente que le explicamos mantuvo silencio, no es que haya apoyado, por cierto. Karina lo decía muy bien, Daniel Jadue llamó a Karina y le dijo si era verdad o no, y ella le contó que no era cierto y lo que le dijo Daniel fue: “Ahora tu responsabilidad es demostrar que es falso“.

– ¿A ti te llamó Daniel?

Sí, también.

Campaña

– ¿Quién es Carolina García?

Ella era la secretaria general de Comunes en el periodo donde yo era presidente, y fue jefa de campaña de Karina en segunda vuelta.

– ¿Cómo llega a ser jefa de campaña?

Es algo que también siento que es complejo de entender. Comunes era un partido que tenía dos años y medio con un crecimiento en un año que nos sorprendió, incluso, a nosotros mismos (…) con una estructura orgánica todavía muy débil, muy frágil, y por tanto todos y todas quienes de alguna manera estábamos en alguna responsabilidad política nos fuimos involucrando en las distintas campañas.

– Pero, ¿cómo llega a la jefatura?

Particularmente en segunda vuelta, en la campaña más importante de Chile, que era la de gobernador, (…) la mayoría de los compañeros y las compañeras que no era candidato o candidata a algún cargo estaban en campaña de algunos de los compañeros y las compañeras, y en el caso de Karina, que era la más grande de Chile, nos involucramos la mayoría de quienes estábamos en la dirección nacional, en el consejo político porque, te insisto, no habían más manos, y por tanto era una campaña que requería demasiado apoyo, y en ese sentido tanto yo como Carolina entramos a la campaña de Karina. Ella en segunda vuelta con un rol más importante, precisamente porque nosotros sentíamos que en segunda vuelta se requería también un rol más político en la jefatura de campaña, y en ese sentido ella era una persona de absoluta confianza y, por tanto, Karina confiaba 100% en ella.

– ¿Tiene algún grado de responsabilidad en este error o desorden administrativo que hubo?

No. Hay dos cuestiones que son distintas, y Karina lo deja muy claro en su entrevista. Una cosa es la rendición electoral, que es la que hace el administrador electoral, y ahí la responsabilidad es del administrador electoral porque a él le corresponde hacer la rendición, y otra es la responsabilidad política, es decir, la relación política que tiene una jefatura de campaña como es lo que sucede en todas las campañas. Y lo que Karina plantea y señala es que las relaciones políticas con el comando del candidato del Frente Amplio la llevaba su jefa de campaña, y por tanto la responsabilidad política de esa relación es de ella. Pero lo administrativo sigue siendo responsabilidad del equipo administrativo.

– Se ha dicho que la rendición incluyó facturas de la campaña del actual Presidente Gabriel Boric, ¿qué tiene de cierto eso?

Quiero desmentirlo. De partida, yo no tuve ninguna relación con el ministro Jackson, en ese tiempo jefe de campaña del actual presidente, a mí él nunca me solicitó nada. No tengo muy claro de dónde habrá salido ese comentario, pero lo quiero desmentir tajantemente: no hubo ninguna, por lo menos a mí y que yo conozca, solicitud de parte del equipo de Gabriel de incorporar facturas o boletas a la campaña de Karina, eso lo he descartado yo, lo ha descartado el abogado de Karina, lo ha descartado el administrador electoral de Karina. No tuve durante el periodo de campaña de Karina ninguna relación con el equipo de Gabriel en términos de la campaña de Karina, porque mi rol como presidente de partido me lo impedía. (…) Lo segundo es que efectivamente hubo volantes en el que Karina aparecía con el candidato de ese entonces del Frente Amplio, cuestión que ella misma lo plantea en la entrevista que da en Mega. Efectivamente es cierto, ahí hay volantes como se hizo y como se ha hecho siempre en las campañas presidenciales pero ese es un material que está incluido en la rendición de Karina, aprobado, justificado, y lo más importante sin solicitud de reembolso. (…) En segunda vuelta el máximo de reembolso al que Karina podía optar era de 101 millones de pesos que era el crédito bancario que ella había solicitado que, en más, hay una diferencia que si el interés de ese crédito que lo tiene que cubrir Karina, por tanto si fuese cierto aquello que se plantea, lo que sería es que Karina estaría teniendo que asumir costos que no tiene que ver con el reembolso de campaña. Entonces, es ilógico.

