Mesa de la CC definió modificar frase en normativa: De "pueblos preexistentes" a "pueblos indígenas"

visitas

Con el voto en contra del vicepresidente adjunto Hernán Larraín Matte, la mesa de la Convención definió modificar una frase en la norma relativa al consentimiento indígena: se cambió la denominación “pueblos preexistentes al Estado” por “pueblos indígenas”.

Larraín Matte acusó que la directiva incurrió en una acción abusiva, ya que -dice- no respetó la voz del pleno.

La mesa aseguró que actuó acorde al protocolo, y que el “sinónimo utilizado obedece a las reglas de lenguaje claro”.

“En un acto abusivo y antirreglamentario, la Mesa directiva de la Convención Constitucional modificó el texto constitucional sin respetar la voz del Pleno”.

De esta forma, comienza a leerse una declaración emitida por el vicepresidente adjunto del órgano redactor, el convencional Evópoli Hernán Larraín Matte. Éste, denunció el cambio de una frase que es parte de la norma permanente sobre consentimiento indígena.

El texto original señalaba lo siguiente: “Los pueblos y naciones preexistentes al Estado deberán ser consultados y otorgarán el consentimiento libre, previo e informado en aquellas materias o asuntos que les afecten en sus derechos reconocidos en esta Constitución”.

La directiva aprobó cambiar la expresión -de pueblos y naciones preexistentes al Estado- a Naciones indígenas.

Larraín Matte sostuvo que “es complejo anticipar las consecuencias interpretativas, el sentido y alcance de esta modificación. De lo que hay certeza, es que la mesa modificó el texto sin tener las facultades para eso”. Y continuó señalando que espera que “sean muchos los convencionales que transversalmente soliciten a la mesa que deje sin efecto esta modificación”.

El convencional UDI Rodrigo Álvarez, exvicepresidente adjunto, respaldó a su colega, señalando que resulta incorrecto, desde el punto de vista constitucional, el comportamiento de la mesa.

El convencional RN Roberto Vega también se sumó a las críticas, y acusó la existencia de un actuar tirano por parte de la directiva del organismo.

Desde la mesa de la Convención se defendieron. Cerca de las 22 horas, emitieron un comunicado oficial en el cual citaron el reglamento que diseñó el propio organismo.

“Según el artículo 39 de Reglamento (…) la Mesa Directiva tiene atribuciones para introducir correcciones en el texto constitucional con el fin de dar cumplimiento al principio de coherencia que está consagrado en el mismo texto normativo”.

Así, sostuvieron que “la expresión usada para referirse a los pueblos indígenas en la propuesta es ‘pueblos y naciones indígenas"”. Añadieron que es posible constatar que en el texto armonizado, esta referencia “se repite en más de 30 oportunidades”.

En conversación con La Radio, el vicepresidente adjunto Luis Jiménez (pueblo Aymara) afirmó que el término “pueblos y naciones indígenas” está mencionado en muchos artículos, por lo que efectivamente se buscó dar coherencia al texto final.

La vicepresidenta adjunta Bárbara Sepúlveda (PC) defendió las atribuciones de la mesa, y llamó al convencional Larraín a moderarse.

Como sea, algunos convencionales de Vamos por Chile esperan que se entreguen mayores explicaciones, y que incluso se someta a deliberación y votación el 4 de julio, día en que se realizará el acto de cierre, en donde se pretende entregar el borrador de nueva Constitución al Presidente Gabriel Boric.

    visitas

Con el voto en contra del vicepresidente adjunto Hernán Larraín Matte, la mesa de la Convención definió modificar una frase en la norma relativa al consentimiento indígena: se cambió la denominación “pueblos preexistentes al Estado” por “pueblos indígenas”.

Larraín Matte acusó que la directiva incurrió en una acción abusiva, ya que -dice- no respetó la voz del pleno.

La mesa aseguró que actuó acorde al protocolo, y que el “sinónimo utilizado obedece a las reglas de lenguaje claro”.

“En un acto abusivo y antirreglamentario, la Mesa directiva de la Convención Constitucional modificó el texto constitucional sin respetar la voz del Pleno”.

De esta forma, comienza a leerse una declaración emitida por el vicepresidente adjunto del órgano redactor, el convencional Evópoli Hernán Larraín Matte. Éste, denunció el cambio de una frase que es parte de la norma permanente sobre consentimiento indígena.

El texto original señalaba lo siguiente: “Los pueblos y naciones preexistentes al Estado deberán ser consultados y otorgarán el consentimiento libre, previo e informado en aquellas materias o asuntos que les afecten en sus derechos reconocidos en esta Constitución”.

La directiva aprobó cambiar la expresión -de pueblos y naciones preexistentes al Estado- a Naciones indígenas.

Larraín Matte sostuvo que “es complejo anticipar las consecuencias interpretativas, el sentido y alcance de esta modificación. De lo que hay certeza, es que la mesa modificó el texto sin tener las facultades para eso”. Y continuó señalando que espera que “sean muchos los convencionales que transversalmente soliciten a la mesa que deje sin efecto esta modificación”.

El convencional UDI Rodrigo Álvarez, exvicepresidente adjunto, respaldó a su colega, señalando que resulta incorrecto, desde el punto de vista constitucional, el comportamiento de la mesa.

El convencional RN Roberto Vega también se sumó a las críticas, y acusó la existencia de un actuar tirano por parte de la directiva del organismo.

Desde la mesa de la Convención se defendieron. Cerca de las 22 horas, emitieron un comunicado oficial en el cual citaron el reglamento que diseñó el propio organismo.

“Según el artículo 39 de Reglamento (…) la Mesa Directiva tiene atribuciones para introducir correcciones en el texto constitucional con el fin de dar cumplimiento al principio de coherencia que está consagrado en el mismo texto normativo”.

Así, sostuvieron que “la expresión usada para referirse a los pueblos indígenas en la propuesta es ‘pueblos y naciones indígenas"”. Añadieron que es posible constatar que en el texto armonizado, esta referencia “se repite en más de 30 oportunidades”.

En conversación con La Radio, el vicepresidente adjunto Luis Jiménez (pueblo Aymara) afirmó que el término “pueblos y naciones indígenas” está mencionado en muchos artículos, por lo que efectivamente se buscó dar coherencia al texto final.

La vicepresidenta adjunta Bárbara Sepúlveda (PC) defendió las atribuciones de la mesa, y llamó al convencional Larraín a moderarse.

Como sea, algunos convencionales de Vamos por Chile esperan que se entreguen mayores explicaciones, y que incluso se someta a deliberación y votación el 4 de julio, día en que se realizará el acto de cierre, en donde se pretende entregar el borrador de nueva Constitución al Presidente Gabriel Boric.

comentarios