Detienen rescate de centenarios corales asolados por temblores en el Caribe producto del Covid-19 | (none) | BioBioChile

Detienen rescate de centenarios corales asolados por temblores en el Caribe producto del Covid-19

Creditos: Asociación de Estudiantes de Ciencias Marinas UPRM – AECiMa
Por Emilio Lara
La información es de Agencia EFE

La información es de Agencia EFE

Lunes 27 abril de 2020 | Publicado a las 17:25

visitas
visitas

Un grupo de científicos ha rescatado una serie de arrecifes de coral en el sur de Puerto Rico, pero descartan que se puedan recuperar otros debido a los problemas planteados por la pandemia del coronavirus.

Los temblores ocurridos en Puerto Rico a principios de 2020 no solo afectaron a residencias y escuelas sino también a arrecifes de corales en el sur de la isla, llevando a que un grupo de geólogos y biólogos marinos rescatara hasta marzo algunos de estos en peligro de extinción.

Dirigidos por el geólogo y director de actividades subacuáticas del Departamento de Ciencias Marinas de la Universidad de Puerto Rico en Mayagüez (RUM), Milton Carlo, los científicos se movilizaron a hacer buceos exploratorios en los arrecifes del área, específicamente en “Pináculos” y “Turrumote”.

Ambos arrecifes se ubican a un mínimo de 3 millas (4,8 kilómetros) de La Parguera, los que cuentan con grandes colonias de corales del género Orbicella faveolata, que, según dijo a EFE Carlo, “tienen la forma de una sombrilla”.

Corales centenarios

Fueron unos vídeos tomados por unos pescadores y publicados en redes sociales que mostraban una grieta en uno de los corales, ubicados a unos 15 metros de profundidad, los que llevaron a los geólogos y biólogos marinos a verificar el área.

Carlo señala que entre 10 a 40 colonias de corales en varios arrecifes de La Parguera se afectaron por los dos temblores más fuertes registrados este año, uno de magnitud 5,8, el 6 de enero, y el más potente, de 6,4, el 7 de enero.

Según el científico, uno de los corales más afectados -de unos 227 kilos- no estaba firme, lo que provocó que se rompiera su base y se volteara con su tejido vivo invertido, quedando con potencial de morir en solo semanas si no se atendía.

Para voltear los corales, el equipo científico utiliza unas bolsas de levantamiento especiales.

Fue entonces que el grupo de expertos se dio a la tarea de acudir a la zona y voltear al menos dos corales, uno de aproximadamente 300 años y otro de casi 2,44 metros y de unos 400 años.

Carlo admitió que el trabajo de voltear estos corales “no es usual”, pero debido a las condiciones que llevaron a que estos se viraran, y ante el miedo de que se fueran a perder, se rescataron.

Reviviendo corales

“Voltear un coral es básicamente como tomar un anciano y revivirlo, como si le dieras resucitación cardiopulmonar”, sostuvo.

Un coral está formado por pólipos, que son pequeños animales, los que usan la luz del Sol, sobreviven a temperaturas mayores a 15 grados Celsius y contienen dinoflagelados.

En “Pináculos”, según dijo Carlo, existen colonias de coral que pueden tener entre 800 y 1.000 años de edad.

Carlo indicó que la causa principal para que un coral pueda partirse en condiciones normales es por bioerosión, “pero los temblores hicieron acelerar y aumentar la cantidad de estos que se afectaron”.

“Por lo general, los corales no tienen la estructura o raíces que posee un árbol o un edificio. El tamaño es relativo a la edad. Mientras más grande, mayores son”, indicó Carlo, quien trabaja en los laboratorios del Departamento de Ciencias Marinas del campus de Mayagüez, en Isla Magueyes de Lajas.

La casa de muchos

Los arrecifes de coral son el hábitat del 25% de las especies marinas del mundo, pero también son frágiles ante huracanes y la crisis climática.

De acuerdo con Carlo, los corales se encuentran mayormente en el área del trópico y entre ellos compiten por la luz del Sol y por espacio para sobrevivir, continuar desarrollándose y seguir creciendo.

No obstante, el proceso de crecimiento de estos se ha limitado en los pasados 40 años debido a la sedimentación generada por las construcciones en las zonas costeras, agregó el científico.

“La importancia de un arrecife es porque representa una barrera de protección, al igual que los manglares. Básicamente es el mismo trabajo de disminuir la altura y velocidad del oleaje, además de ser la residencia de miles de peces e invertebrados”, explicó.

El crecimiento de los corales también depende de la especie, aunque en general, los corales masivos se agrandan entre uno y cinco milímetros o hasta varios centímetros al año.

“El coral no tiene que ser muy fuerte para romperse”

El trabajo de recuperar los corales es “una misión”, dijo a EFE Miguel Figuerola, estudiante de magíster en Ciencias Marinas con especialización en Oceanografía Biológica del RUM.

“Como somos así aventureros, pues es una experiencia única que no podíamos dejar pasar en la vida. Ayudar a rescatar una colonia rinde frutos y es parte de la conservación de un ecosistema altamente amenazado”, sostuvo.

Figuerola comparó voltear un coral con el corte de un árbol de gran tamaño, en el sentido de que primero se evalúa el área donde va a caer y se necesita el equipo necesario para poder levantarlo del fondo. En estos casos se usan las bolsas de levantamiento.

“El coral no tiene que ser muy fuerte para romperse. Al no tener mucho soporte, colapsa fácilmente. Hay algunas colonias bien ancladas al sustrato del arrecife, que su peso está bien distribuido y se van a quedar pegados, pero otras no”, agregó Figuerola, de 29 años.

La facilidad a romperse también depende de la especie del coral y el estado de erosión del arrecife, pues esto “tiene mucho que ver con la densidad esqueletal a nivel de colonias específicas y del arrecife completo, porque mientras más denso y consolidado son los esqueletos de coral, más difícil de agrietarse”, detalló.

“Con cada réplica se va agrietando más. Es bien comparativo con una casa”, dijo Figuerola, quien explicó que “un arrecife es como un edificio, que tiene columnas, paredes y techo, pero mucho más asimétrico”.

Ver los comentarios

Lo último