– Una de las facturas que ha generado más problemas es la del presunto desayuno feminista organizado por ustedes. ¿Qué pasó?

Lo primero que hay que aclarar es que no hay ninguna factura. Por tanto no hay ninguna factura incluída en la rendición. Esa factura no existe y no hay ninguna solicitud de reembolso por 50 millones de pesos por un desayuno. Es importante aclarar estas dos cuestiones porque precisamente son las que han generado mayor cuestionamiento ciudadano respecto de la campaña de Karina. Lo segundo es que el reembolso de Karina en segunda es de 101 millón de pesos, 6 millones de pesos menos que el costo del crédito, por tanto el reembolso de segunda vuelta se va completamente al banco, no pasa en ningún momento por la cuenta de Karina Oliva. Los créditos con mandato al Servel (…) tiene la particularidad de que esos recursos nunca llegan al candidato o a la candidata, nunca.

-¿Pero qué pasó con el desayuno?

Tal como lo dice Karina en su entrevista en Mega, cuando termina la primera vuelta y pocos días antes que parta la segunda, hay una idea del comando de realizar un desayuno por comuna feminista. Sin embargo, nos damos cuenta de dos situaciones: la primera es que no hay capacidad en términos de los tiempos, la campaña dura veinti tantos días, y son 52 comunas; y segundo no teníamos cómo cubrir ese gasto para poder esos 50 desayunos, y por tanto se desecha esas cotizaciones, y se concentra la campaña en brigadistas, voluntarios, salidas a terreno, mucho esfuerzo mediático, es decir, redes sociales etc.

-¿Cómo llegó a ser parte de las rendiciones?

Evidentemente el equipo administrativo de campaña por su inexperiencia comete un error administrativo al incorporar en la valorización de costos de campaña las cotizaciones. Y esto es importante aclararlo, porque la rendición tiene dos tablas distintas. Uno es la solicitud reembolso, es decir, lo que el Fisco, el Estado, el Servel, le devuelve al candidato por voto y lo segundo es lo que tú tienes que valorizar que no es solicitud de reembolso, sino que más bien cuestiones que te aportan otros. Y el error del equipo administrativo es incorporar en términos administrativos en la primera rendición, que es la pre rendición, eso también es importante, no es la final, la pre rendición. Por qué se llama pre rendición, porque lo que hace el Servel es decirte: ‘Mira, acá cometiste errores’. Entonces te los observa y te da el tiempo necesario para decir puede corregirlo, justificarlo, etc. Nosotros apenas nos dimos cuenta, antes incluso de que el Servel nos respondiera, ya nos habíamos dado cuenta de errores administrativos que se habían cometido. Apenas llegan esas observaciones se corrige, y por tanto se aclara de que son cotizaciones y así lo estipula el mismo Servel, quien en su respuesta a las observaciones le dice a Karina: ‘Se aprueba tu reembolso del crédito y se saca de tu rendición y de tu glosa contable todo aquello que eran cotizaciones y no valorizaciones por aportes que tú habías recibido’.

-¿Faltó más vigilancia en el proceso?

Más rigurosidad. La Karina lo dijo con mucha claridad, si hay una autocrítica que se hizo en el equipo (…) y además con una rendición donde Karina nos pidió a todos y todas cumplir con todo lo que la ley nos exigía, cosa que no todos los candidatos hacen por cierto. Como incluso en términos de aportes que no son monetarios, sino que son aportes que hace la ciudadanía o que hace la gente que uno le tiene que poner un valor independiente que no lo recibe en términos económicos. (…) Tengo la impresión de que nosotros debimos haber tenido un equipo mucho más técnico en esa área más que político.

Futuro político

-¿Cuál es tu actual domicilio político?

