7 asesores de Karina Oliva rindieron boletas que suman más de $137 millones

visitas

Karina Oliva, del partido Comunes, ex candidata a gobernadora y actual postulante al Senado, quedó en una situación muy compleja, a sólo días de las elecciones. Esto, luego de que un reportaje de Ciper revelara que 7 de sus asesores de la anterior campaña, que además militan en la colectividad, rindieron boletas que suman más de 137 millones de pesos.

Por ejemplo, el jefe de campaña de Oliva, Martín Miranda, cobró 40 millones de pesos en 5 meses. O Camila Ríos Puebla, parte de la directiva de Comunes, que cobró 5,1 millones de pesos mensuales en los cinco meses de campaña legal.

Además, el centro de estudios de Comunes, Chile Movilizado, rindió gastos por 120 millones de pesos.

Karina Oliva se defendió afirmando que su campaña fue la que menos gastó y que contrató a “compañeros y compañeras que estaban disponibles a aceptar el pago con un retraso de 8 meses”. También señaló que se reembolsaron 409 millones de un total de 800 y que todo fue aprobado por el Servel.

El presidente del partido, Jorge Ramírez, renunció a su cargo, por verse implicado en la polémica cobrando un total de 16,2 millones de pesos durante la campaña. De todas formas descartó un aprovechamiento para aumentar la rendición.

Juan José Lyon, director ejecutivo de América Transparente, comentó que es probable que se hubiesen abultado los montos para poder acceder a un reembolso mayor por parte del Servicio Electoral, que entrega entre 1.100 y 1.500 pesos por voto, sólo si se justifican gastos.

Desde el Frente Amplio reaccionaron con molestia. Las dos diputadas de Comunes, Claudia Mix y Camila Rojas, ingresaron una denuncia al Tribunal Supremo del partido, para investigar a todas las personas involucradas.

Mientras que el candidato de Apruebo Dignidad, Gabriel Boric, señaló que la denuncia de Ciper “es grave y debe ser aclarada en todas las instancias que corresponda”.

    visitas

Karina Oliva, del partido Comunes, ex candidata a gobernadora y actual postulante al Senado, quedó en una situación muy compleja, a sólo días de las elecciones. Esto, luego de que un reportaje de Ciper revelara que 7 de sus asesores de la anterior campaña, que además militan en la colectividad, rindieron boletas que suman más de 137 millones de pesos.

Por ejemplo, el jefe de campaña de Oliva, Martín Miranda, cobró 40 millones de pesos en 5 meses. O Camila Ríos Puebla, parte de la directiva de Comunes, que cobró 5,1 millones de pesos mensuales en los cinco meses de campaña legal.

Además, el centro de estudios de Comunes, Chile Movilizado, rindió gastos por 120 millones de pesos.

Karina Oliva se defendió afirmando que su campaña fue la que menos gastó y que contrató a “compañeros y compañeras que estaban disponibles a aceptar el pago con un retraso de 8 meses”. También señaló que se reembolsaron 409 millones de un total de 800 y que todo fue aprobado por el Servel.

El presidente del partido, Jorge Ramírez, renunció a su cargo, por verse implicado en la polémica cobrando un total de 16,2 millones de pesos durante la campaña. De todas formas descartó un aprovechamiento para aumentar la rendición.

Juan José Lyon, director ejecutivo de América Transparente, comentó que es probable que se hubiesen abultado los montos para poder acceder a un reembolso mayor por parte del Servicio Electoral, que entrega entre 1.100 y 1.500 pesos por voto, sólo si se justifican gastos.

Desde el Frente Amplio reaccionaron con molestia. Las dos diputadas de Comunes, Claudia Mix y Camila Rojas, ingresaron una denuncia al Tribunal Supremo del partido, para investigar a todas las personas involucradas.

Mientras que el candidato de Apruebo Dignidad, Gabriel Boric, señaló que la denuncia de Ciper “es grave y debe ser aclarada en todas las instancias que corresponda”.

comentarios