Representantes del Rechazo criticaron acuerdo oficialista y lo catalogaron como acto desesperado

visitas

Representantes del Rechazo criticaron el acuerdo alcanzado por las coaliciones oficialistas, y lo catalogaron como una “cocina política” y un “acto desesperado para lograr el triunfo del Apruebo”.

Los partidos de Chile Vamos rearfirmaron, además, su compromiso con 10 cambios constitucionales, entre ellos que Chile sea un Estado social y democrático de derecho.

En el Rechazo el término “cocina política” acompañó la mayoría de las críticas al acuerdo que materializaron los partidos oficialistas.

Los cuestionamientos no vinieron solo de Chile Vamos y el Partido Republicano, sino que también de sectores de centro y centroizquierda que se han manifestado en contra de la propuesta elaborada por la Convención Constitucional.

Uno de ellos fue el senador de la DC, Matías Walker, quien dijo que esto es una medida desesperada que evidencia lo deficiente que, a su juicio, es el texto que se plebiscitará el 4 de septiembre.

Además, aseguró que -con esto- los partidos de Gobierno confirman las falencias que tendría el proyecto y descartan todas las acusaciones de fake news.

También sostuvo que quedaron muchos temas pendientes.

Las críticas llegaron de parte del Partido de la Gente. El diputado Rubén Oyarzo cuestionó que el pacto se haya concretado “en la vieja cocina” y aseguró que las coaliciones de Gobierno se vieron obligadas a esto, ya que sus convencionales elaboraron una Constitución que calificó como extremista.

¿Qué opinaron en Chile Vamos? La presidenta de Evópoli, Luz Poblete, responsabilizó al Ejecutivo por esta decisión y sostuvo que ésta es una muestra desesperada del oficialismo de intentarlo todo para salvar el Apruebo.

El senador y presidente de Renovación Nacional, Francisco Chahuán, indicó que este acuerdo nació muerto y se terminó de enterrar con los dichos del mandamás del PC, Guillermo Teillier, quien dijo que existe el compromiso de concretar los cambios y precisiones, pero que ésto no depende sólo del oficialismo.

Pese a todas las críticas, Chile Vamos también planteó compromisos, específicamente 10, en materia constitucional, acordados por los partidos en caso de que gane el Rechazo, con la supuesta intención de continuar con el proceso constituyente.

La UDI, RN y Evópoli firmaron una nueva carta en la cual reafirmaron su posición.

¿Qué proponen? Establecer un estado social y democrático de derecho, modernizar y ampliar los derechos fundamentales, reconocer constitucionalmente a los pueblos originarios y avanzar en descentralización, entre otros.

Fuentes de La Radio informaron que el objetivo de presentar este nuevo documento en medio de la negociación del oficialismo era realizar un contrapunto y demostrar que ellos llevan más de un mes coordinados.

Otro frente del denominado “plan B” promovido por sectores de la DC, y al que adhirieron en la derecha, es la reforma que reduce a 4/7 el quórum para modificar la actual Constitución, despachada el martes a ley por el Congreso.

Ayer el ex presidente Ricardo Lagos fue consultado por el acuerdo alcanzado por el oficialismo para mejorar el proyecto constitucional, pero optó por referirse a la iniciativa de 4/7, destacando que hoy la derecha apoye este cambio, al que por décadas se opuso.

Junto con esto el ex mandatario sostuvo que, pase lo que pase el 4 de septiembre, el debate constitucional seguirá, por lo que todos los sectores deberían avanzar hacia un gran acuerdo.

    visitas

Representantes del Rechazo criticaron el acuerdo alcanzado por las coaliciones oficialistas, y lo catalogaron como una “cocina política” y un “acto desesperado para lograr el triunfo del Apruebo”.

Los partidos de Chile Vamos rearfirmaron, además, su compromiso con 10 cambios constitucionales, entre ellos que Chile sea un Estado social y democrático de derecho.

En el Rechazo el término “cocina política” acompañó la mayoría de las críticas al acuerdo que materializaron los partidos oficialistas.

Los cuestionamientos no vinieron solo de Chile Vamos y el Partido Republicano, sino que también de sectores de centro y centroizquierda que se han manifestado en contra de la propuesta elaborada por la Convención Constitucional.

Uno de ellos fue el senador de la DC, Matías Walker, quien dijo que esto es una medida desesperada que evidencia lo deficiente que, a su juicio, es el texto que se plebiscitará el 4 de septiembre.

Además, aseguró que -con esto- los partidos de Gobierno confirman las falencias que tendría el proyecto y descartan todas las acusaciones de fake news.

También sostuvo que quedaron muchos temas pendientes.

Las críticas llegaron de parte del Partido de la Gente. El diputado Rubén Oyarzo cuestionó que el pacto se haya concretado “en la vieja cocina” y aseguró que las coaliciones de Gobierno se vieron obligadas a esto, ya que sus convencionales elaboraron una Constitución que calificó como extremista.

¿Qué opinaron en Chile Vamos? La presidenta de Evópoli, Luz Poblete, responsabilizó al Ejecutivo por esta decisión y sostuvo que ésta es una muestra desesperada del oficialismo de intentarlo todo para salvar el Apruebo.

El senador y presidente de Renovación Nacional, Francisco Chahuán, indicó que este acuerdo nació muerto y se terminó de enterrar con los dichos del mandamás del PC, Guillermo Teillier, quien dijo que existe el compromiso de concretar los cambios y precisiones, pero que ésto no depende sólo del oficialismo.

Pese a todas las críticas, Chile Vamos también planteó compromisos, específicamente 10, en materia constitucional, acordados por los partidos en caso de que gane el Rechazo, con la supuesta intención de continuar con el proceso constituyente.

La UDI, RN y Evópoli firmaron una nueva carta en la cual reafirmaron su posición.

¿Qué proponen? Establecer un estado social y democrático de derecho, modernizar y ampliar los derechos fundamentales, reconocer constitucionalmente a los pueblos originarios y avanzar en descentralización, entre otros.

Fuentes de La Radio informaron que el objetivo de presentar este nuevo documento en medio de la negociación del oficialismo era realizar un contrapunto y demostrar que ellos llevan más de un mes coordinados.

Otro frente del denominado “plan B” promovido por sectores de la DC, y al que adhirieron en la derecha, es la reforma que reduce a 4/7 el quórum para modificar la actual Constitución, despachada el martes a ley por el Congreso.

Ayer el ex presidente Ricardo Lagos fue consultado por el acuerdo alcanzado por el oficialismo para mejorar el proyecto constitucional, pero optó por referirse a la iniciativa de 4/7, destacando que hoy la derecha apoye este cambio, al que por décadas se opuso.

Junto con esto el ex mandatario sostuvo que, pase lo que pase el 4 de septiembre, el debate constitucional seguirá, por lo que todos los sectores deberían avanzar hacia un gran acuerdo.

comentarios