Me sigo sintiendo parte de un proyecto político de cambio y transformación. Sigo creyendo en la necesidad de construir una articulación ciudadana, una unidad ciudadana que tenga la capacidad de poder convocar no solo a la izquierda, sino que mucho más allá de la izquierda. Sigo siendo un convencido de que Apruebo Dignidad es la mejor posibilidad hoy día de desarrollar este proyecto de cambio y transformación que Chile necesita.

-¿Pero hoy día te sientes más cercano al Apruebo Dignidad de Gabriel Boric o de Daniel Jadue?

Me siento mucho más cercano al Apruebo Dignidad que fundamos, es decir, el de origen, que era precisamente el que quería convocar más allá de Apruebo Dignidad.

– ¿Qué rol juega Daniel hoy? Un consejero, quizás.

El rol de Daniel es ser el mejor alcalde de Recoleta y un liderazgo importante para muchos sectores de nuestro país. Él tiene un rol muy importante que cumplir en este proceso. Él, Marco Enríquez, son personas que siguen cumpliendo un rol y la ciudadanía sigue confiando en ellos. También es un mito de que nosotros tenemos más cercanía con uno, con otro, pero nosotros hacemos política, y nuestras posiciones siempre son políticas y a veces nos encontramos con gente como Daniel porque tenemos posiciones políticas en común.

– ¿Es posible ver a Jorge Ramírez en un futuro como candidato en alguna papeleta?

Uno nunca puede descartar nada. Creo que sería un pésimo candidato, nunca me interesó mucho ser candidato a nada. (…) Renuncié a Comunes, no tengo ninguna intención de volver, no tengo ninguna intención hoy día de entrar a militar a ningún partido político, me interesa mucho aportar y ayudar lo más posible a que se aclare lo antes posible todas las acusaciones falsas que se han hecho en contra de Karina y del grupo que la acompañó en este tiempo. Y lo más probable es que esté fuera un buen rato.

– Karina dice ella no es una víctima de todo lo que ha pasado, ¿cómo te sientes tú dentro de todo este proceso?

Repito lo mismo que dice Karina en la entrevista completa, insisto. Ninguno de nosotros es víctima porque víctimas son aquellos que no pueden llegar a fin de mes, los que sufren las consecuencias del modelo económico, ellos son víctimas. Nosotros somos responsables políticos, militantes políticos, y por tanto cometemos errores, aciertos, y en ese sentido corresponde más bien un juicio político más que hacerse la víctima de situaciones que evidentemente nosotros debimos haber previsto.

– ¿Volverías a Comunes después de que se termine la investigación?

Estoy convencido de que Karina va a ser sobreseída, que no hay nada que ocultar, que ninguno de nosotros y nosotras tiene algo que ocultar, pero yo soy de aquellos que cree que las segundas partes no son buenas, no siempre resultan. Por tanto, creo que si hoy día me lo preguntas, yo di vuelta la página con Comunes, fue un partido que fundamos, que recorrimos todo Chile para poder legalizarlo, para poder convocar militancia. (…) Le tengo mucho cariño a compañeros y compañeras que están dentro del proyecto, pero me parece que ya es un ciclo cerrado y no tengo ninguna intención de volver a Comunes.

– Pese al ciclo cerrado, hay un recurso de protección dentro de los cuales una de las peticiones que se le realizó a la Corte fue una orden de no innovar paralizando la expulsión. Si es un ciclo cerrado…

Es que hay dos cosas. Nosotros renunciamos, hay un grupo de compañeros y compañeras que estábamos en el Tribunal Supremo que renunciamos a Comunes. Por tanto, ese recurso de protección si es que llegase a encontrarnos razón no nos devuelve la militancia a quienes renunciamos. Hay otros que no lo han hecho. Ahora, el recurso nosotros lo presentamos para demostrar que no se actuó de la manera en que un espacio interno de un partido debe actuar, qué es primero con la presunción de inocencia, segundo con un proceso investigativo como corresponde y no adelantarse a la justicia.

Nuestros comentarios son un espacio de conversación y debate. Recibimos con gusto críticas constructivas, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.

visto ahora

{{ post.post_category_secondary.name }}

{{ post.post_date_txt }} | {{ post.post_hour }}

visitas

Nuestros comentarios son un espacio de conversación y debate. Recibimos con gusto críticas constructivas, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.