logo biobiochile
Investiga

Reportajes Entrevistas Crónicas De Pasillo Envíanos tu denuncia

Falsos secuestros: estafadores utilizan a "gente desaparecida" para timar a familiares

Falsos secuestros: estafadores utilizan a "gente desaparecida" para timar a familiares

Lunes 02 mayo de 2022 | 05:59

 visitas

En el primer trimestre de 2022, la Policía de Investigaciones (PDI) recibió 2.442 denuncias por presunta desgracia, 331 casos más que en el 2021. Con la llegada de la pandemia, la utilización de redes sociales e internet para la búsqueda de una persona desaparecida -a través de una fotografía con datos personales-, “sirve de base para que personas inescrupulosas utilicen los datos de contacto, entreguen información falsa y/o simplemente monten una historia para hacer creer a familiares que se encuentran frente a un delito de secuestro”, explica el jefe de la Brigada de Investigaciones Policiales Especiales (BIPE) de la PDI, Hassel Barrientos.

Fotografías con datos personales: dirección, teléfono, edad, dónde se vió a la persona por última vez y la ropa que estaba utilizando, es el material perfecto para que bandas criminales utilicen la información y realicen “secuestros extorsivos falsos” como los llaman en la Policía de Investigaciones(PDI).

Aunque actualmente no existen estadísticas oficiales, es un modo operandis que cada día se repite más en Chile y que preocupa a las autoridades policiales. El jefe de la Brigada de Investigaciones Policiales Especiales (BIPE) de la PDI, Hassel Barrientos, explica que “hablar de estadísticas relacionadas al mal uso que se le da al tratamiento de datos sensibles por internet es difícil, por cuanto es casi imposible dimensionar la totalidad de datos que circulan por la web”.

Advierte que las imágenes compartidas más que “proporcionar una asistencia, sirve de base para que personas inescrupulosas utilicen los datos de contacto, entreguen información falsa y/o simplemente monten una historia para hacer creer a familiares que se encuentran frente a un delito de secuestro y del cual pueden obtener ganancias en forma anónima e involucrando el mínimo de recursos, ya que al delincuente sólo le basta poseer un dispositivo electrónico con acceso a internet para acceder a nuestros datos personales”.

Pero, ¿estamos realmente en presencia de una nueva práctica delictual? La subprefecta y jefa de Brigada de Ubicación de Personas(BRIUP) de la PDI, Karen Hernández, da cuenta que “hemos podido detectar una práctica delictual emergente, asociado posibles grupos delictuales o más aún organizaciones criminales de características transnacionales dedicadas a las estafas telefónicas, que en conocimiento de portales o redes sociales que publican la desaparición de personas, utilizando dichos afiches para realizar llamados a los familiares, indicando tener al extraviado secuestrado”.

Presunta desgracia

En nuestro país, según cifras de la PDI, durante el primer trimestre de 2022 se han ingresado 2.442 denuncias de presunta desgracia. De estas personas 2.176 fueron ubicadas y 266 no. Al compararlas con las de 2021, se ve un aumento de 331 denuncias, lo que es explicado por la PDI como una alza “normal” por el aumento de la movilidad de las personas.

Al mismo tiempo recalcan la importancia de informar lo antes posible a la PDI sobre la desaparición de una persona. “No debe transcurrir un tiempo determinado para interponer una denuncia, se necesita erradicar el mito de las 48 horas de desaparecida o pérdida de la persona para iniciar una investigación, todo va a depender de la particularidad de cada caso (edad del desaparecido, condición emocional, circunstancia de la desaparición, etc)”, agrega Karen Hernández.

Y advierte que “no basta con el simple hecho de subir a redes sociales fotografías de la personas desaparecidas, sino que, se requiere iniciar un proceso investigativo para que intervengan los actores claves en dicho proceso. Es decir, Ministerio Público, PDI, entre otros, los que permiten establecer o descartar los delitos asociados”.

Al observar las cifras por región es la Metropolitana la que cuenta con más denuncias: 643. La sigue Bío Bío con 450, Valparaíso con 249 y finalmente La Araucanía 207.

Para la subprefecta Hernández esto tiene una explicación: “Las regiones que presentan un mayor número de órdenes de investigar son precisamente aquellas que tienen una mayor cantidad de habitantes”. Sin embargo, puntualiza en que las presuntas desgracias son un fenómeno multidimensional, por lo que “no es posible atribuirle a un factor la condicionante o el móvil de dicha desaparición, debiendo efectuar el análisis de cada caso respecto a la edad de la persona, densidad poblacional, entorno geográfico, condiciones climáticas, además de lo señalado respecto a los hábitos conductuales de la persona perdida, entre otros”.

Efectos de la pandemia

La llegada de la pandemia al país y al mundo en general provocó que internet y las redes sociales fueran las únicas opciones de comunicarse entre las personas. Y, al mismo tiempo, “obligó un cambio de hábitos importantes para las personas, el uso de internet y por consiguiente la dependencia a las redes sociales, sumado al desconocimiento del uso de las herramientas de privacidad que ofrecen las plataformas de internet, abrió una puerta importante para que personas malintencionadas hagan mal uso de los recursos y lo utilicen en delitos de gravedad como es el caso del Secuestro”, indica Hassel Barrientos.

Lo que ha sido un desafío mayor tanto para él como para los equipos investigadores ya que “esto ha involucrado enfrentarse a una realidad diferente en comparación a años anteriores, siendo recurrente las extorsiones a través de aplicaciones de mensajería instantánea, canal por el que se envían mensajes de voz y videos entre otras”.

Sobre cómo enfrentar la desaparición de un familiar o una persona cercana, el consejo que entrega Barrientos es que hay que “tener cuidado con la información que se publica en redes sociales, evitar publicar datos o fotografías del domicilio, dirección, teléfonos personales, contraseñas, datos bancarios y/o cualquier antecedente que posibilite a los antisociales a crear rutinas acerca de nosotros”.

Pero por sobre todo “ser conscientes que toda la información que se comparte en internet puede ser vista por terceros, sin que tengamos control sobre ellos. En caso de estar en presencia y/o requerir ayuda por la desaparición de un familiar, se insta a utilizar los canales formales existentes para entablar las respectivas denuncias y activar los protocolos atingentes al delito denunciado, haciendo hincapié que las primeras horas de ocurrido el hecho delictivo son cruciales para la obtención de antecedentes por parte de las policías”.

Nuestros comentarios son un espacio de conversación y debate. Recibimos con gusto críticas constructivas, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.

Índice

{{item.val}}

visto ahora